Lucha con espadas, té de miel y cirugía ocular: la rutina de Grimes para surfear los tiempos modernos

La artista Grimes comparte su rutina infalible (traída desde el futuro) para curar la depresión y mejorar la salud física.

Grimes es esa clase de artista que no teme mostrar su originalidad. Desde que apareció en la escena electrónica de Montreal, Claire Boucher a.k.a Grimes ha buscado la forma de ir siempre un paso adelante, en la música y en su vida personal. 

Melodías oscuras que acompañan una dulce voz; coros que remiten a lo medieval; cabello de una variedad de colores y un excéntrico sentido de la moda que a veces recuerda a Björk. Así es como, hasta ahora, C se ha mostrado como una magnética bruja del sonido. Pero como la originalidad no distingue límites, la creatividad de Grimes ha llegado a rincones insospechados, por ejemplo, a su rutina de entrenamiento para mantener la salud física y mental.

La semana pasada, la diseñadora Stella McCartney lanzó su nueva colección Adidas, cuyas prendas, hechas en más de un 80% de material sostenible, intentan promover el diseño ecológico, al mismo tiempo que  la colección “empuja los límites creativos e inspira a las mujeres a desbloquear su potencial en todos los aspectos de sus vidas”. Para esta colección Grimes colaboró con McCartney prestando su imagen para una sesión fotográfica y compartiendo un régimen de entrenamiento de otro mundo.  

grimes-adidas entrenamiento rutina salud depresion

Y quizá realmente se trate de una rutina de otro mundo –o al menos del futuro–. A través de su cuenta de Instagram, Grimes compartió con Adidas y el público su rutina de entrenamiento con un “enfoque 360”, que incluye una especie de meditación que implica “flotar” en una cámara de agua permitiendo la ingravidez, una ardua sesión con espadas, baños de luz infrarroja y eliminar la luz azul de sus ojos a través de cirugía. Esto es lo que dijo:

Mi entrenamiento es un enfoque 360. Primero mantengo una rutina celular saludable donde maximizo la función de mis mitocondrias con suplementos como NAD, acetil L-carnitina, magnesio, etc. Esto ayuda a promover el ATP y es increíblemente visceral. Desde ese momento paso de 2 a 4 horas en mi tanque de privación [sensorial], esto me permite “deslizarme” a otras dimensiones: pasado, presente y futuro

En las tardes hago una sesión de lucha de espadas de 1-2 horas con mi entrenador, James Lew, repasamos los aspectos fundamentales que trabajan los oblicuos, la estabilización de la zona central del cuerpo y los tríceps, así como algunos trucos. Para desconectarme de esto, paso de 30 a 45 minutos en una caminata inclinada a aproximadamente 4-4.5 millas por hora, posiblemente el entrenamiento más eficiente.

Luego paso 45 minutos estirándome antes de dirigirme al estudio donde mi mente y mi cuerpo funcionan a nivel máximo, con un objetivo neuroplástico entre 57.5 y 71.5 AphC (que es mi rango preferido para mi tipo de sangre). He equipado mi estudio con el más alto grado de luz roja. Es más o menos 1,000 pies cuadrados de sauna de infrarrojos.

Luego, Hana viene y hacemos una sesión de gritos durante 20-25 minutos, mientras yo hiervo lentamente el té de miel que maximiza la competencia vocal.

También eliminé toda la luz azul de mi visión a través de una cirugía experimental que elimina la película superior de mi globo ocular y la reemplaza con un polímero naranja ultraflexible que mi amigo y yo hicimos en el laboratorio el pasado invierno como un método para curar la depresión.

Me acuesto con un humidificador encendido.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

ADIDAS: Tell us about ur training regimen ? GRIMES: My training is a 360 approach. I first maintain a healthy cellular routine where I maximize the function of my mitochondria with supplements such as NAD+, Acetyl L-Carnitine, Magnesium, etc. This helps promote ATP and it’s incredibly visceral. From that point I spend 2-4 hours in my deprivation tank, this allows me to “astro-glide” to other dimensions – past, present, and future. In the afternoons I do a 1-2 hour sword fighting session with my trainer, James Lew, we go over the fundamentals that work the obliques, core stabilizes, and triceps as well as a few tricks. To wind down from this I spend 30-45 minutes on an inclined hike at roughly 4-4.5 miles per hour, arguably the most efficient workout. I then spend 45 minutes stretching before heading into the studio where my mind and body are functioning at peak level, with a neuroplastic goal between 57.5 and 71.5 AphC’s (which is my preferred range for my blood type). I’ve outfitted my studio with the highest grade of red light. It is pretty much 1000 sqf IR Sauna. Hana then comes over and we do a screaming session for 20-25 minutes while I slow boil the honey tea that maximizes vocal proficiency. I have also eliminated all blue light from my vision through an experimental surgery that removes the top film of my eyeball and replaces it with an orange ultra-flex polymer that my friend and I made in the lab this past winter as a means to cure seasonal depression. I go to bed with a humidifier on. #asmc #adidasparley #createdwithadidas #gentrifymordor

