“O elegimos continuar como civilización o no lo hacemos”: el profundo mensaje de una joven activista

Porque nuestra especie aún no ha fallado, dice esta activista de 16 años.

Greta Thunberg es una de las jóvenes más influyentes del año 2018, según la revista Time. Y no es para menos: esta estudiante sueca no ha cumplido los 18 años –tiene apenas 16– y ya se ha consagrado como una de las más congruentes activistas medioambientales de nuestro siglo.

Esta joven, que comenzó su carrera como activista haciendo una huelga escolar para instar a su gobierno a actuar contra el cambio climático, cree que no tenemos tiempo de preocuparnos por el futuro, porque tenemos que intentar cambiarlo aquí y ahora.

Thunberg ya nos ha sorprendido con lúcidas y portentosas palabras, pronunciadas en importantes espacios como la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP24). Ahora, la joven sueca estuvo en el World Economic Forum, donde recordó lo que nos advirtió la ONU el año pasado: que tenemos menos de 12 años para dar marcha atrás.

¿Qué nos queda? Actuar ya. No sólo obligar a los gobiernos a hacerlo, sino ser nosotros mismos agentes de cambio y guardianes de nuestro planeta, como la propia Greta Thunberg.

Aquí te compartimos su discurso íntegro:

Nuestra casa está en llamas. Estoy aquí para decir que nuestra casa está en llamas.

Según el IPCC (Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático), estamos a menos de 12 años de no poder deshacer nuestros errores. Para ese entonces, deben haberse producido cambios sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad, incluida una reducción de nuestras emisiones de CO2 en al menos un 50%.

Y por favor tomen en cuenta que esos números no incluyen el aspecto de la equidad, que es absolutamente necesario para que el Acuerdo de París funcione a escala global. Tampoco incluyen puntos clave o ciclos de retroalimentación, como el extremadamente poderoso gas metano liberado del permahielo del Ártico que se derrite.

En lugares como Davos, a la gente le gusta contar historias de éxito. Pero su éxito financiero ha llegado con un precio impensable. Y sobre el cambio climático, tenemos que reconocer que hemos fracasado. Todos los movimientos políticos en su forma actual lo han hecho, y los medios de comunicación no han logrado crear una amplia conciencia pública.

Pero el Homo sapiens aún no ha fallado.

Sí, estamos fallando, pero todavía hay tiempo para cambiar todo. Todavía podemos arreglar esto. Todavía tenemos todo en nuestras propias manos. Pero a menos que reconozcamos las fallas generales de nuestros sistemas actuales, lo más probable es que no tengamos una oportunidad.

Estamos enfrentando un desastre de sufrimientos tácitos para enormes cantidades de personas. Y ahora no es el momento de hablar cortésmente o de enfocarnos en lo que podemos o no podemos decir. Ahora es el momento de hablar con claridad.

Resolver la crisis climática es el desafío más grande y complejo que el Homo sapiens jamás haya enfrentado. Sin embargo, la solución principal es tan simple que incluso un niño pequeño puede entenderla. Tenemos que detener nuestras emisiones de gases de efecto invernadero.

O lo hacemos o no lo hacemos.

Ustedes dicen que nada en la vida es blanco o negro. Pero eso es una mentira. Una mentira muy peligrosa. O bien evitamos el calentamiento a 1.5°C o no lo hacemos. O evitamos desencadenar esa irreversible reacción en cadena más allá del control humano o no lo hacemos.

O elegimos continuar como civilización o no lo hacemos. Eso es tan negro o blanco como suena. No hay áreas grises cuando se trata de sobrevivir.

Todos tenemos una opción. Podemos crear acciones de transformación que salvaguarden las condiciones de vida de las generaciones futuras. O podemos continuar con nuestro negocio como de costumbre y fracasar.

Eso depende de ustedes y de mí.

Algunos dicen que no debemos involucrarnos con el activismo. En su lugar, deberíamos dejar todo a nuestros políticos y simplemente votar por un cambio. ¿Pero qué hacemos cuando no hay voluntad política? ¿Qué hacemos cuando la política necesaria no está a la vista?

Aquí en Davos, como en todas partes, todos hablan de dinero. Parece que el dinero y el crecimiento son nuestras preocupaciones principales.

Y dado que la crisis climática nunca ha sido tratada como una crisis, las personas simplemente no están conscientes de la totalidad de las consecuencias en nuestra vida cotidiana. La gente no es consciente de que existe un presupuesto de carbono, y de lo increíblemente pequeño que es el presupuesto de carbono restante. Eso necesita cambiar hoy.

