Incluso en los más áridos y oscuros desiertos la naturaleza se manifiesta con enorme fuerza. Entre las profundidades del desierto de Namibia se encontró un peculiar animal que cautivaría a cualquier amante de la bioluminiscencia. Basta con un brillo sutil de la Luna para que este gecko active su resplandor neón.

Siendo el primer animal vertebrado cuya piel emite una luz verde, el pequeño gecko es toda una sensación del mundo animal. La historia de la biología nuevamente cae a los pies de la evolución y presenta al mundo a este precioso animal.

gecko-neon-luna-brillo-animales
Getty Images

El gecko neón que conecta con la Luna

De acuerdo con el equipo de científicos que descubrió a este gecko neón, la luminiscencia de los lagartos es producto de la capacidad que tienen de absorber la luz azul que se refleja de la Luna. Una vez que se ha llenado de brillo lunar, el gecko emite una longitud de onda más larga a partir de las secreciones químicas de su piel.

Sin embargo, es el pigmento lleno de cristales de guanina el que libera el mágico y vibrante resplandor azul y verde de su cuerpo. Un espectáculo extraordinario que se revela únicamente al esconderse el sol.

gecko-neon-brillo-naturaleza-namibia-reptiles
Getty Images

Sin duda el desierto de Namibia resguarda un ser muy especial, ya que hasta ahora son los únicos reptiles que destellan un neón intenso. Los camaleones también cuentan con un brillo especial, pero su piel es demasiado gruesa para revelar el brillo. Los geckos, en cambio, tienen una suerte evolutiva maravillosa. Gracias a su piel casi transparente, los huesos que absorben la luz reflejante pueden brillar con ímpetu durante las noches.

Así es como comprobamos que la naturaleza jamás deja de asombrarnos. Con un poco de atención en las inmensidades más oscuras podemos encontrar la luz y es posible que esta sea mucho más increíble de lo que imaginamos. ¿Ya descubriste qué brillo despierta en ti la Luna?

gecko-brillo-neon-reptiles-namibia
David Prötzel (ZSM/LMU)

Sigue leyendo: Criaturas arcoíris: 12 de los animales más psicodélicos del mundo