¿Trabajas en la sala de tu casa o en el cubículo de una oficina? Probablemente te preguntas cómo sería tu vida laboral si estuvieras del otro lado. Por una parte, los trabajadores freelance pueden organizar sus horas laborales con mayor flexibilidad, a costa de sacrificar los beneficios y prestaciones de un empleo fijo de oficina. Por otro lado, los trabajadores de oficina ven cómo día a día estas prestaciones se recortan mientras cumplen cuotas presenciales que no impactan necesariamente en la productividad de sus empresas.

Una nueva investigación publicada por la Escuela Superior de Economía de la Universidad Nacional de Investigación de Rusia explica cómo los trabajadores independientes o freelance quedan “atrapados en un horario flexible”. 

Denis Strebkov y Andrey Shevchuk utilizaron información de unas encuestas realizadas en línea a trabajadores independientes que recabaron datos de casi 13,000 trabajadores rusos. Al analizarlas, se dieron cuenta de que, en promedio, los freelance trabajan muchas más horas en horarios no estándar que sus homólogos de oficina. Mientras la semana laboral promedio de Rusia, al igual que la de otros países, es de aproximadamente 40 horas (de lunes a viernes), casi la mitad de los trabajadores independientes trabajan más de 45 horas a la semana.

El 27% de los encuestados afirmó que trabaja hasta 60 horas semanales. Sólo un 10% de los encuestados señaló que no trabaja por las tardes y las noches, y un 2% seguró que no trabaja durante los fines de semana ni en los días festivos (mientras que el 34% de los empleados de tiempo completo sí lo hacen).

Esto quiere decir que además de los horarios regulares de trabajo, los trabajadores freelance están disponibles por las tardes, noches, fines de semana y días festivos, mientras que los trabajadores de oficina descansan (¿pero en realidad descansan?).

 

Bienvenidxs a la sociedad del cansancio

En su libro La sociedad del cansancio, el filósofo surcoreano Byung-Chul Han afirma que los trabajadores de nuestra época ya no sirven solamente a un jefe o a una compañía con quien podrían negociar sus condiciones laborales. La trampa de “ser tu propio jefe” nos lleva a ser jefes particularmente crueles con nosotros mismos.

byung-chul-han-cansancio
Byung-Chul Han, autor de “La sociedad del cansancio”

En palabras de Han

Ahora uno se explota a sí mismo figurándose que se está realizando; es la pérfida lógica del neoliberalismo que culmina en el síndrome del trabajador quemado (burnout).

Según la investigación rusa mencionada, esto se traduce en el hecho de que el 45% de los trabajadores independientes están satisfechos con la división entre su vida laboral y personal. Esta tasa de satisfacción disminuye si el trabajador debe estar disponible durante los fines de semana o durante las noches. El biorritmo y los ciclos circadianos (los horarios en que despertamos, dormimos y descansamos) se ven fuertemente afectados por el desequilibrio entre trabajo y ocio. De acuerdo con el estudio, la edad en la que se resienten más los efectos negativos del trabajo freelance es a los 38 años. De igual modo, la satisfacción laboral disminuye dramáticamente cuando se trabaja más de 87 horas a la semana.

Existen propuestas legislativas en Estados Unidos que buscan que, como una medida de protección, todos los patrones contraten a sus trabajadores, incluso a los eventuales. El problema de esto puede ejemplificarse con la situación de los músicos de estudio. Digamos que una corista o un guitarrista recibe una llamada para participar en una sesión de grabación por la que recibirá $20 al final del día. Si el dueño del estudio debe contratar por ley a esta persona, probablemente termine utilizando sampleos o pistas grabadas en lugar de contratar a un músico real por el que tendrá que pagar impuestos. Muchas otras industrias presentan dilemas similares.

 

¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar?

Las conclusiones del estudio (esperables, por otro lado) sobre trabajadores independientes en Rusia indican que el trabajo en horarios irregulares o no estándar “conduce a un deterioro en el equilibrio entre el trabajo y la vida de los trabajadores independientes”.

Las mujeres, las personas casadas y los trabajadores freelance con hijos pequeños son quienes resienten más este desequilibrio entre la vida laboral y personal. Igualmente, aquellos que combinan un empleo de tiempo completo con uno o más trabajos freelance.

Los ciclos circadianos se ven afectados directamente por la enorme disponibilidad de los trabajadores independientes

Y es que las condiciones de la economía y el trabajo han cambiado radicalmente en las últimas décadas. No se trata únicamente de la prevalencia del Internet como el gran mercado de oportunidades globales, sino del hecho de que las fuentes de trabajo mismas se han descentralizado.

Mientras que los baby boomers podían trabajar en un mismo empleo (que era suficiente para satisfacer sus necesidades económicas durante 40 años) para luego jubilarse con una pensión, incluso los trabajadores de planta de nuestros días trabajan en proyectos temporales y cíclicos, con fechas de entrega exigentes y a menudo en varios proyectos a la vez.

Ello, sin contar con el hecho de que el trabajo no es (ni debería ser) la única ocupación de las personas. El trabajo independiente parece buena idea para un estudiante que pasa sus mañanas en la escuela, excepto si debe hacer juntas virtuales de madrugada con clientes al otro lado del mundo. ¿Y qué hay del tiempo de crianza o del tiempo de ocio (que suele asimilarse a actividades de consumo, es decir, actividades productivas)?

En un marco laboral de mínimas prestaciones y máxima competencia, los trabajadores y trabajadoras deben decidir si explotarse a sí mismos es más rentable que esperar mejores oportunidades que, probablemente, han quedado en el pasado.

Irónicamente, los investigadores concluyeron que el autoempleo y el trabajo independiente consumen mucho más tiempo de la vida que los trabajos de planta, por lo que recomiendan tener siempre en cuenta el equilibrio entre la vida laboral y personal, así como las ventajas y desventajas de cada tipo de trabajo.