Así de fácil puedes distinguir si la fruta y verdura que compras es transgénica u orgánica

Es mucho más fácil de lo que podrías creer, y haciéndolo te ahorrarás un coctel de transgénicos y pesticidas.

Las efectos de los transgénicos sobre la salud humana no son todavía del todo claros. Apenas dos generaciones han estado expuestas a esta ingeniería genética en los alimentos. Pero lo cierto es que la multinacional Monsanto comenzó a usar discrecionalmente esta tecnología, sin molestarse en verificar antes sus consecuencias.

frutas-organicas-transgenicas-como-distinguir-comprar

Aunque está comprobado que nuestro sistema digestivo descompone el ADN mutante de los transgénicos como si se tratase de cualquier otro alimento, lo cierto es que evitar consumir alimentos modificados es lo mejor que podemos hacer ante la incertidumbre que generan.

Además, lo que sí se sabe con certeza es el efecto nocivo que el herbicida de Monsanto, RounUp, tiene sobre la salud humana. Este herbicida, que provoca cáncer y malformaciones en recién nacidos, es usado sobre los cultivos cuyas semillas han sido modificadas para ser resistentes al glisofato. El objetivo es optimizar la producción y poder usar herbicidas y pesticidas a mansalva sin dañar los cultivos. Pero todo esto, otra vez, en detrimento de nuestra salud y del ambiente.

Otra buena razón para evitar los transgénicos es porque están poniendo en riesgo la diversidad natural de cultivos como el maíz, que en países como México es más que un alimento: es un cohesionador cultural. Por si fuera poco, el “monopolio” de los cultivos queda en manos de Monsanto y otras cinco empresas, lo que está desgastando los ciclos naturales y a las culturas que viven de la agricultura, así como atentando contra la soberanía alimentaria de naciones en vías de desarrollo.

Por eso esta vez te hablaremos de cómo eludir a toda costa las frutas transgénicas.

frutas-organicas-transgenicas-como-distinguir-comprar

Mark Lobo

La cuestión no es dejar de consumir frutas. Al contrario, porque se ha demostrado lo importantes que son sus aportes nutricionales para nuestra evolución. Pero si quieres obtener todos sus beneficios sin ningún efecto secundario de por medio, tienes que saber escogerlas.

Cómo leer el etiquetado de la fruta

De entre los alimentos, las frutas son las que más fácilmente podemos diferenciar entre orgánicas, modificadas o convencionales. Esto es gracias a las etiquetas que suelen estar pegadas en ellas y que a veces solo removamos sin siquiera echar un vistazo. Estas etiquetas han sido usadas desde 1990, y son una forma de hacer más fácil la clasificación de la fruta por precios. 

Por eso en inglés esta etiqueta se conoce como PLU Code: Price Look Up. Y se le llama “código” porque consta de 4 ó 5 dígitos que forman un sistema de clasificación más claro de lo que podrías creer. A través de él puedes saber cómo fue sembrado el producto, si fue rociado con herbicidas o pesticidas y si contiene preservativos.

frutas-organicas-transgenicas-como-distinguir-comprar

Es orgánica:

Cuando consta de 5 dígitos que comienzan con el número 9, el etiquetado de fruta querrá decir que tienes en tus manos una fruta 100% orgánica.

Es convencional:

Cuando el código consta de 4 dígitos, sin importar con qué numero comience, el etiquetado de fruta querrá decir que tienes en tus manos una fruta cultivada de manera convencional y que fue rociada con pesticidas químicos. Esto quiere decir que no es orgánica pero, en teoría, tampoco está modificada genéticamente. 

Es modificada genéticamente:

Cuando el código consta de 5 dígitos que comienzan con el número 8, el etiquetado de fruta querrá decir que tienes en tus manos una fruta modificada genéticamente, y que seguramente fue rociada con RoundUp y muchos otros productos tóxicos.

frutas-organicas-transgenicas-como-distinguir-comprar

Pero, ¿es éste sistema infalible? ¿Aplica en toda América Latina?

El problema con este etiquetado es que las multinacionales evitan ponérselo a sus cultivos propósito, a sabiendas de que los consumidores no queremos comprar alimentos modificados. Y como el etiquetado no es ninguna medida obligatoria sino meramente técnica, pueden hacerlo sin que nadie haga nada.

Por ello es mejor que evites también las frutas que están marcadas como “convencionales”, pues son éstas los que pueden ser “modificadas encubiertas”. En ese sentido es importante no comprar cultivos exportados que empiecen con el dígito 4. Porque en frutas como las manzanas, por ejemplo, casi siempre que se lee USA  su etiqueta empieza con el dígito 4 (es decir, rara vez son libres de transgénicos).

Así que mejor intenta comprar fruta orgánica nacional

La fruta en América Latina está etiquetada bajo las mismas reglas, ya que se trata de un sistema del mercado mundial. 

Aunque si por alguna razón es inevitable que compres la fruta de cultivo convencional (sea nacional o exportada) o incluso la fruta modificada genéticamente, es importante que sepas cuales frutas y verduras tienen menos pesticidas, para que en caso  te expongas lo menos posible a estos tóxicos químicos. Y ten en cuenta que siempre hay manera de remover los pesticidas de manera rápida y natural.



Obsesión por la imperfección: la moda de adquirir frutas y verduras “feas” para no desperdiciar

La apariencia de nuestros alimentos condiciona nuestras opciones de compra, pero también provoca un enorme desperdicio. ¿Qué podemos hacer al respecto?

Una tercera parte de los alimentos que se producen para consumo humano a nivel global terminan diariamente en la basura. Traducido a cifras concretas, esto da como resultado 1.3 millones de toneladas de alimentos desperdiciados cada año.

Más de un 50% de estos alimentos desechados son frutas, verduras, hortalizas y tubérculos que han perdido su apariencia “fresca” y se quedan en los mercados y anaqueles.

La mayoría de los alimentos que terminan en los tiraderos se encuentran aún en buen estado, a pesar de no cumplir con los parámetros estéticos, cada día más exigentes, sobre todo cuando se compite con cultivos genéticamente modificados para mejorar su apariencia.

Una solución a ese problema es Imperfect Produce, un movimiento que comercializa frutas y vegetales que no lucen igual de apetitosos pero que sí son igual de nutritivos. Imperfect Produce entrega a domicilio cajas de productos del campo que no pasan el control de calidad estético de los minoristas, pero que se encuentran en perfectas condiciones para su consumo a un precio más bajo del habitual.

fruta verdura fea cero desperdicio-comida-imperfect produce

Esta iniciativa comienza a replicarse en otros países como España con el movimiento llamado Los espigadores.

Sin embargo, Imperfect Produce no está exento de críticas, pues cada día se comercializan más toneladas de vegetales “feos” en buen estado que antes podían ser obtenidos de manera gratuita por personas y familias precarizadas, lo cual da pie a lo que ha sido llamado la gentrificación de la segunda mano.

fruta verdura fea cero desperdicio-comida-imperfect produce

¿En qué medida es importante para ti la apariencia de las frutas y verduras que consumes? Cuéntanos en los comentarios.

fruta verdura fea cero desperdicio-comida-imperfect produce



¿Cuáles son las frutas y verduras con más y menos pesticidas?

Poniendo en práctica algunos hacks, puedes evitar el consumo de pesticidas sin dejar de consumir frutas y verduras.

No hay nada más inocente a simple vista que una fruta o una verdura. Incluso, muchas de ellas gozan de una belleza particular, con formas impredecibles y colores plenamente hipnotizantes.

Pero estos alimentos no sólo son visualmente estimulantes: añadirlos a la dieta es una manera de deleitar el paladar sin padecer las graves consecuencias que otros alimentos, como los procesados, pueden tener para la salud. Al contrario: consumir frutas y verduras le aporta vitaminas, minerales y fibra a nuestro cuerpo, y ayuda a rehidratarlo. No obstante, hay un pequeño problema: los pesticidas. Todos los cultivos los tienen. Pero hay frutas y verduras con más pesticidas que otras.

 

¿Por qué las frutas y verduras tienen pesticidas?

