Mantener el peso, la vitalidad y las buenas costumbres de vida puede ser difícil. En medio de una pandemia y un aislamiento se complica aún más seguir una rutina saludable, pero seamos sinceros: los hábitos saludables ayudan a alargar y tener calidad de vida, ¿por qué no intentarlo?

En un estudio publicado en la revista Circulation, un grupo de investigadores determinó cinco hábitos saludables que influyen en la duración de la vida. Esto se calculó a partir de las actividades a las que se adhirieron distintas personas para comenzar una rutina saludable.

habitos-saludables-salud-vida-años-enfermedades

Primero, debemos reconocer el buen trabajo que estamos haciendo al mantenernos con vida. Las últimas décadas han sido especialmente difíciles tanto para la naturaleza como para el ser humano. Las condiciones de vida se complican para todos, aunque ciertamente esto es un efecto de nuestras acciones.

A pesar de los obstáculos, la esperanza de vida va en aumento. Hoy en día, la edad promedio de vida de un ser humano es de 83 años para las mujeres y 79 años para los hombres. Esta estadística es signo de una vida útil, pero no necesariamente placentera.

Una cosa es tener una larga vida y otra muy diferente tener una buena vida. Profundizando en los secretos de la existencia humana descubrimos que la clave de una buena vida es la prevención. Si lo piensas bien, todos estamos en proceso de completar un viaje en el planeta y depende de nosotros garantizar que ese viaje sea bueno o malo. Considerando que nadie quiere experimentar una mala vida, retomamos los hábitos saludables que ayudan a equilibrar y transformar este viaje por el mundo.

habitos-saludables-vida-larga-ejercicio-alimentacion
Amrita Marino

También en Ecoosfera: Ranking: estos son los países más saludables del mundo

 

Hábitos saludables para alargar la vida

Peso equilibrado

La realidad es que el peso por sí solo no es la clave de una buena salud, pero el índice de masa corporal (IMC) sí lo es. Los investigadores del estudio mencionado encontraron que el IMC determina el funcionamiento de las células.

Si se tiene un IMC entre 18.5 y 22.9 hay mayor probabilidad de vivir más, mientras que si el IMC está fuera de ese rango aparecen afecciones como diabetes, presión arterial alta o problemas en el sistema cardiovascular.

Tip: puedes calcular tu IMC dividiendo el peso por la altura al cuadrado.

 

Dieta de calidad

El nutriólogo no tiene que ser la única opción cuando se trata de encontrar una dieta equilibrada. La premisa de “Conócete a ti mismo” aplica también para la salud alimenticia. Se trata de encontrar en la comida saludable a tus favoritos, así como porciones delimitadas para tener mayor control.

La mayoría de los problemas de salud parten de una mala alimentación, así que considerar la integración de buenos alimentos a tu dieta puede hacer el trabajo por ti. Busca un plan alimentario al cual puedas adherirte sin sentir que estás perdiendo el placer de comer.

 

No fumar

Hoy en día existen pruebas sólidas que muestran el efecto nocivo de fumar. Las probabilidad de padecer cáncer aumentan, así como las enfermedades pulmonares y cardíacas. Si quieres vivir más tiempo, definitivamente fumar no es una actividad que vaya en el mismo sentido de una vida saludable.

 

Consumo moderado de alcohol

De 5 a 15 gramos de alcohol puro por día para las mujeres y de 5 a 30 gramos para los hombres son las cantidades ideales para no afectar el tiempo de vida. Según los Institutos Nacionales de Salud, una bebida contiene 14 gramos de alcohol puro, lo cual equivale a beber dos como máximo.

Aunque todavía no hay estudios que comprueben con certeza el efecto del consumo excesivo de alcohol en el tiempo de vida, es seguro que beber con moderación evita otros problemas de salud graves.

 

Ejercicio

Aunque todo el mundo lo repita y parezca agotador, la realidad es que hacer ejercicio durante 30 minutos cada día sí tiene un impacto en el cuerpo. Caminar rápido, correr, trotar o incluso un par de vueltas en bicicleta, ayuda a evitar el desarrollo de ciertas enfermedades.

Un cuerpo en movimiento es un cuerpo en funcionamiento. Al hacer ejercicio estimulas y contribuyes a la estabilidad del peso, así como a la creación de nuevas células cardíacas y al aumento de la fuerza ósea.

 

Sigue leyendo: ¿Cuántos años más vivirás con un estilo de vida saludable? Este estudio responde