Expulsar a las grasas trans del mundo ¡ya! El llamado de la OMS

Son responsables de 500 mil muertes al año en el mundo. La OMS propone que desaparezcan para 2023… ¿será viable?

La experimentación que se hace sobre nuestros cuerpos ya no es novedad. Desde hace más de medio siglo, las grandes industrias han experimentado con nuevos ingredientes, sin importarles lo que a largo plazo podían provocar sobre la humanidad o la naturaleza. Lo que les interesaba, como sucede hoy día con Monsanto, era la inmediatez de la ganancia.

grasas-trans-oms-eliminar-mundo

Quizá uno de los primeros experimentos de la industria fue el de la sustitución de las grasas trans naturales por grasas trans artificiales.

Las primeras son de origen animal, y están presentes en pequeñas cantidades dentro de lo que se conoce como “grasa saturada”, la cual podemos encontrar en productos como los aceites, las carnes y los lácteos. Las segundas son elaboradas a partir de la hidrogenación: un proceso químico que transforma los aceites en grasas sólidas, mediante la adición de hidrógeno a altas presiones y temperaturas.

En la década de los 90 fue cuando se descubrió que hay pocas cosas peores que las grasas trans artificiales. Según han comprobado numerosos estudios, las grasas trans están relacionadas al aumento del colesterol malo (LDL), a la disminución del colesterol bueno (HDL), a un riesgo 21% más elevado de padecer enfermedades cardiovasculares, e incluso al desarrollo de diabetes tipo II.

grasas-trans-oms-eliminar-mundo

 

Expulsar a las grasas trans del mundo ¡ya! El llamado de la OMS

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se podrían evitar medio millón de muertes por enfermedades cardiovasculares al año si se prohibieran las grasas trans. Y eso es precisamente lo que esta organización quiere fomentar con el plan que publicaron en mayo de 2018, y con el cual pretenden sacar a las grasas trans del mercado mundial para 2023.

Según el director general, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus:

La OMS llama a los gobiernos a usar el paquete de acción de reemplazo para eliminar las grasas trans industriales de los alimentos […] Las grasas trans son un químico tóxico innecesario que mata, y no hay razón para que la gente alrededor del mundo siga expuesta a ellas.

Esta acción global de la OMS va acompañada de distintas consultas que se han realizado para saber el estatus actual de las grasas trans en el consumo de la población mundial. Pero sobre todo, es necesaria para presionar a muchos gobiernos que no han implementado ningún tipo de política para que se deje de usar este nocivo ingrediente en la producción de cientos de alimentos.

Aunque parece que la tarea no será tan fácil, pues grandes productores de alimentos en África, el sur de Asia y en países de América Latina como México se resisten, sin importarles que, cuando Dinamarca prohibió las grasas trans, las muertes por enfermedades cardiovasculares se redujeron dramáticamente.

 

Pero es que hay que educar sobre las grasas…

Las grasas trans deben ser definitivamente expulsadas del mundo –y de nuestro cuerpo–. No obstante, la mala fama de las grasas trans artificiales, y de otras muy nocivas como la del aceite de palma, ha originado un mito: el de que todas las grasas son malas. Pero no es así: tanto las grasas saturadas –con sus pequeñísimos aportes de grasas trans naturales– como las grasas poliinsaturadas son sumamente necesarias. Según la FAO, el consumo total de ácidos grasos debe ser de un 20% del total de la dieta.

Las grasas transportan vitaminas liposolubles esenciales y prolongan la sensación de saciedad.

Como consumidores responsables, debemos saber de dónde obtener ese tipo de grasas. Una buena fuente de grasas saturadas es la mantequillaun alimento condenado por años, pero que en realidad es fundamental en la dieta–, así como el aceite de coco y los mariscos.

Y si queremos grasas poliinsaturadas, debemos consumir los alimentos más deliciosos: salmón, aguacate, nueces… las delicias que se ha comprobado que nos hacen más longevos.

Por eso, una de las acciones estratégicas de la OMS consiste en  desmontar algunos mitos en la industria alimentaria y promover nuevas formas de consumo a partir de la información. Además, así estaremos lidiando con el problema no sólo a escala global, sino que podremos curarnos del daño que las grandes industrias nos han hecho durante décadas.



