Expulsar a las grasas trans del mundo ¡ya! El llamado de la OMS

Son responsables de 500 mil muertes al año en el mundo. La OMS propone que desaparezcan para 2023… ¿será viable?

La experimentación que se hace sobre nuestros cuerpos ya no es novedad. Desde hace más de medio siglo, las grandes industrias han experimentado con nuevos ingredientes, sin importarles lo que a largo plazo podían provocar sobre la humanidad o la naturaleza. Lo que les interesaba, como sucede hoy día con Monsanto, era la inmediatez de la ganancia.

grasas-trans-oms-eliminar-mundo

Quizá uno de los primeros experimentos de la industria fue el de la sustitución de las grasas trans naturales por grasas trans artificiales.

Las primeras son de origen animal, y están presentes en pequeñas cantidades dentro de lo que se conoce como “grasa saturada”, la cual podemos encontrar en productos como los aceites, las carnes y los lácteos. Las segundas son elaboradas a partir de la hidrogenación: un proceso químico que transforma los aceites en grasas sólidas, mediante la adición de hidrógeno a altas presiones y temperaturas.

En la década de los 90 fue cuando se descubrió que hay pocas cosas peores que las grasas trans artificiales. Según han comprobado numerosos estudios, las grasas trans están relacionadas al aumento del colesterol malo (LDL), a la disminución del colesterol bueno (HDL), a un riesgo 21% más elevado de padecer enfermedades cardiovasculares, e incluso al desarrollo de diabetes tipo II.

grasas-trans-oms-eliminar-mundo

 

Expulsar a las grasas trans del mundo ¡ya! El llamado de la OMS

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se podrían evitar medio millón de muertes por enfermedades cardiovasculares al año si se prohibieran las grasas trans. Y eso es precisamente lo que esta organización quiere fomentar con el plan que publicaron en mayo de 2018, y con el cual pretenden sacar a las grasas trans del mercado mundial para 2023.

Según el director general, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus:

La OMS llama a los gobiernos a usar el paquete de acción de reemplazo para eliminar las grasas trans industriales de los alimentos […] Las grasas trans son un químico tóxico innecesario que mata, y no hay razón para que la gente alrededor del mundo siga expuesta a ellas.

Esta acción global de la OMS va acompañada de distintas consultas que se han realizado para saber el estatus actual de las grasas trans en el consumo de la población mundial. Pero sobre todo, es necesaria para presionar a muchos gobiernos que no han implementado ningún tipo de política para que se deje de usar este nocivo ingrediente en la producción de cientos de alimentos.

Aunque parece que la tarea no será tan fácil, pues grandes productores de alimentos en África, el sur de Asia y en países de América Latina como México se resisten, sin importarles que, cuando Dinamarca prohibió las grasas trans, las muertes por enfermedades cardiovasculares se redujeron dramáticamente.

 

Pero es que hay que educar sobre las grasas…

Las grasas trans deben ser definitivamente expulsadas del mundo –y de nuestro cuerpo–. No obstante, la mala fama de las grasas trans artificiales, y de otras muy nocivas como la del aceite de palma, ha originado un mito: el de que todas las grasas son malas. Pero no es así: tanto las grasas saturadas –con sus pequeñísimos aportes de grasas trans naturales– como las grasas poliinsaturadas son sumamente necesarias. Según la FAO, el consumo total de ácidos grasos debe ser de un 20% del total de la dieta.

Las grasas transportan vitaminas liposolubles esenciales y prolongan la sensación de saciedad.

Como consumidores responsables, debemos saber de dónde obtener ese tipo de grasas. Una buena fuente de grasas saturadas es la mantequillaun alimento condenado por años, pero que en realidad es fundamental en la dieta–, así como el aceite de coco y los mariscos.

Y si queremos grasas poliinsaturadas, debemos consumir los alimentos más deliciosos: salmón, aguacate, nueces… las delicias que se ha comprobado que nos hacen más longevos.

Por eso, una de las acciones estratégicas de la OMS consiste en  desmontar algunos mitos en la industria alimentaria y promover nuevas formas de consumo a partir de la información. Además, así estaremos lidiando con el problema no sólo a escala global, sino que podremos curarnos del daño que las grandes industrias nos han hecho durante décadas.



Pionero de la realidad virtual ofrece 10 argumentos para borrar tus redes sociales hoy mismo

Puede parecer extremo, pero desconectarte (al menos por un tiempo) de las redes sociales puede traerte importantes beneficios.

Jaron Lanier es conocido por ser uno de los padres de la realidad virtual: en 1985 fundó VPL, la primera compañía del mundo en vender gafas y guantes de RV para videojuegos Pero entre sus múltiples actividades también destacan las artes visuales, la composición musical y la filosofía informática. Ha escrito varios libros en una amplia variedad de temas, casi todos ellos enfocados en la tecnología desde puntos vista sociales, filosóficos y espirituales.

En su más reciente libro, Ten Arguments for Deleting Your Social Media Accounts Right Now (Diez argumentos para borrar tus redes sociales ahora mismo), Lanier sostiene que las redes sociales son tóxicas, nos están volviendo más tristes y nos están aislando de los demás.

Si bien las redes sociales pueden ser una buena fuente de información y conexión con personas interesantes, cada uno de nosotros debe valorar si participar de Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat, etc., realmente le da valor a nuestra vida o solamente a las compañías que se benefician con nuestra información.

Estos son los 10 argumentos de Lanier para borrar tus redes sociales hoy mismo:

Nada sutil…

1. Estamos perdiendo nuestro libre albedrío. Los feeds y los anuncios son máquinas de modificación continua del comportamiento que nos afectan de maneras que no percibimos.

2. Dejar nuestras cuentas de redes sociales es la mejor forma de resistir esta tendencia. Esto lastima su modelo de negocios, la causa raíz del problema.

3. Las redes sociales nos están volviendo idiotas.

4. Las redes sociales están destruyendo la verdad. Las noticias falsas, las cuentas bot y los feeds algorítmicos están destruyendo la idea de que existe tal cosa como “la verdad”.

5. Las redes sociales le quitan sentido a lo que decimos, porque le quitan el contexto

También en Ecoosfera: Conoce estas redes sociales alternativas para seguir navegando sin riesgos

6. Las redes sociales destruyen nuestra capacidad de empatía. Debido a que vemos a las demás personas y lo que dicen fuera de su contexto, no es posible para nosotros entenderlas o empatizar con ellas.

7. Las redes sociales nos están haciendo infelices.

8. Las redes sociales no quieren que tengamos dignidad económica. No es económicamente sustentable que millones de personas regalen sus datos y su atención a cambio de ser manipulados al tiempo que las compañías proveedoras de estos servicios ganan miles de millones de dólares.

9. Las redes sociales están haciendo que la política sea imposible al normalizar las noticias falsas y los insultos (una consecuencia directa del argumento número tres).

10. Las redes sociales odian nuestras almas.

Lanier dedica un capítulo de su libro a desarrollar ampliamente cada uno de estos puntos. Por ejemplo, ¿qué tiene que ver el alma (un concepto que puede parecer antiguo para la mentalidad digital) con el acceso a redes sociales? ¿Cómo se mide la infelicidad que supuestamente nos provocan? 

Existe un creciente cuerpo de evidencia que indica que las redes sociales provocan y agudizan casos de ansiedad y depresión, y que a su vez, alejarse (al menos por un tiempo) puede disminuir los síntomas de la depresión.

Si aún necesitas un empujón, aquí te dejamos 5 hacks para revertir tu adicción a las redes sociales. 

 

 

*Ilustración principal: Carolina Cancanilla