Por qué sentimos una explosiva atracción por aquello que nos da miedo

Nos fascina experimentar temor; por eso nos seducen los fuegos artificiales y la pirotecnia.

En lo primero que pensamos cuando vemos o escuchamos fuegos artificiales es en celebración: en la conmemoración de algún día especial, en el festejo de algún insólito evento, e incluso en el amor colectivo que simbolizan las luces de colores, las cuales adornan la bóveda celeste con tanto colorido como estrépito.

Pero, ¿acaso pensamos en miedo? No. Y sin embargo, generar dicha emoción es quizá lo que más nos atrae de la pirotecnia; porque los fuegos artificiales no nos encantan sólo por todo lo positivo que representan, sino porque nuestra psique los asocia con un momento de peligro latente.

Según Daniel Glaser, neurocientífico y director de Science Gallery London, es inevitable que las luces brillantes de los fuegos artificiales enciendan los sistemas de alerta del cerebro, los cuales se encuentran en la amígdala, una pequeña bola de nervios que detecta el miedo y nos pone en alerta ante las amenazas.

fuegos-artificiales-por-que-nos-gustan-pirotecnia-miedo

Primero las luces anticipan el peligro, y luego los pequeños estruendos que provocan los fuegos artificiales al estallar –mismos que están desfasados de la luz– terminan por activar la amígdala, lo cual genera a su vez una liberación de dopamina, el químico que regula la felicidad y el placer.

 

Pero, ¿qué sentido tiene que el miedo nos haga liberar dopamina?

Esto se debe a que el miedo que experimentamos al ver pirotecnia no se asemeja ni de cerca a una experiencia de terror, como si sucede, por ejemplo, con aquel miedo de cuando estamos ante algo desconocido o bajo riesgo de muerte en un contexto real. La psicología y la neurobiología han estudiado las interacciones clínicas, así como otros factores, y han concluido que la manera en la que experimentemos el miedo depende mucho del contexto.

fuegos-artificiales-por-que-nos-gustan-pirotecnia-miedo

Cuando la parte de nuestro cerebro que “piensa” le manda mensajes al cerebro “emocional”, podemos percibir que estamos en un lugar seguro, lo que hace que nuestro estado de alerta sobreexcitado cambie rápidamente a uno donde disfrutamos el miedo. Tal es el caso de nuestro miedo por los fuegos artificiales, que es un temor inducido y controlado y tiene que ver tanto con la luz y el sonido como con lo simbólico de presenciar que algo estalla en el cielo, a sabiendas de que no se trata de una amenaza bélica o algo por el estilo.

Como asegura Glaser, esto comprueba que los seres humanos siempre estamos ansiosos por vivir ligeras experiencias de miedo, como las que nos proporciona la expectación por los fuegos artificiales. Por eso también existen ciertas piezas musicales que nos fascinan, pese a ser de notas prolongadas y pasajes tensos que nos hacen sentir como si estuviésemos atrapados.

Todo esto demuestra que hay una ciencia detrás de todo lo que experimentamos, y que las emociones son tan complejas que es difícil resumirlas con una sola palabra. Así, al saber que detrás de una misma emoción –como el miedo– podrían estar cientos de otras percepciones y experiencias, no podemos dejar de preguntarnos cuánto no podríamos filosofar al respecto, y si esto no removería las bases mismas sobre las que hasta ahora se han sustentado nuestras creencias sobre la condición humana.



Así lucen las celdas en prisiones de todo el mundo (y las diferencias son abismales)

¿Cómo trata cada país a sus criminales?

En todo el mundo, más de 10 millones de personas habitan las prisiones: espacios donde, a decir del filósofo francés Michel Foucault, predominan técnicas que someten a los cuerpos y que están hechos para disciplinarnos como sociedad, más que para prevenir el delito de manera eficiente.

Pero como el propio Foucault pudo entrever, los sistemas penales han ostentado cambios masivos a lo largo de su existencia. En la actualidad la idea de prisión ya no se asocia tanto con el castigo, y ni siquiera con la “corrección”, sino con con el derecho humano a la readaptación o reinserción.  

En México, el sistema penitenciario tiene como objetivo, según la Constitución, la reinserción social a través del trabajo, la educación, la salud y el deporte. 

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

El problema es que la reinserción como objetivo es difícil de transpolar del papel a la realidad. Cada país trata de manera distinta a sus criminales, y ello se deja ver en el estado de sus respectivas prisiones, las cuales son muy desiguales, como demuestran las fotos de prisiones de todo el mundo recolectadas por Bored Panda y que te presentamos aquí.

Muchas de estas prisiones no alientan a la reinserción, y antes al contrario: pueden desencadenar malas conductas por las condiciones de sobrepoblación, hacinamiento, poca higiene y falta de espacios recreativos. Otras, no obstante, son ejemplo de cómo el trato humano por parte de las instituciones estatales puede prevalecer por sobre cualquier mala conducta individual, lo cual conduce a mayores índices de reinserción, como en el caso de las ya casi inexistentes prisiones holandesas.

Aranjuez, España

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Kampala, Uganda

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Horten, Noruega

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Cartagena, Colombia

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Halden, Noruega

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Onomichi, Japón

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Lothian, Escocia

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Sol-Iletsk, Rusia

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Génova, Suiza

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Ciudad Barrios, El Salvador

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Provincia Cebu, Filipinas

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Landsberg Am Lech, Alemania

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Santee, California

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Milburn, Nueva Zelanda

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Lilongwe, Malawi

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Arcahaie, Haiti

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Teheran, Irán

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Yvelines, Francia

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Ramla, Israel

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Bogotá, Colombia

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

La Paz, Bolivia

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Montreal, Canada

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Almoloya de Juárez, México

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Manaus, Brasil

 

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa



Modelo amamanta a su bebé en pasarela durante desfile y explota la polémica en Internet (VIDEO)

La súpermodelo Mara Martin generó gran polémica al dar pecho a su bebé durante un desfile en Miami.

A pesar de que cada vez más estudios advierten diversos beneficios de la lactancia materna, aún existen factores sociales, culturales y laborales que no la promueven o facilitan. Por eso pareciera importante que la revaluación de esta práctica sea cada vez más clara y explícita; y considerando lo anterior, manifestaciones como la de la Mara Martin, modelo de Sports Illustrated, tendrían que celebrarse.

Martin desfiló en la pasarela durante un evento en Miami Beach, dando pecho a su bebé. Para ella, se trató de “compartir este mensaje (pro lactancia) y desear que esta se normalice; además de mostrar al mundo que las mujeres podemos con todo”. Sin embargo, mientras hubo miles de voces que aplaudieron el gesto, otras tantas criticaron severamente la acción: desde comentarios misóginos, en esencia despreciables, hasta otros que advirtieron en el gesto un mecanismo de autopromoción e incluso hay quien la acusó de usar a su bebé como un accesorio.

mara-martin-modelo-pecho-bebe

Sin entrar a la discusión “interpretativa”, lo que nos interesa en este caso es enfatizar en la urgencia de que culturalmente volvamos a familiarizarnos con la escena de una mamá dando a pecho, que recordemos que en sí es un acto hermoso y absolutamente humano, y que diluyamos cualquier tabú alrededor de la lactancia materna. Y dicho esto, ya si Mara Martin hizo o no lo correcto pasa a un segundo plano y, por fortuna, al menos pone en la mesa la discusión. 

Si te interesa conocer más a detalle los mitos y verdades sobre la lactancia, te invitamos a leer esta nota de nuestras amigas de Mamá Natural.