Haarkon: paseos por invernaderos y una invitación a (re)conectar con tu vitalidad

Este precioso proyecto digital (y visual) inspirará en ti nuevos ritmos para vibrar la existencia.

Invernaderos de cristal, aventuras de relajación y mucha calma natural: en suma, un ritmo completamente distinto. Eso es lo que nos comparten India y Magnus, una pareja de fotógrafos radicados en la ciudad de Sheffield, Inglaterra; juntos crearon Haarkon, un blog que, lejos de limitarse al mundo digital, es un complejo orgánico cuya exploración resulta obligatoria.

fotografias invernaderos espacios verdes-vida-verde vajes-haarkon

Haarkon se siente casi como un modo de vida: viajes a lo largo de Europa y otros lugares del mundo a un paso completamente distinto, descubriendo los rincones y vericuetos verdes de cada comunidad y ciudad que visitan; preciosas fotografías de espacios frescos, verdes y agradables que comparten a través de su cuenta de Instagram, y por supuesto, su proyecto de invernaderos de cristal…

fotografias invernaderos espacios verdes-vida-verde vajes-haarkon

Este último es tal vez el proyecto más idílico de la pareja inglesa. Se trata de una colección de invernaderos de cristal que han adquirido en sus experiencias de viaje, finamente capturados en hermosas fotografías; espacios oníricos repletos de la más hermosa y diversa botánica. Además de ser visualmente impactante, estas fotografías han sido reunidas en un libro, y ofrecen una serie de ensayos fotográficos en torno a un contenido como probablemente no hay otro igual.

A menudo los lugares no promueven sus invernaderos y no mucho es dicho sobre ellos […] ¡No podríamos imaginarnos tener algo tan hermoso en nuestro jardín y no gritar desde los techos que ahí está!

fotografias invernaderos espacios verdes-vida-verde vajes-haarkon

Harkoon es además un aprendizaje que se lleva a la par con el de India y Magnus, quienes poco a poco han ido nutriendo su estilo de vida con la sabiduría minimalista del Slow Living, así como con una genuina curiosidad por la botánica y el mundo de las plantas. No es que siempre supieran al respecto, como mencionaron en una entrevista para MBG:

Cuando llevamos nuestra primera planta a casa, era meramente por la estética, pero caímos en cuenta de que teníamos que procurar su vida para que mantuviera su belleza, así que nos pusimos a leer y comenzamos a reaccionar a lo que la propia planta nos decía.

fotografias invernaderos espacios verdes-vida-verde vajes-haarkon

Sin duda, lo más radiante de este proyecto es que es en sí mismo un todo orgánico en el cual se refleja visualmente la filosofía de sus creadores, pero también un aprendizaje que se va construyendo sobre una marcha de paso tranquilo. Te invitamos a conocer y visitar su sitio web, y a que empapes tu día de frescura.

 

 

🌱🏢➕🌿 #HaarkonGreenhouseTour

Una publicación compartida de Haarkon / India & Magnus (@haarkon_) el

 

John at @claptontram sure knows a thing or to about how to display a plant 😁🙌🏼🌿

Una publicación compartida de Haarkon / India & Magnus (@haarkon_) el

 

Nature is always boss. 💪🏼🌿 #HaarkonGreenhouseTour

Una publicación compartida de Haarkon / India & Magnus (@haarkon_) el

 

Síguelos también en Instagram y Facebook.



Slow living: evolucionando la calidad de vida con sencillos hábitos

La vida es un vértigo que necesita de ritmos lentos y pausas más prolongadas para poder disfrutar de sus más ínfimos detalles.

Detenerse un momento. Observar y no sólo mirar. Escuchar y no sólo oír. Inhalar profundo y percibir los aromas, descifrando todo lo que nos rodea: a nuestra ajetreada vida le hacen falta estos ritmos.

El slow living es un movimiento que supo captar la delicia detrás de la lentitud, convirtiéndola en un modo de vivir que ha encontrado muchos entusiastas en todo el mundo, antes asolados por la idea de que la vida contemporánea parece sólo ir en fast track, sin pausas ni mediaciones. Ante este vértigo, el slow living propone lo opuesto para reconectarnos con nuestras capacidades cognitivas, nuestra sensibilidad e incluso nuestras tradiciones.

slow-living-movimiento-vivir-lento-beneficios

A paso lento…

Todo empezó en 1986 con el movimiento slow food en Italia, antes llamado Arcigola, que fue creciendo lentamente, hasta tener en la actualidad más de 100 mil miembros en 132 países. A esta iniciativa se fueron sumando otros elementos que han hecho de la lentitud una característica revalorada en muchos campos de la vida, que hizo eco en miles de personas y que sin duda tiene mucho que aportar en la construcción colectiva de un mundo diferente (y mucho más pausado).