Escucha el silencio: hacks para lograrlo

Según la sabiduría budista, lograr el silencio no implica que deje de haber ruido a tu alrededor.

La vida en un monasterio budista es diametralmente opuesta a la nuestra: repleta de rituales cotidianos que se comparten en silencio y que permiten contemplar al yo. Las meditaciones empiezan muy temprano, aunque en algunos templos lo primero que se hace es el soji: una tarea de limpieza para ordenar al mismo tiempo los espacios vitales y la mente, la cual se hace en silencio y con sumo respeto.

Así, muchas de las horas durante la vida de un monje transcurren en silencio, y no sólo durante la meditación. Porque la quietud sonora permite contemplarse a sí mismo, mirar hacia adentro con calma y sin distracciones, aún –o más todavía– cuando se está realizando una tarea cotidiana. Esto tiene beneficios espirituales, pero también neuronales, pues el silencio promueve el desarrollo de nuevas células en el cerebro, entre muchas otras bondades para el organismo.

Paradójicamente, estar en silencio se vuelve una manera de escuchar.

escuchar-el-silencio-budismo-beneficios-como-meditar
Larm Rmah

Saber escuchar el silencio: en eso consisten las enseñanzas del Shurangama Sutra, uno de los métodos budistas para alcanzar la iluminación. Una de sus prácticas es llamada la Penetración Perfecta mediante la Escucha. Según el maestro dharma Hsin Tao, esta práctica consiste en no escuchar palabras ni conceptos, sino al silencio.

Escucha el sonido del no-sonido. Todo está quieto. Escucha la quietud interna y externa.

Esto se puede lograr en un paisaje sonoro tan ruidoso como el de las olas chocando contra las piedras de la costa. O incluso en un espacio urbano. La cuestión es poder convertir el sonido de estos entornos en silencio: eliminar el sonido de lo que se escucha.

Sólo tienes que escuchar sin generar ataduras. Ni al sonido, ni al silencio, ni tampoco a lo que hay entre los dos. Se trata de no sujetarnos a nada. Así, lo que escuchemos no se volverá un objeto en nuestra mente, ni tampoco el silencio, que por buscarlo con desesperación se puede tornar un monólogo incesante en nuestra mente.

Dice el maestro Hsin Tao que de esta forma logramos vaciar la conciencia.
Así escuchamos el silencio que nos ilumina.

escuchar-el-silencio-budismo-beneficios-como-meditar

Lograrlo, por supuesto, no es sencillo. Pero podemos intentar practicar el silencio, como los monjes budistas, en tareas cotidianas. Evitar hablar o escuchar música, y sólo seguir los sonidos que produzca nuestra actividad, o lo que nos esté rodeando. Dejarnos llevar por ellos, sin ataduras, y ver a dónde nos conducen.

Adicionalmente, Hsin Tao tiene su propio método de 4 pasos basados en enseñansas del budismo zen y el Vipassana, el cual publicó en su libro The Way of the Heart, y que consiste en detener la dispersión de la mente y poder mirar la quietud de nuestro corazón y nuestra mente.

4 pasos para escuchar el silencio

1. Toma siete respiraciones profundas

Siéntate derecho con la barbilla ligeramente metida, los ojos parcialmente abiertos (para evitar soñar despierto) y la boca cerrada. Respira profundamente desde el dantian, el centro de energía ubicado justo debajo del ombligo. Con cada inhalación, ten en cuenta el aire que pasa a través de tu garganta y cómo pasa a través de la nariz con cada exhalación. Este proceso nos ayuda a respirar energía fresca, conocida como chi, y expulsar la energía obsoleta.

2. Mueve la atención de los ojos a la nariz, la boca y el corazón

Este paso está especialmente dirigido a detener o controlar la mente inquieta, que es como un mono que nos resulta tan difícil de controlar. Comienza moviendo suavemente tu atención de los ojos a la zona debajo de la nariz donde estás inhalando y exhalando. Déjala reposar ahí por un tiempo.

A partir de ahí, traslada la atención a la boca. Finalmente, cambia tu atención de tu boca a tu corazón. Trata de no contener pensamientos o imágenes. Nuestro corazón espiritual está vacío; no tiene forma o tamaño. Una vez hecho esto, comienza de nuevo desde los ojos. Repite siete veces.

