Herbicidas naturales y caseros para eliminar mala hierba sin dañar tus plantas y flores

Los herbicidas químicos matan al planeta y a las personas. Pero puedes aprender algunos sencillos hacks para deshacerte de la maleza de forma natural.

La mala reputación de los herbicidas químicos va en ascenso. Tras casos tan polémicos e indignantes como el de Dewayne Johnson, quien contrajo cáncer por el uso intensivo del herbicida RoundUp de Monsanto, poco se puede confiar en estos nocivos productos.

remedios naturales caseros malas heierbas eliminar maleza plantas flores

Lo malo es que muchos no conocen las alternativas a estos herbicidas químicos que, como el RoundUp, contienen glifosato, un químico que daña el ADN de las células y puede causar cáncer.

Pero realmente existen opciones para que te deshagas de la maleza y evites la propagación en el ambiente de los ingredientes tóxicos de los herbicidas comerciales –que, entre otras cosas, contaminan el agua–. Muchos de los herbicidas caseros que te mostraremos a continuación están hechos a base de un ingrediente mezclado con agua. También existen simples métodos alternativos para eliminar la maleza, que son un tanto rupestres pero completamente eficaces.

Aquí hay algunos sencillos herbicidas caseros (y métodos alternativos contra la mala hierba):

 

Herbicidas caseros

Agua hirviendo

herbicidas-caseros-naturales-como-eliminar-maleza-mala-hierba

La maleza no soporta las altas temperaturas. Por eso, una gran opción es usar agua hirviendo.

Sólo tienes que echar el agua hirviendo sobre las malas hierbas de tu jardín o huerto. Si son muy grandes tendrás que repetir el procedimiento una o dos veces, pero verás que esto las elimina por completo en poco tiempo.

 

Vinagre

herbicidas-caseros-naturales-como-eliminar-maleza-mala-hierba

El milagroso vinagre, tanto el de manzana como el blanco, también sirve para jardinería. Gracias a su alta acidez puede matar las hierbas malas más grandes.

Mezcla 50% de vinagre y 50% de agua (según la cantidad de maleza que quieras exterminar) y rocía la mezcla con cuidado de no salpicar tus plantas o el pasto. Si son hierbas muy grandes, puedes probar con una solución más concentrada en vinagre.

 

Sal

herbicidas-caseros-naturales-como-eliminar-maleza-mala-hierba

La sal es ideal para eliminar la maleza a largo plazo –sobre todo en esas pequeñas grietas donde suele crecer–.

En una botella con atomizador, mezcla agua tibia con media taza de sal. Agita bien y rocía todo el terreno. También puedes poner la sal directamente sobre las hojas de las hierbas, y luego sólo rociar con agua.

Pero ten cuidado: la sal ocasiona serios daños al suelo. Por eso sólo debes aplicarla directamente en las hojas de la maleza.

 

Bicarbonato de sodio

herbicidas-caseros-naturales-como-eliminar-maleza-mala-hierba

Sí, el bicarbonato también sirve para esto –entre muchas otras cosas–. Y es muy eficaz, porque además es un excelente insecticida casero y previene la aparición de hongos.

Al igual que la sal, sólo tienes que aplicar una cantidad abundante de bicarbonato de sodio sobre las hierbas y después regarlas con abundante agua para esparcirlo. Quizá tengas que hacerlo un par de veces más, dependiendo del tamaño de la maleza y cuán arraigada se encuentre.

 

Mezcla infalible de sal y vinagre

herbicidas-caseros-naturales-como-eliminar-maleza-mala-hierba

Si ambos funcionan por separado, ¡imagínate juntos!
Sólo necesitas:

  • Sal de mesa
  • Vinagre (blanco o de manzana, opcional)

En una botella de 1 litro con atomizador debes vaciar 800 ml de vinagre y mezclarlo con ¼ de sal. Luego agítalo con fuerza para evitar que los granos de sal tapen el aspersor y para que la sal y el vinagre creen un líquido homogéneo.

Debes aplicarlo abundantemente sobre la maleza y dejarlo actuar 2 días. Si es necesario, vuelve a aplicar. Recuerda tener cuidado de no humedecer la tierra con esta mezcla, a no ser que quieras eliminar una amplia zona donde sólo crece maleza –por ejemplo, entre las grietas del concreto o en la grava–.

 

Métodos alternativos

Arrancarlas de raíz

herbicidas-caseros-naturales-como-eliminar-maleza-mala-hierba

La manera más amigable de deshacerse de las malas hierbas es desenterrar sus raíces con ayuda de una pala. Es conveniente dejarlas secándose al sol –pues posteriormente puedes convertirlas en parte de una composta casera–. Pero quizá necesites algo más directo, dependiendo de cuántas hierbas malas estén invadiendo tus preciados cultivos, los alrededores de tu casa o tu jardín.

En general, no todas las malezas reaccionan igual a estos herbicidas caseros y métodos alternativos. Por eso te recomendamos hacer algunas pruebas hasta encontrar el que mejor te funcione, y entonces sí: comenzar a erradicarlas a todas. ¡Buena suerte!



