El mundo adquiere otra dimensión cuando se le contempla desde las alturas. No poder ver sus detalles, como cuando lo recorremos a pie, nos invita a imaginar todo lo que allá abajo está ocurriendo.

Por suerte, no necesitamos viajar en avión para experimentar las sensaciones que producen los territorios en su abstracción, ni para poder contemplar el arte que éstos son en sí mismos. Apasionados de las fotografías aéreas, como Stas Bartnikas, nos dan la oportunidad de conocer ese otro mundo que es el de las alturas.

Bartnikas llama a sus capturas “aero-arte”, y éstas van desde lo más abstracto hasta los paisajes más preciosos y lo urbano más inédito. Todas sus fotografías áreas demuestran cuán fotogénicos son todos los territorios. Pero además, nos permiten pensar al mundo desde otra perspectiva. Una, además, muy humana, pues las fotografías de Bartnikas no son hechas con drones, sino que son tomadas con cámara en mano.

Y él dice que fotografiar a la Tierra en su abstracción es como “fotografiar retratos humanos”, porque cada retrato es único y transmite su propio mensaje. Así lo dijo a My Modern Met:

Es lo mismo con mis imágenes. Seguido veo rostros en mis fotografías. Les llamo “rostros de la Tierra”.

Aquí están los “rostros de la Tierra”: fotografías aéreas que difícilmente olvidarás

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas