PUBLICIDAD

GUÍA GAIA

Alimentos probióticos que no son yogurt (y cómo hacer un fermentado casero)

Muchos saben que los probióticos son necesarios para tener una buena salud intestinal. Incluso para tener una buena salud psíquica, ya que el intestino está conectado a nuestro cerebro. Aunque la mayoría, cuando piensa en consumir estas bacterias amigas, sólo piensa en yogurt. Pero en realidad, estos microorganismos se encuentran en otra gran variedad de alimentos.

 

Alimentos con probióticos que no son yogurt

1. Pepinillos agrios

Al ser marinados en una solución de sal y agua durante mucho tiempo, los pepinillos se fermentan, lo que hace que produzcan ácido láctico. Durante este proceso es que se forman los probióticos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

2. Aceitunas

Lo mismo ocurre en el caso de las aceitunas, sólo que, contrario a los pepinillos, pueden tener un mayor aporte calórico.

 

3. Chucrut (col fermentada)

Una versión poco conocida de la col es la col fermentada. Es un alimento antiquísimo y, como otros fermentados de su tipo, tiene la capacidad de regenerar la flora intestinal.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

8. Tempeh

Originario de Indonesia, el tempeh está hecho de soya. Adquiere una consistencia similar a un pastel cuando se unen los frijoles de soya gracias a un hongo durante el proceso de fermentación. Al igual que el tofu, es usado como sustituto de carne.

 

4. Sopa miso

El alimento fermentado por excelencia de Japón. Esta sopa se hace a base de una pasta de soya fermentada y otros granos, lo que la vuelve supersaludable.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

5. Queso crudo

El queso que es elaborado con leche cruda, al no ser pasteurizado, conserva un amplio grupo de bacterias buenas. Entre estos quesos, las mejores opciones son los de oveja y de cabra.

 

6. Jocoque

Si extrañabas al yogurt en esta lista, aquí tienes al jocoque, un alimento libanés que contiene menos grasa que el yogurt y en ocasiones, más probióticos que éste.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

7. Pan artesanal (o de mesa)

El pan artesanal es hecho con masa fermentada, repleta de bacterias vivas. Contiene tanto levadura como la bacteria llamada Lactobacillus. A medida que los ingredientes se fermentan (creando esas maravillosas burbujas de aire en el pan terminado), los niveles de bacterias saludables aumentan.

 

9. Kombucha

La kombucha es ni más ni menos que un té fermentado. Su base es el té negro o el verde, mismo que es colonizado por hongos con forma de champiñones, proceso a partir del cual se obtiene una bebida dulce y un con toque de gas. Es uno de los alimentos con más probióticos que existen.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

10. Pulque

El aguamiel de diversas especies de magueyes pulqueros contiene fructo-oligosacáridos (polímeros cortos del azúcar fructosa), los cuales son carbohidratos que favorecen la supervivencia de bacterias probióticas en el intestino grueso.

 

Como puedes ver, entre estos alimentos probióticos hay muchos que no son fáciles de hacer, como el pan artesanal o el pulque. Pero si puedes comprarlos ya preparados, le estarás haciendo un favor a tu flora intestinal y, de paso, también a la economía local.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Pero también puedes hacer tus propios alimentos probióticos, por lo menos aquellos que sean fermentados, o también la sopa miso, un sencillo platillo que los japoneses consumen a diario por buenas razones –pero cuyas versiones industrializadas pueden contener demasiado sodio–.

 

Un alimento probiótico que puedes hacer en casa: chucrut

Para empezar a experimentar con la preparación de alimentos fermentados, te recomendamos hacer tu propia col fermentada o chucrut. Además de proveer de probióticos, los alimentos fermentados también ayudan a reducir el colesterol y son ricos en triptófano, lo que ayudará a tu salud emocional.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Primero que nada, ten a la mano muchos frascos de vidrio limpios, y asegúrate de utilizar vegetales orgánicos para no alterar el proceso de fermentación.

Ingredientes:

  • 2 coles (una blanca y una morada, si quieres darle un toque especial a tu chucrut)
  • 6 cucharadas de sal de mar
  • Comino de prado o comino normal
  • PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

    Preparación:

  • Lava la col, retira las primeras hojas y pícala en trozos finos.
  • Mezcla las coles picadas con la sal en una olla. Usa tus manos para integrar bien la sal a la col, y para que ésta se vaya hidratando por efecto de la sal. Para que esto ocurra, debes masajear durante unos 10 minutos.
  • Si la col no suelta suficiente agua, puedes agregar medio vaso de agua con media cucharadita de sal a la mezcla.
  • Agrega unas pizcas de comino de prado o comino normal.
  • Coloca tu mezcla en los tarros de vidrio necesarios, bien apelmazada para evitar que quede aire en el interior, y ciérralos herméticamente.
  • Déjala fermentar por un período de entre 6 semanas y 3 meses. Según el tiempo que dejes reposar la mezcla, la col será menos o más agria. Puedes saber que ya está fermentada cuando veas burbujas por todo el frasco.
  •  

    * Imágenes: 1, 2, 7, 8) CC; 3) Nutritious Life; 4) Full of Plants; 5) Nutt; 6) What's Gaby Cooking; 8) Cultures for Health; 9) un_tal_bles; 10) Dr Axe

    PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
    Podría interesarte
    PUBLICIDAD
    PUBLICIDAD