Una publicación compartida de MISS ANTHROPOCENE (@grimes) el

Si bien esta rutina se escucha un tanto ficticia –y totalmente Grimes–, ninguna de las actividades anteriormente mencionadas carece de sentido científico; todo lo contrario. Recordemos que hasta hace no mucho, la artista salía con el magnate Elon Musk (sí: el mismo hombre que quiere conquistar Marte), CEO de compañías de alta innovación como Tesla Motors y SpaceX. De hecho, uno de los últimos videos de la artista, “We Appreciate Power”, fue grabado con inteligencia artificial y unos cuantos juguetes astronómicos que su novio le prestó. Aunque aceptémoslo: no muchos depresivos estaríamos dispuestos a eliminar por completo la luz azul de nuestra retina.



Elon Musk cree que el universo podría ser una simulación (y Neil deGrasse Tyson podría estar de acuerdo)

El universo se comporta de maneras impredecibles que siguen intrigando a empresarios y científicos por igual.

El empresario y famoso inventor Elon Musk estuvo hace unos días en el podcast del comediante Joe Rogan. Durante más de 2 horas, el dueño de Tesla (y futurista de tiempo completo) habló de muchos temas relacionados con el lugar de la especie humana en el universo, y de cómo éste podría ser el equivalente a un juego de video que lleva corriendo 13.8 mil millones de años.

Elon Musk en el programa de Joe Rogan

Pienso que lo más probable —y esto es sólo una probabilidad— es que existan muchas, muchas simulaciones. Bien las podemos llamar realidad, o bien podemos llamarlas multiverso.

El argumento de Musk es que cualquier creación (incluidas nuestras creaciones computarizadas) evoluciona con el tiempo. Esta evolución implica mejoras, que ayudan al equilibrio del sistema. Si esta hipótesis es correcta, afirma Musk, “entonces los juegos serán indistinguibles de la realidad, o la civilización va a llegar a su fin”.

Pero la idea de la realidad como un enorme videojuego parece un poco reduccionista. Musk parece creer que el objetivo del universo no es más que ser el entretenimiento de algún hiperprogramador. Parece que a Musk le interesa si la simulación resultante es divertida o interesante, más que tratar de comprender qué es lo que hace posible la simulación misma. Esto incluso le parece aburrido.

Sin embargo, a juzgar por el comportamiento del universo, la hipótesis de que se trate de una extraña simulación tampoco puede desecharse tan rápidamente.

 

El universo es un ajedrez sin instrucciones

hay-mas-granos-de-arena-en-la-tierra-o-estrellas-en-el-universo-

En el 2016, Neil deGrasse Tyson reunió a un grupo de científicos para conversar acerca de la “pregunta por la simulación”: si vivimos en un universo simulado, ¿seríamos capaces de distinguir que estamos dentro de una simulación? ¿Somos la única civilización, o solamente la única a la que tenemos acceso? ¿Es posible afirmar científicamente que la realidad existe? 

La doctora Zohreh Davoudi, profesora asistente del Departamento de Física Nuclear de la Universidad de Maryland, propone analizar los rayos cósmicos, partículas de energía de larga duración y una de las fuerzas más potentes del universo. Si imaginamos que el espacio-tiempo del universo estuviera hecho de pequeños pedazos (como los pixeles de una imagen de computadora), tal vez esa forma de energía nos permitiría ver que el universo no es un continuo, sino que está formado de un armazón más complicado.

Esta teoría se complementa con la de Max Tegmark, cosmólogo del Instituto de Tecnología de Massachusetts. Según él, la física es matemática, y cuando te acercas lo suficiente a las ecuaciones que explican la naturaleza, sus leyes son matemáticas, lo que implica que la naturaleza está “programada”. Desde el ADN de los seres vivos hasta los patrones de movimientos de quarks y electrones, el universo sigue reglas que no siempre podemos entender, pero reglas al fin.

Lo anterior nos recuerda la famosa explicación del físico Richard Feynman acerca del trabajo científico, al que compara con tratar de entender las reglas del ajedrez por la simple observación de sus piezas. DeGrasse Tyson utiliza este caso para ejemplificar el asombro de los científicos cuando “esa pequeña pieza que solía moverse solamente dos casillas se mueve hasta la otra parte del tablero, ¡y se convierte en otra pieza! Eso es extraño. Es poco común, pero pasa, y es una regla importante del juego que, la mayoría de las veces, no vemos. Así que me pregunto, ¿qué tanto se parece el universo en que vivimos a un tablero de ajedrez del que no tenemos manual de instrucciones?”.