3. Observa la respiración

Inhala y exhala naturalmente mientras fijas la atención y la trasladas, de la mente inquieta que es como un mono, a la respiración. Cuando alcanzas el estado donde “el mono” ya no se siente atado por la respiración, sino que disfruta de permanecer allí, entonces has llegado a la etapa en la cual puedes parar. Tu conciencia es suave y clara ahora, se vuelve una con la respiración.

escuchar-el-silencio-budismo-beneficios-como-meditar
Ratnesh Rai

4. Escucha el silencio

Mientras que los tres pasos anteriores están destinados a detener la mente errante, dejándola descansar sobre la respiración, el cuarto paso de la escucha consiste en mirar.

Prepárate: comienza a relajar las orejas, cabeza, cuello, hombros y cada célula del cuerpo. Deja que todo el cuerpo se calme por completo. Cuando escuches sonidos desde el exterior, como una voz humana o el sonido de un automóvil que pasa, escúchalos como el sonido del silencio. Cuando te dices a ti mismo que los sonidos de distracción son silenciosos, se vuelven así. Sin embargo, si te dices a ti mismo que son ruidosos e inquietantes, eso es lo que serán.

Sigue escuchando el sonido del silencio en todo, manteniéndote completamente relajado. Escucha el silencio en las montañas y ríos, la gran tierra ancha, el cielo. Eventualmente, todo el universo caerá en un profundo silencio. Percibe ese mismo profundo silencio en ti mismo.

En este estado, no hay sonido alguno, y cuando escuchas, escuchas el sonido de ningún sonido. Cada pensamiento vuelve al silencio y se aquieta. Al practicar esta técnica, es importante no forzar nada cuando se escucha, sino permanecer relajado y escuchar de forma natural. En última instancia, es nuestra conciencia unificada con el vacío lo que realmente está escuchando el silencio. “Ser consciente del silencio” y “ver el silencio” son lo mismo. ¿Quién es consciente del silencio? ¿Quién ve el silencio? Es nuestra naturaleza iluminada la que está consciente y ve.

El siguiente paso en la práctica es permanecer en la claridad del silencio, y una vez que sepas cómo hacerlo, el último paso es iluminar tu propia mente al ver su verdadera naturaleza. Puede llevar bastante tiempo llegar a estas etapas, pero si mantienes tu conciencia del silencio, finalmente lo alcanzarás. Practicar lenta y constantemente es muy importante. Cuando sientas que tu mente comienza a vagar nuevamente mientras escuchas el silencio, regresa al paso dos y concéntrate en el movimiento de los ojos a la nariz y la boca al corazón, sin pensamientos ni imágenes en tu corazón.

 

 



¿Cómo son los árboles por dentro?

Estas fotografías microscópicas revelan que cada árbol esconde un universo.

Nuestras vidas se hilan por fragmentos. Nos forman los instantes, los recuerdos vagos y las conexiones inesperadas que a veces parecen resultar de un plan maestro. Así es también la historia de la naturaleza, que marca permanentemente el tejido de los árboles.

En estas fotografías tomadas directo del microscopio asoma el mapa celular de varias especies de árboles. Sus células forman un cálido caleidoscopio que recuerda a la composición de las estrellas; las mismas de cuyo material está hecha la vida. 

arboles por dentro 7

Estas diapositivas están en exposición en el museo Smithsonian en Washington, cumpliendo una labor doble. Además de cautivar, forman parte de una base de datos que guarda el perfil químico de estas especies de árboles. Al consultarla, es mucho más sencillo detectar qué especies están siendo taladas para la trata ilegal de madera y así prevenir esta práctica, que ha arrasado con una cantidad inconmensurable de vegetación en Rusia y Brasil.

arboles por dentro 5

Los árboles, además de embellecer el paisaje, son el soporte principal de esta vida que compartimos con millones de organismos. Son espectadores callados que no solo purifican el aire: guardan en su estructura la memoria de acontecimientos milenarios.

Maravíllate con las figuras que iluminan su interior:

 

 

 

*Fotografías: Brain Pickings