8 cosas que haces y tu perro odia

Ciertos hábitos pueden enloquecer a tu perro. Lo malo es que no tiene cómo decírtelo.

Tu perro podría plantearse seriamente si seguir siendo tu mejor amigo, pues contrario a lo que podamos pensar, hay hábitos humanos que los perros odian. Básicamente, esto se debe a que ellos tienen su propia concepción del mundo y, por lo tanto, una comprensión particular de lo que es la convivencia.

Los perros no son seres simples, ni mucho menos; al contrario: son complejos, y tienen incluso sus propios códigos de comunicación. Requieren de los cuidados más obvios, pero también de nuestro respeto por su autonomía, sus espacios vitales y sus propios ritmos.

Dicho esto, te gustará saber cuáles son esos hábitos que pueden llevar a tu perro al borde de odiarte (por lo menos a ratos), y que sin duda puedes evitar si quieres contribuir a fortalecer los lazos con tu compañero canino, así como a su felicidad. Por cierto, no te confíes: lo más seguro es que hagas una o más de las acciones que aquí te presentamos. Así que toma nota y comienza a cambiar ya. Estas son las cosas que haces y que tu perro realmente odia:

 

1. Hablarle como si fuera humano (y no usar lenguaje corporal)

habitos-perros-odian-que-no-gusta-perro

Este es quizá el hábito odioso que más hints puede darnos sobre cuán distintos son los perros a nosotros. Mientras que a todo le buscamos palabras, los perros se sienten mucho más cómodos expresándose con el cuerpo. A veces les confunde mucho nuestro uso mixto de las palabras y el lenguaje corporal, que puede ser muy contradictorio para ellos, al punto de confundirlos.

Prueba pasar todo un día comunicándote con tu perro sólo con el cuerpo. Aprenderás mucho más de él y de su propio lenguaje que con 1 año de “pláticas”donde sólo eres tú el que habla.

 

2. Abrazarlo aparatosamente

habitos-perros-odian-que-no-gusta-perro

Amamos abrazar a nuestro perro. Pero hacerlo aparatosamente y por mucho tiempo lo desespera. Incluso, a algunas razas de perro un abrazo puedes causarles miedo, pues ven amenazada su libertad y se sienten dominados cuando los envolvemos en nuestros brazos.

Si ahora te preguntas si todo este tiempo tu perro ha odiado los abrazos que le prodigabas, prueba con ver su reacción. Pon especial atención a su lenguaje corporal: si intenta irse o pone sus orejas hacia atrás es que no lo está disfrutando.

 

3. Ruidos fuertes y olores perfumados

habitos-perros-odian-que-no-gusta-perro

Esto es bastante obvio, pero a veces no tenemos cuidado con ello. Evita llevar a tu perro a donde haya ruidos fuertes, y si vas a hacer algo muy ruidoso en casa –que implique, por ejemplo, el uso de herramientas eléctricas– trata de hacerlo lejos de él.

De igual forma, tu perro detesta los olores perfumados. No rocíes loción en los lugares donde vaya a estar, ni te pongas perfume cuando estés a su lado. De hecho, si puedes evitar usar lociones muy fuertes seguro te lo agradecerá.

 

4. Acariciarlo en la cara y la cabeza

habitos-perros-odian-que-no-gusta-perro

Todos, absolutamente todos, acariciamos a los perros en la cara y la cabeza. A veces puede gustarles (ver referencia arriba). Pero en exceso se puede volver fastidioso para ellos, ya que se sentirán invadidos. Es mejor acariciarlos en la nuca o más atrás, en el cuello o la espalda, y variar lo más posible las zonas para su mayor disfrute.

 

5. No darle estructura a su vida con reglas

habitos-perros-odian-que-no-gusta-perro

No, tu perro no es un rebelde sin causa. Es mucho mejor que haya reglas claras, lo cual le ayudará a entenderte y evitará las confusiones y el estrés que los regaños azarosos pueden ocasionar en su psique. Además, el ancestro del perro es el lobo, un ser que vive en manadas con una organización clara y cuyos miembros siguen siempre a un líder.

Evita también regañarlo por cosas que no están bajo su control ni el tuyo; por ejemplo, puede que no te importe que salte sobre ti, excepto cuando traes puesta cierta ropa. Pero si lo regañas, sólo lo estresarás innecesariamente. Sería mejor que entienda que nunca debe hacerlo, lo que sentará las bases para que tu perro y tú sean más felices.

 

6. Forzarlo a interactuar con otros perros y/o gente

habitos-perros-odian-que-no-gusta-perro

A veces nos gana más la emoción a nosotros que a nuestros perros en lo que concierne a la socialización. Solemos ser nosotros quienes queremos que interactúen con otros perros o con amigos, pero no nos damos cuenta de si nuestro perro realmente quiere hacer nuevos amigos o si, por el contrario, no está de humor.

 

7. Pasearlo sin darle oportunidad de explorar

habitos-perros-odian-que-no-gusta-perro

Una cosa es que nuestro perro sepa pasear obedientemente. Pero eso no quiere decir que camine a nuestro ritmo o que no quiera explorar, ante lo cual debemos ser comprensivos y no negarle la oportunidad de conocer a través del olfato el lugar por el que pasa. De otra manera, es como si a nosotros nos sacaran a dar un paseo con una venda sobre los ojos… No tendría mucho sentido, ¿o sí?