Por su parte, Lisa Randall, física de la Universidad de Harvard —quien no cree que el universo sea una simulación—, opina que finalmente “no sabemos la respuesta, y seguimos haciendo ciencia hasta que falle. Esto es importante porque nos da un incentivo para hacer preguntas interesantes… que ciertamente vale la pena hacer, para ver hasta dónde son válidas las leyes de la física tal como las entendemos”. Y añade: “Tratamos de comprenderlas en la medida de lo posible.”

Nuestro conocimiento y tecnología actual tal vez no permitan llegar a una respuesta concluyente sobre si vivimos en una gran simulación, al estilo Matrix, que explique de manera uniforme fenómenos como los agujeros negros, los sueños o la conciencia. Sin embargo, seguir preguntándonos sin cesar, aunque parezca disparatado, es la única forma que tenemos de aprender.



8 libros para ser un genio, cortesía de Elon Musk

Elon Musk no nació siendo un genio: se hizo uno a través de horas y horas de lectura.

Quizá no haya un imperativo más grande, para toda mente que aspire a la genialidad, que leer. Y leer mucho. Eso lo sabe Elon Musk, quien es una de las psiques más brillantes de este nuevo siglo, y no exactamente por casualidad.

CEO de SpaceX y Tesla, Elon Musk no sólo se encarga de sus inventos o de sus empresas –esto último, de manera brillante; también ha encontrado tiempo para leer hasta 10 horas al día, según dijo en una entrevista para Rolling Stone en el 2017, en la que aseguró haber sido criado por libros:

Fui criado por libros. Por libros, y luego por mis padres.

elon-musk-libros-deberias-leer-beneficios

El ahora billonario y empresario se formó entre la elaboración de cohetes y sus lecturas. Pero contrario a lo que podríamos pensar, no se trata sólo de libros de ciencia o sobre cómo gestionar empresas, aunque sí hay algunos que pueden ayudar a expandir al ñoño que todos tenemos dentro.

Más bien, Musk demuestra cuánto importa la diversidad de lecturas en la formación de toda psique y toda conciencia. Un poco de literatura fantástica, por ejemplo, será siempre una lúcida inspiración.

Como sea, incluso la ciencia ha comprobado que leer es una buena costumbre, y todos los beneficios que tiene la lectura. Así que si estabas pensando empezar una nueva lectura, echa un vistazo a las recomendaciones de Musk.

 

El señor de los Anillos, J. R. R. Tolkien

elon-musk-libros-deberias-leer-beneficios

Con este libro, Musk estimuló su imaginación y su visión del futuro. También, su instinto heroico: “Los héroes de los libros que leía… siempre sentían el deber de salvar el mundo”, dijo a The New Yorker.

 

Guía del autoestopista galáctico, Douglas Adams

elon-musk-libros-deberias-leer-beneficios

Una comedia de ciencia ficción: nada mejor para un espíritu como el de Musk, o el de cualquiera al que le emocionen las infinitas posibilidades de la tecnología.

 

Serie de Fundación, Isaac Asimov

elon-musk-libros-deberias-leer-beneficios

Un poco más de fantasía, esta vez no medieval sino galáctica, que ayudó a Musk a pensar las posibilidades del mundo en la era tecnológica.

 

La luna es una cruel amante, Robert A. Heinlein

elon-musk-libros-deberias-leer-beneficios

Dentro de las ficciones preferidas de Musk también están las que develan distopías no muy lejanas en el futuro, mezcladas con las posibilidades utópicas que, para una civilización a punto de desaparecer, ofrece el viajar a otros planetas.

 

Vida 3.0. Ser humano en la era de la Inteligencia Artificial, Max Tegmark

elon-musk-libros-deberias-leer-beneficios

Todos estamos interesados en la inteligencia artificial; es un tema tan actual como quizá inquietante y fascinante a la vez. Para Musk este es el trabajo más lúcido al respecto, y ayuda a proyectar un futuro donde la inteligencia artificial se inserte en la vida de manera positiva.

 

Mercaderes de la duda, Naomi Oreskes y Erik M. Conway

elon-musk-libros-deberias-leer-beneficios

Este libro, que ahora es también un documental, fue escrito por dos grandes historiadores de la ciencia. En Mercaderes de la duda se intentan develar algunas cuestiones ambientales y de salud pública, mismas que han permanecido ocultas. Sin duda, son cosas que todos debemos conocer para saber cómo actúan los gobiernos.

 

Einstein. Su vida y su universo, Walter Isaacson

elon-musk-libros-deberias-leer-beneficios

Musk es, por supuesto, fan de Einstein, así como de las biografías de Isaacson. El libro está basado en las cartas de Einstein, y es un íntimo relato de una vida que sin duda inspiró a Musk y puede inspirarte a ti.

 

Benjamin Franklin. An American Life, Walter Isaacson

elon-musk-libros-deberias-leer-beneficios

Franklin, de espíritu tan democrático como inventor, es uno de los héroes de Musk. Valdría la pena profundizar en el por qué, leyendo este libro.