La muerte, como el amor, es un fenómeno que ha intrigado a los seres humanos desde hace miles de años. Cada cultura abraza diferentes creencias que tejen explicaciones sobre lo que pasa al morir. Sin embargo, hay una constante, un ritual para procesar este evento: los funerales. Este comportamiento complejo también existe (de forma muy selecta) en el reino animal, los elefantes tal vez sean el mejor ejemplo. Pero, ¿qué hay de los funerales de insectos?

Un reciente video publicado por una residente de Minnesota, Estados Unidos, documenta imágenes nunca antes vistas de lo que parece ser un funeral de insectos. Los científicos aún no pueden explicar este comportamiento, pero las imágenes no dejan de ser conmovedoras y estéticamente complacientes. Un grupo de hormigas acomoda pétalos de flores de forma delicada; al centro yace la majestuosa forma de un abejorro muerto. 

Cualquier explicación que podamos darle a este video es sólo una hipótesis, pues nunca se había observado un comportamiento similar por parte de las hormigas. Pero la especulación es una fuente inagotable para la imaginación. Independientemente del significado real de este hecho, las imágenes retratan una comunalidad entre insectos que hemos descuidado en las relaciones humanas. 

También te puede interesar: Las abejas son declaradas el ser vivo más importante del planeta

Han surgido un par de explicaciones que buscan darle sentido a un evento que no entendemos, aunque tampoco terminan de ser muy convincentes o generar consenso entre la comunidad científica. 

 

Hipótesis sobre el funeral de insectos

Una teoría señala que tanto los abejorros como las hormigas liberan un compuesto llamado ácido oleico cuando mueren. Este compuesto permite que los insectos identifiquen cuando uno de los suyos ha muerto, para que pueda ser trasladado. Sin embargo, la forma de lidiar con la muerte es distinta entre hormigas y abejas. Las hormigas llevan a sus difuntos y los depositan sobre un montón de basura, mientras que las abejas arrojan los cuerpos. 

Siguiendo esa lógica, una de las explicaciones es que las hormigas pueden haberse topado con el cuerpo del abejorro mientras cargaban los pétalos, confundiéndolo con una hormiga muerta por liberar el mismo compuesto. Sin duda, este es un punto de partida para entender este funeral de insectos, aunque parece poco factible que las hormigas no puedan diferenciar entre el compuesto de ácido oleico liberado por sus colegas y el de otros insectos como las abejas. 

Otra hipótesis es que, más que un funeral de insectos, se trata de una estrategia por parte de las hormigas para sacar ventaja sobre otros depredadores. Los pétalos de rosa se podrían estar utilizando para enmascarar el olor del abejorro muerto, de tal manera que las hormigas lo puedan devorar a solas sin ningún tipo de competencia. El problema con esta hipótesis es que describe un comportamiento que tampoco se ha visto antes y que es bastante complejo. 

 

Un montaje humano

El abejorro pudo haberse muerto justo encima del hormiguero y las hormigas, confundidas por el abrupto rastro químico, arrojan por error los pétalos alrededor del abejorro que están transportando. Eso le explicó Mark Elgar, ecologista conductual, a ScienceAlert.

Elgar tiene otra teoría que es menos emocionante. Tal vez todo se trató de un montaje realizado por alguna persona. Es la hipótesis que menos nos llama la atención, pero si ese fuera el caso, agradecemos la delicadeza de estas imágenes que nos regalan un funeral de insectos.

Es posible que no tengamos una explicación nunca, y ello nos deja una sensación de intriga. ¿Tú crees que sea posible que los insectos hagan funerales?

 

Sigue leyendo: Los funerales verdes y el impacto ecológico del final de la vida