 

8. Ponerle ropa ridícula (y burlarte)

habitos-perros-odian-que-no-gusta-perro

Vestir a un perro no tiene quizá ningún propósito útil. Y casi a ninguno le agrada, pues realmente son capaces de sentirse avergonzados. Además, esto contribuye a algo que no es buena idea: humanizar a los perros; eso les incomoda muchísimo y los hace sentir fuera de lugar. Hay que respetar lo que son y tratarlos como parte de la “jauría” (también por eso es importante proveerlos de reglas).

 

* Edición de portada: Ecoosfera



Preciosas fotografías cuentan la historia de una cultura nómada que sobrevive gracias a los renos

El fotógrafo Sardar-Afkhami dedica sus imágenes a contar la historia de culturas nómadas en peligro que mantienen un diálogo espiritual con el mundo natural.

Si los descendientes de antiguas leyendas realmente existen en la actualidad, estos son los nómadas de Mongolia. Los nómadas de Mongolia son personas aparentemente inmunes a la degeneración, que aún viven cerca de animales salvajes con sabiduría espiritual, sentido de curación y bienestar perdido por nuestras nociones de tiempo y leyes de la civilización.

Mongolia nomadas Hamid Sardar-Afkhami page12-1013-full

Así son los nómadas de Mongolia, cuya conexión espiritual con los animales se extiende más allá de la compañía de los renos y sus paisajes oníricos, sino que conviven también con lobos, águilas y osos. Los dukhas, criadores de renos en la taiga, son un pueblo indígena en desaparición.

La gente de la Taïga mongol comparte, pero no domina sus paisajes habitados por renos, osos, caballos, águilas y lobos. Crían un reno dócil y no lo matan por carne a menos que se vuelva inútil para otros fines. Los conducen a los bosques profundos y cubiertos de nieve para buscar comida y recolectar cuernos que pueden vender a las aldeas cercanas en busca de suministros básicos.

Tsataan, Dukhas o nómadas de las montañas

Originarios de Rusia, y también llamados tsataan, los dukhas están más emparentados con los lapones, los criadores de renos del círculo polar, que con los mongoles de la estepa que viven en yurtas. Son nómadas de las montañas y desplazan sus tipis en función de las migraciones en estos relieves salvajes, el único entorno favorable para sus renos, que no resisten el calor de los valles. mongolia-nomadas-hamid-sardar-afkhami 2

Entre las imágenes se hace énfasis en la caza del águila que en Mongolia es una antigua tradición. El ritual ha pasado de generación en generación, pero quedan muy pocas personas en la Tierra que aún merecen el título. Los cazadores de águilas domestican a las águilas y las usan para cazar animales más pequeños, como zorros y marmotas. No es simplemente un título para ellos, sino una forma de vida.

Afortunadamente para nosotros, el fotógrafo Hamid Sardar-Afkhami comenzó a realizar expediciones anuales al interior de Mongolia para documentar un país donde la mayoría de la población sigue siendo nómada.

Sardar-Afkhami es un erudito en lenguas mongol y tibetano, con un doctorado de Harvard. Después de vivir en el Tíbet y explorar las regiones del Himalaya durante más de una década, Hamid comparte esta serie de imágenes que reflejan la conexión ancestral entre animales humanos y animales no humanos.

mongolia-nomadas-hamid-sardar-afkhami



Esta es la historia de la increíble Husky que rescata a excursionistas perdidos en Alaska

Nanook, el perro esquimal abandona su casa para rescatar a excursionistas en las montañas de Alaska.

Amelia Milling, de 21 años, había salido sola en una caminata de tres días en las montaña de Alaska. Sus bastones de caminata se rompieron, causando que se deslizara en la nieve profunda en una montaña de 300 pies.

Milling se estrelló contra una gran roca, que la arrojó a unos 30 pies hacia los lados, y ese impacto la envió hacia la montaña otros 300 a 400 pies. Lastimada y aturdida, Milling fue encontrada en la parte inferior de la montaña por Nanook que agitaba la cola.

husky-rescate-excursionistas-perro 1

Milling siguió al perro, que la llevó de regreso al camino. Se quedó con ella toda la noche y estaba a su lado cuando ella llegó a un punto más seguro, el Eagle River Crossing. La corriente era fuerte y cuando se resbaló y perdió el equilibrio, Milling dice que Nanook mordió las correas de su mochila y la llevó a salvo a la orilla.



Cuando Milling activó un faro de emergencia operado por satélite, Nanook esperó con ella hasta que los rescatistas llegaron en helicóptero. Cuando los rescatadores aterrizaron, vieron la placa de Nanook y contactaron a Scott Swift, dueño del perro, para contarle sobre sus aventuras.

husky-rescate-excursionistas-perro 3

Más historias de Nanook

Esta no es la primera vez que el perro ha hecho algo heroico, dice Swift. Hace dos años, una familia estaba caminando por el sendero Crow Pass cuando una niña pequeña perdió el camino y cayó al río como lo hizo Milling. Swift escuchó que Nanook la agarró y la llevó a la orilla, quedándose con ella hasta que la familia la alcanzó.

Con la reciente fama de Nanook, otras personas se han presentado diciendo que han recorrido el sendero con Nanook. Debido a las hazañas de su perro, Swift comenzó una página de Facebook para su mascota, pidiéndole a las personas que compartan las aventuras que han tenido con Nanook en el camino.

Algunas personas le han pedido que escriba un libro o filme un documental sobre el perro de rescate y está considerando colocarle un GoPro a su mascota para que pueda ver lo que realmente sucede cuando abandona la casa.

husky-rescate-excursionistas-perro 5