El mundo tiene poco tiempo, y las nuevas generaciones lo saben mejor que nadie. Pero también saben que no todo está perdido. Por eso, millones de jóvenes alrededor del mundo han salido al llamado de Greta Thunberg, la activista sueca que ha sacudido al mundo con sus discursos y con su tenaz lucha contra el cambio climático.

Ahora, Greta Thunberg está nominada al Premio Nobel de la Paz

por su activismo sin fronteras. 

De ganar este premio, Thunberg se convertiría en la persona más joven en recibir un Nobel de la Paz. La pakistaní Malala Yousafzai tenía 17 años cuando se le otorgó, y Greta aún no los habría cumplido si lo obtuviera, ya que los premios se entregarán en diciembre y su cumpleaños es en enero.

Las razones de esta nominación son evidentes, pues las contribuciones que la lucha contra el cambio climático tiene para la lucha por la paz quizá no tengan comparación. Y es que, de seguir aumentando la temperatura, el mundo enfrentará indecibles guerras y conflictos. Uno de ellos será el que se desate por conquistar el territorio del Ártico, pero habrá muchos más: hambrunas, migraciones masivas, extinción de especies, y un largo etcétera.

No cabe duda de que la pequeña Greta se ha ganado este premio a pulso. Además, sería un premio para todos a los que ha inspirado también, y que el 15 de marzo harán que el mundo retumbe cuando salgan a marchar por la justicia climática.