Ningún otro desafío actual puede igualar la importancia de establecer una conciencia pública amplia y una comprensión de nuestro presupuesto de carbono que está desapareciendo rápidamente, que debe y tiene que convertirse en nuestra nueva moneda global y en el corazón de nuestra economía futura y presente.

Estamos en un momento de la historia en el que todos los que tienen una idea de la crisis climática que amenaza a nuestra civilización, y a toda la biosfera, deben hablar en un lenguaje claro, sin importar lo incómodo y no rentable que sea.

Debemos cambiar casi todo en nuestras sociedades actuales. Cuanto mayor sea su huella de carbono, mayor será su deber moral. Cuanto más grande sea tu estrado, mayor será tu responsabilidad.

Los adultos siguen diciendo: “se lo debemos a los jóvenes para darles esperanza”. Pero no quiero su esperanza. No quiero que sean optimistas. Quiero que se asusten. Quiero que sientan el miedo que siento todos los días. Y luego quiero que actúen.

Quiero que actúen como lo harían en una crisis. Quiero que actúen como si nuestra casa estuviera en llamas. Porque lo está.



La crisis climática, y de cómo los niños están cambiando la forma de pensar de sus padres

Una respuesta científica a este inesperado hecho.

La lucha medioambiental es nuestro mayor predicamento, simplemente porque está poniendo en riesgo el futuro y arruinando el presente. Los niños, con esa perspicacia e intuición que los suele caracterizar, lo saben. No por nada alguien tan joven como Greta Thunberg, de apenas 16 años de edad, se ha hecho la vocera de todo un movimiento global que se volvió masivo y en el que todos podemos participar, estemos donde estemos.

Más allá de evocar la infancia de manera ingenua, pensándola sólo como un período de inocencia y pureza, lo cierto es que los niños de hoy nos están demostrando cómo se hacen las cosas. Esto es: con más empatía y menos categorizaciones sombrías, una fórmula ciertamente más elocuente para los tiempos que corren. Porque si no, ¿cómo explicar que los niños nos estén convenciendo a todos de hacer algo ya, contra el cambio climático? ¿Acaso no miles de científicos y organizaciones nos estuvieron llamando a ello desde hace por lo menos 1 década?

Sí: pero lo que necesitamos ahora no es sólo insistir, desde el mero discurso, en que todo “está mal”. Necesitamos asimismo acciones orientadas a cambiar el curso de la catástrofe, que hablen también desde la esperanza y el compromiso. Porque las cosas están muy mal, pero podrían estar peor.

Hasta ahora, resulta claro por qué los niños de todo el mundo han logrado remover conciencias. Pero un estudio publicado en Nature Climate Change lo corrobora.

Un equipo de científicos sociales y ecologistas de la Universidad Estatal de Carolina del Norte descubrió que los niños son capaces de convencer incluso a sus padres sobre la urgencia de hacer algo ante el caos climático. Muchos han logrado hacer que el nivel de preocupación de sus padres respecto al predicamento ambiental se eleve, lo que los investigadores consideraron un resultado de que los niños no se aproximan al problema desde ningún tipo de ideología política.

Los más de 200 padres que participaron en el estudio
hablaban constantemente con sus hijos sobre el cambio climático.

Los pequeños les hacían preguntas como “¿Qué cambios has visto en el clima?” y “¿Has visto elevarse el nivel del mar?”, que los invitaban a relacionarse directamente con el problema. Además, los padres asistían a actividades con ellos. Antes y después de estas sesiones, los padres fueron encuestados para saber qué opinaban del cambio climático y cuál era su ideología política. El nivel de interés sobre el tema subió en todos ellos, sólo que a distintas escalas.

cambio-climatico-ninos-convencen-movimiento-greta-thunberg

Así, parece que los niños, de manera innata, son mejores para atajar los problemas ahí donde deben ser atajados, sin dar vueltas sobre asuntos que, hasta ahora, sólo han logrado distraer nuestra atención y desilusionarnos de cualquier intento por incursionar en un cambio social. Porque los espectros políticos ya no son el área decisiva desde donde debemos discutir los problemas más apremiantes. Éstos tienen, si acaso, un papel organizativo dentro de las concepciones que nos hacemos; porque reconocer nuestra posición en dicho espectro es útil para identificarnos con otros y poder formar parte de colectividades con los mismos principios. No obstante, hay cosas que van más allá de ideologías, espectros políticos o principios. El predicamento ambiental es una de estas cosas, pues estemos del lado del que estemos, todos nos extinguiremos si no hacemos algo.

