El universo es una fuente de misterios inconquistables. Recientemente, un grupo de científicos internacionales logró captar por primera vez uno de los fenómenos más violentos del universo: un blazar, la fusión entre dos galaxias

Un blazar es un tipo de núcleo galáctico que tiene un agujero negro en el centro de una galaxia y emite un flujo de partículas altamente energéticas. Justamente lo que captaron los científicos fue toda esa energía, que se mueve casi a la velocidad de la luz, y la radiación que genera. Según el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), se detectó de forma inequívoca “un jet de materia de muy alta velocidad emitido por una galaxia en el proceso de fusión con otra”.

 

¿Quién vio la fusión entre galaxias? 

Este evento se pudo captar gracias a la combinación de observaciones de diferentes telescopios. Se usó, por ejemplo, el Gran Telescopio Canarias y el Telescopio William Herschel del Observatorio del Roque de Los Muchachos.

Uno de los investigadores que participaron en el descubrimiento, Rubén García-Benito del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), explicó que “una colisión es una forma muy eficiente de hacer que grandes masas de gas caigan al centro de una galaxia, que alimenta el agujero negro supermasivo y puede producir la aparición del jet”.

 

Estudiar el ambiente en el que se desarrollan los blazares es difícil, porque es un fenómeno tan luminoso que suele ocultar a la galaxia que los alberga. Sin embargo, en esta ocasión los científicos tuvieron suerte. El jet que hallaron en la galaxia g-NLSy1 fue menos energético y eso permitió que pudieran analizar al blazar más claramente. 

Si algo puede enseñarnos este evento es que, hoy más que nunca, la colaboración es central para hacer nuevos descubrimientos y ayudarnos a explorar otros horizontes en el mundo y el cosmos.