De cómo un barco de guerra abandonado se convirtió en un bosque flotante

Destinado a oxidarse y hundirse como tantos barcos antes que él, el SS Ayrfield cobró vida súbitamente creciendo un bosque en su interior.

En la bahía australiana de Homebush Bay, destinada a ser un cementerio para los barcos fuera de servicio, el SS Ayrfield se convirtió en un auténtico bosque flotante. Los evidentes signos de oxidación del barco solamente sirven como contraste para hacer más imponente la verde vegetación que desborda su cubierta.

bosque-flotante-steve-dorman
Imagen: Steve Dorman

La nave de 1,140 toneladas de acero sólido y más de 100 años de edad se ha llenado de árboles de manglar, brindando un espectáculo inesperado e irrepetible para los turistas.

El carbonero flotó por primera vez entre 1911 y 1912 en Sidney, antes de cambiar de giro y servir para llevar provisiones a los soldados estadunidenses en la región del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial.

Imagen: Andy Brill

Otros barcos también flotan en Homebush Bay, pero extrañamente ninguno de sus cuerpos metálicos se ha llenado de vegetación de esta manera tan extraordinaria, la cual evoca una suerte de renacimiento de una máquina de guerra devenido manglar de hierro.

ss-ayrfield-shipwreck-google-earth
Imagen: Google Earth
bosque-flotante-louis-evangelique!
Imagen: Louis Evangelique

 

*Imagen principal: Reddit



Amor, vulnerabilidad y masculinidades alternas: entrevista con el poeta Jericho Brown

“Creo que especialmente para los hombres es difícil salir al mundo a decirles a todos ‘Estoy buscando intimidad. Estoy buscando ser vulnerable'”.

Jericho Brown, nacido en Louisiana en 1973, es uno de los poetas más interesantes de la escena literaria estadounidense actual. Con Please, The New Testament y The Tradition, tres breves pero contundentes libros, Brown ha cimentado una sensibilidad muy particular, donde se unen la rabia y el dolor de la violencia policial que sufren las comunidades afroamericanas, con los propios episodios de la vida del autor lidiando con temas como el racismo, la homosexualidad, la autoimagen corporal y lo que significa ser una persona sensible en un mundo que parece castigar la sensibilidad.

Portada de The New Testament

En una entrevista reciente, Brown comparó la creación artística con el enamoramiento. Según él, se trata de actos en donde nos ponemos en situación vulnerable, y dijo que eso es precisamente lo que nos atrae del arte.

Es como cuando estás enamorado. No te puedes enamorar sin ser vulnerable (…) Todo en nuestra cultura nos entrena para no ser vulnerables, para evitar la intimidad. Y la poesía nos pide que seamos de una forma en la que normalmente no estamos entrenados para ser. La poesía puede entrenarnos para ser así. No estamos entrenados para hacerlo. Creo que es difícil admitirlo para la gente. Creo que especialmente para los hombres es difícil salir al mundo a decirles a todos ‘Estoy buscando intimidad. Estoy buscando ser vulnerable’.

Y es que, para Brown, los poetas siempre se escudan en ocupaciones secundarias cuando se les pregunta a qué se dedican: responden que dan clases o editan libros, pero no se nombran a sí mismos “poetas”, es decir, seres vulnerables.

jericho-brown
Jericho Brown (Imagen: AJC.com)

¿Pero qué significa exactamente ser vulnerable, y por qué eso debería ser importante?

Para Brown, se trata de que la poesía nos permita observar dentro de nuestros propios abismos sin sucumbir al vértigo. En sus propias palabras,

Cuando empiezas a observarte a ti mismo encuentras un montón de mierda fea. ¿Sabes a qué me refiero? Así que, cuando hablo de ser vulnerables, me refiero a la habilidad para observar esa mierda fea. Transformar la mierda fea en lenguaje que va a convertirse en algo que esperamos que sea hermoso (…), pero no significa que creas que es hermoso. Puedes ver lo feo que es.

La vulnerabilidad nos permite observarnos a nosotros mismos y a los demás sin voltear el rostro. Cuando hablamos de intimidad en aspectos emocionales, se trata de poder acercarnos a nuestros rasgos menos atractivos sin tratar de estetizarlos, ni hacer como que no están ahí.

El trabajo creativo (aunque, desde cierto punto de vista, cualquier trabajo, así como la vida misma, comportan un ingrediente de creatividad) es especialmente exigente a este respecto: la obra de arte le pide al artista su vulnerabilidad, y a su vez el artista debe estar atento para reconocer que esa vulnerabilidad que lo lastima puede nutrir su relación con el mundo.

Escribir más allá de las líneas que salieron fácilmente. La gente llega a la línea fácil y creen que ya terminaron. Pero ese es sólo el comienzo. Ahí es cuando te dices: ‘¡Mierda, ahora voy a tener que decir la verdad porque acabo de mentir!”. (…) Para mí, eso es lo que quiero decir al hablar de ser vulnerables frente a la obra. Me refiero literalmente a sentarte y hacerla y tomar lo que te ofrezca. Y si no te está dando nada, entonces insistir en ello hasta que lo haga.

Aquí puedes leer y escuchar algunos poemas de Jericho Brown en español.