El slow living propone un consumo sin impacto, preferentemente orgánico, local y no procesado. Es una revolución de la lentitud, una “batalla épica”, según la define su fundador, Carlos Petrini. Este profesional gourmet vio entrar con recelo la vorágine del boom económico en Italia tras la segunda guerra mundial. Sabía que los cambios económicos ocasionarían la aceleración de la vida en la barroca Italia, muchas de cuyas localidades seguían siendo virtualmente idénticas a como eran siglos atrás.

Cuando Petrini supo de la apertura, en 1986, del primer McDonald’s en Italia, se convenció de que había que tomar acciones para defender las tradiciones italianas. Más aún, defender lo sustentable y local tenía que ser más que un pasatiempo, sobre todo tras la muerte por intoxicación de 19 personas que tomaron un vino barato adulterado.

slow-living-movimiento-vivir-lento-beneficios

Con el tiempo, este movimiento fue ampliando sus horizontes hasta convertirse en slow living: una propuesta integral para cambiar por completo los ritmos con los que habitamos el mundo (que, lamentablemente, asemejan más a los de una fábrica o los de Wall Street que a los de la naturaleza o nuestros antepasados).

Para Petrini, las generaciones futuras que hereden este movimiento deben luchar por regresar a la pequeña escala, lo hecho a mano, la distribución local, y un cúmulo de cosas que suenan como un plan de emergencia perfecto ante las crisis sociales, económicas y ambientales que enfrentamos, que nos están llevando directo al colapso mundial a una velocidad asombrosa.

Aquí te dejamos unos pequeños hakcs para que pongas en práctica el slow living paso a paso…

Haz de cada rutina un ritual

slow-living-movimiento-vivir-lento-beneficios

Un café, preparar las comidas, limpiar la casa, hacer la cama, pasear al perro: todo puede ser más que un hábito rutinario y convertirse en un ritual de relajación y limpieza mental (lo cual es precisamente lo que recomienda la filosofía zen).

 

Detente a comer

slow-living-movimiento-vivir-lento-beneficios

Siéntate en una mesa o donde quiera que puedas comer con tranquilidad y comodidad. Aleja cualquier distractor y disfruta tu comida: saboréala, mírala, mastícala lentamente. Y trata de comer acompañado y hacer sobremesas placenteras.

 

Ralentiza el paso

slow-living-movimiento-vivir-lento-beneficios

Vayas a donde vayas, no lo hagas corriendo o con prisa. Intenta que tus horarios te permitan ir a un paso relajado y que no te obliguen a tomar algún transporte a los lugares a los que podrías ir a pie. Si tu trabajo o escuela queda muy lejos, intenta desplazarte cuando no hay tráfico y aprovecha las horas libres para hacer otras actividades de manera relajada, como meditar o leer.

 

Evita ver televisión o navegar en redes sociales

slow-living-movimiento-vivir-lento-beneficios

Netflix y YouTube son tentadores, y parecen momentos de relajación. Pero le quitan muchas horas a tu día, que podrías usar para poder hacer tus ocupaciones más relajadamente o, sencillamente, para contemplar el cielo o la vista desde la ventana.

 

Cultiva tu comida

slow-living-movimiento-vivir-lento-beneficios

La filosofía del slow living es consumir local y orgánico: ¿qué más local y orgánico que algo cultivado por ti? Puedes intentar cultivando tus alimentos, por ejemplo, lo que también requerirá que hagas un poco de composta. Esto te hará apreciar más lo que comes y promoverá tus hábitos de slow living.

 

* Imágenes: Haarkon



Las oficinas del futuro podrían ser altos e inspiradores espacios verdes

Proyecto Organic Grid+, un lugar donde las paredes, escritorios y salas de juntas estarán adaptadas al cuidado y mantenimiento de huertos urbanos.

En la última década ha surgido un movimiento enfocado en el bienestar humano para optimizar el desempeño laboral. Esto ha influenciado en el diseño de interiores de la oficina, las horas máximas de trabajo en la oficina, el espacio de los cubículos, la posibilidad de hacer home office trabajando a horas anormales, entre otros.

Por ello, tras una investigación rigurosa acerca de los beneficios de las plantas, los diseñadores de interiores Sean Cassidy y Joe Wilson decidieron renovar la manera de trabajar mientras se convive con la naturaleza.

Esta pareja ambicionó un futuro donde el área de trabajo permitiera conscientizarse de la salud y el medio ambiente. De modo que presentaron el proyecto Organic Grid+, un lugar donde las paredes, escritorios y salas de juntas estarán adaptadas al cuidado y mantenimiento de huertos urbanos.

El objetivo de este diseño es motivar a los empleados a formar parte de este movimiento verde, reducir el estrés de las obligaciones laborales, así como disminuir el uso de electricidad. Sin mencionar, la posibilidad de gozar de una vista relajante.

Así que, ¿por qué no empezar a integrar a esta fuente de vida en nuestras fuentes de ingresos?