¿Será que ganará la filosofía del “me extingo, luego pienso”?  Quién sabe. Pero por lo menos, los niños del mundo no están dispuestos a dejar que eso pase.

 

* Imágenes: 1) Ben Piven; 2) Atlas of The Future



¿Por qué los expertos en cambio climático ya no convencen a nadie con sus discursos? (es hora de una retórica contemporánea)

Una joven activista hizo más para movilizar a las nuevas generaciones para combatir el cambio climático que años de documentos científicos. ¿Cómo fue posible?

Como parte de la promoción de su próximo libro: The Uninhabitable Earth: Life After Warming (La Tierra inhabitable: La vida después del calentamiento), el experto en cambio climático David Wallace-Wells publicó un ensayo en el New York Times que ejemplifica perfectamente en qué están fallando los divulgadores del cambio climático.

La mayoría de los expertos en cambio climático, como Bill McKibben, James Hansen o George Monbiot, utilizan términos científicos y geopolíticos dentro de sus ensayos para transmitir a los lectores la certeza de que saben de lo que hablan y sus dichos están respaldados por hechos verificables.

Sin embargo, está comprobado que los hechos casi nunca generan respuestas contundentes, y que para lograr que una audiencia se movilice es necesario apelar a las emociones. Los argumentos racionales jamás iniciaron una revolución.

El problema de la mayoría de los divulgadores del cambio climático es que, cuando se trata de emociones, en lugar de captar la empatía a través de la identificación, niegan, rechazan e incluso penalizan cualquier emoción o postura que no coincida con la propia a través de frases como “se necesita ser un cínico o un demente para no estar asustado por el cambio climático”.

Al sentirse insultada, la audiencia no puede sentirse al mismo tiempo identificada ni empatizar; por el contrario, se generará en ella una sensación casi inmediata de rechazo o descalificación.

 

La rana que no conocía el fuego

Una vez, había una rana que dormía plácidamente en el fondo del agua. De pronto sintió calor, pero no le dio mayor importancia y siguió dormida. Despertó nuevamente, esta vez con mayor incomodidad a causa del calor, que se había tornado agobiante. Cuando trató de salir del agua, se topó con una tapa de vidrio: estaba durmiendo en el fondo de una olla hirviendo. ¿La moraleja de la historia? A veces no percibimos una situación de riesgo sino hasta que se vuelve inminente.

También en Ecoosfera: “Tenemos derecho a nuestros sueños”: la poderosa carta de jóvenes contra el cambio climático

Lo mismo parece ocurrir con el calentamiento global. Sin importar si el riesgo es inminente, mientras se sienta todavía “lejano” (dentro de 10, 20, 30 años) o no interfiera directamente con su vida cotidiana, las personas no lo percibirán como algo urgente de lo cual deben ocuparse, ni lograrán dimensionarlo.

Afortunadamente, el cambio climático es una cuestión mucho más relevante para los nacidos en el siglo XXI que en sus mayores. Si queremos resolver el dilema de la divulgación del cambio climático, debemos prestar atención a las nuevas generaciones.

En agosto del año pasado, Greta Thunberg, una estudiante sueca de 16 años, inició una ola de protestas alrededor del mundo al organizar los #FridaysforFuture, huelgas estudiantiles con tal poder de convocatoria que llevaron a Greta a hablar frente al World Economic Forum.

 

¿Quién es Greta Thunberg? Mira el video:

¿Qué hizo que el mundo empatizara con su mensaje? Greta no habló de hechos, ni trató de imponer sus emociones. Habló desde su corazón hacia los corazones de otras personas. Greta dijo: “tengo miedo y quiero que ustedes tengan miedo también”, y la audiencia estalló.

Es este tipo de discursos, los que apelan a las emociones y no a la razón, los que son capaces de movilizarnos si queremosconstruir un mejor futuro. Los datos y las cifras, en suma, la razón científica, pueden guiarnos a nivel estratégico con el fin de diseñar las acciones necesarias para enfrentar los desafíos climáticos; pero cuando se trata de convencer a nuestros vecinos y amigos sobre esta urgencia, intentemos conectar a nivel emocional y resonar juntos. 

La elocuencia tal vez no sea otra cosa que la inteligencia hablando desde el corazón.

 

* Imagen principal: Greta Thunberg en Teen Vogue