Los pesticidas son necesarios para evitar las plagas que, según la Food and Alimentation Organization (FAO), afectan entre un 25 y un 35% de la cosecha mundial. El problema es que los químicos de los pesticidas se adhieren a las frutas y verduras que comemos e, ingeridos en grandes cantidades, pueden ser muy dañinos para la salud. Dependiendo la dosis que consumamos podemos presentar una intoxicación crónica, que produce irritación de piel y mucosas, o alteraciones del sistema hormonal o nervioso.

frutas-verduras-mas-pesticidas-cuales-son-lista

El problema es que no sólo las frutas y verduras contienen pesticidas; también los cereales y los productos animales, ya que tanto los cereales como los forrajes de los que se alimenta el ganado son cultivos sobre los cuales se utilizan químicos.

Pero no todo está perdido: lo importante de saber qué frutas y verduras tienen más pesticidas es que podemos tomar el problema en nuestras manos. Aquí te mostramos una lista elaborada por el Environmental Working Group (EWG), que año con año realiza este pertinente listado (y que tiene buenas noticias… ¡el aguacate es el alimento con menos pesticidas!).

 

Frutas y verduras con más pesticidas: la docena contaminada 

frutas-verduras-mas-pesticidas-cuales-son-lista

  1. Fresa

  2. Espinaca

  3. Nectarina

  4. Manzana

  5. Uva

  6. Durazno

  7. Cereza

  8. Pera

  9. Tomate

  10. Apio

  11. Papa

  12. Pimiento morrón

 

Frutas y verduras con menos pesticidas: las 15 limpias

frutas-verduras-mas-pesticidas-cuales-son-lista

  1. Aguacate

  2. Maíz dulce

  3. Piña

  4. Col

  5. Cebolla

  6. Chícharo congelado

  7. Papaya

  8. Espárrago

  9. Mango

  10. Berenjena

  11. Melón gota de miel

  12. Kiwi

  13. Melón cantalupo

  14. Coliflor

  15. Brócoli

 

Una guía práctica para consumir menos pesticidas en frutas y verduras

frutas-verduras-mas-pesticidas-cuales-son-lista

Es importante notar que, si bien no es una opción dejar de consumir frutas y verduras, podemos hacerlo conscientes de la cantidad de pesticidas que tienen para limitar el consumo de éstos lo más posible. Por supuesto, a ello hay que agregar buenos hábitos.

Lavar las frutas y verduras es un must, ya sea que las comamos crudas o cocidas.

De hecho, un estudio reciente demostró que lavarlas con bicarbonato de sodio es una mejor solución contra los pesticidas que el cloro. Sólo debes sumergir las frutas y verduras en una solución de bicarbonato y agua durante 15 minutos, para dejarlas lo más libres de pesticidas.

Ocasionalmente, podemos también pelar las frutas y verduras.

La papa o la zanahoria, por ejemplo, o frutas como la manzana. También se recomienda no consumir las hojas exteriores de lechugas u otras hortalizas. Lo bueno es que nada de esto tienes que desecharlo: puedes usarlo para hacer composta fácilmente.

También es de vital importancia consumir productos orgánicos.

Además de evitar pesticidas, nos libramos de semillas genéticamente modificadas, que son de las que más se usan en los cultivos de Estados Unidos (cuya fruta llega en grandes cantidades a países como México).

En ese sentido, optar por consumir local es lo mejor.

Por ejemplo, en México puedes optar por las manzanas cultivadas en Chihuahua, en vez de la famosa manzana Washington que ha invadido el mercado en este país, y que a juzgar por la lista de EWG contiene muchos pesticidas.

O incluso, consumir nuestros propios cultivos.

Tener tu propio huerto urbano es más fácil de lo que crees. Y existe una cantidad de cultivos que son muy fáciles de mantener y que podemos tener en casa. ¿Lo mejor? No tienes que usar pesticidas: puedes hacer tus propios insecticidas caseros.

 

Con estos hacks y evitando el consumo excesivo de cereales o productos de origen animal, puedes bajar drásticamente el consmo de pesticidas. Sin duda, tu cuerpo te lo agradecerá.

 

* Imágenes: Portada y 2) Brock Davis; 3) Paul Fuentes; 4 y 5) Lizzie Darden