Grimes se ha caracterizado por mezclar mensajes de índole mitológico y pensamientos psicológicos humanos en su música con una superfuturista ideología visual acerca de la tecnología. En su último video incluso utiliza inteligencia artificial para crear la estética visual de su música, como si se tratara de una oda a la tecnología creada por la humanidad que reinará en el futuro.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

There were Humans and Gods and nothing but Angels in between

Una publicación compartida de Grimes (@grimes) el

Esta vez no fue la excepción, la cantante canadiense recién promociona su álbum Miss Anthropocene: un llamado a la conciencia humana desde la figura del mito.

Este disco es un homenaje a una “diosa antropomórfica del cambio climático” que relata la historia del hombre frente a su extinción inminente por el daño causado a la Tierra. 

El primer sencillo del álbum fue revelado a la media noche del jueves 5 de septiembre. “Violence” encarna a una diosa, que bien podría ser una mezcla entre la diosa griega Artemisa (diosa de los animales salvajes y la tierra virgen) y su equivalente romano, la diosa Diana (protectora de la naturaleza), que junto a un grupo de mujeres amazonas defenderán el planeta tierra.

Podría desatarse la guerra: “Tierra vs el ser humano”.

En la primera escena del video, Grimes sostiene el libro del Arte de la guerra del filósofo y general chino Sun Tzu. Esta filosofía afirma que la guerra psicológica es la única forma en la que se puede evitar el derramamiento de sangre y que, el que posee un pensamiento más fuerte, será el vencedor, incluso antes del enfrentamiento. ¿Será que los seres humanos ya tenemos perdida la batalla?

grimes-violence-album-diosa-antropomorfica-cambio-climatico-musica
Portada de Miss Anthropocene

La letra de la canción no es menos impactante, pues la diosa antropomórfica (Grimes) manifiesta lástima por aquellos que le hacen daño y se alimentan de ella. 

Ellos no ven lo que ella sí, y es por eso que en algún momento todo se tendrá que pagar; el daño causado tendrá que resarcirse de alguna forma.