La arena es un tesoro natural que desde que somos pequeños nos encandila, desatando en nosotros una creatividad sin límites y unas ganas irrefrenables por descubrir el mundo a través del juego. Así, cuando un niño hace un castillo de arena, lo último que le importa es cuánto tiempo va a durar; se encuentra enganchado en el proceso, disfrutando el tiempo presente y la oportunidad de jugar.

grabados-arena-circulos-arte-marc-treanor

Quizá es por eso que a Marc Treanor la vida lo acabó por llevar a realizar una original forma de arte: masivos grabados en la arena. Porque él buscaba algo de sentido en la vida, y lo encontró haciendo obras de arte que sólo duran hasta la próxima ola. En una entrevista para The Outdoor Adventure, Treanor sintetizó estas reflexiones:

El propósito de los grabados en la arena es sólo ser por el tiempo que tienen… como todo.

Existe en su obra una especie de conciencia melancólica sobre la naturaleza transitoria de todo. Pero en lugar de frustración, esa impermanencia genera una suerte de paz y de quietud –quizá un legado de su iluminación a partir de la filosofía hindú–. Sus grabados son una poética y gráfica manera de expresar la importancia del aquí y el ahora.

Además, los grabados en la arena son una forma en la que este artista ha conseguido conectarse con la naturaleza. Para la realización de cada círculo, Treanor tiene que acoplarse a las condiciones de cada playa: a los ritmos y movimientos de ese peculiar lienzo.

Desde el comienzo de este viaje decidí inconscientemente que estas obras debían coexistir con el paisaje en lugar de dominarlo.

Su arte no se disocia de la naturaleza, pero tampoco del espectador: al contrario. Treanor ha hecho grabados en la arena en forma de laberintos, los cuales invitan a los espectadores a recorrerlos. También ha realizado grabados para recibir el equinoccio de primavera, así como pedidos especiales para honrar a personas fallecidas. Incluso deja a los transeúntes colaborar con él en el proceso de hacer los masivos círculos.

De esta forma, su trabajo invita a reflexionar sobre muchos temas. Pero, sin duda, todos convergen en una sola cuestión primordial: vivir el aquí y el ahora. Porque, como dijo J. D. McClatchy, “el amor es la calidad de la atención que le ponemos a las cosas”.

grabados-arena-circulos-arte-marc-treanor

grabados-arena-circulos-arte-marc-treanor

grabados-arena-circulos-arte-marc-treanor

grabados-arena-circulos-arte-marc-treanor

grabados-arena-circulos-arte-marc-treanor

grabados-arena-circulos-arte-marc-treanor