Guía para tomar la fotografía perfecta de la luna con tu teléfono

Aquí te damos algunos hacks para fotografiar a la luna sin que se vea brumosa y diminuta.

La luna es de los cuerpos celestes que más nos embrujan. Eternizarla en una fotografía es algo que a todos se nos ha ocurrido –y seguramente, todos hemos intentado–, pero la mayoría fracasamos. Comparado a la belleza inusitada de la luna, nuestro intento de fotografía no hace sino rebajarla a una especie de faro difuso e inapreciable.

Pero tomar una fotografía perfecta de la luna, donde luzca nítida y se aprecien sus detalles, es posible: incluso con el celular.

fotografiar-luna-con-celular-como-tomar-foto-luna

No es tan fácil como tomar otras fotografías, digamos, más “terrenales”. Pero los resultados son sumamente satisfactorios. Además, saber cómo fotografiar la luna con tu celular te servirá para retratarla en sus mejores momentos: aquellos donde se viste de rojo –la luna de sangre– o de intenso azul –la superluna–, o sencillamente cuando está boyante en el plenilunio; fenómenos que suceden varias veces al año y de los cuales aún nos esperan algunos en este 2018, incluido el eclipse más largo del siglo.

Pero empecemos con estos hacks para fotografiar a nuestro fascinante satélite con nuestro celular.

 

Lo que tienes que saber

Los celulares no están hechos para tomar fotos astrales (ni siquiera el iPhone de última generación). El lente es demasiado grande, el zoom ocasiona demasiado ruido y el obturador tiene pocas posibilidades para modificar la entrada de luz.

No obstante, si planeas bien tu toma, puedes tomar una fotografía que le haga justicia a la belleza natural de la luna.

fotografiar-luna-con-celular-como-tomar-foto-luna

 

1. Planeando la toma

Debes saber que el mejor momento para fotografiar la luna es cuando apenas se esté elevando en el horizonte; así evitarás que esté demasiado brillante. Paralelamente, se debe reducir la luminosidad de la imagen, así como el nivel de exposición a -1 o 1- EV. La fotografía no saldrá trepidada –lo que suele pasar en fotos oscuras– pues la luna dará la suficiente luz como para evitar eso.

Asegúrate de enfocar la luna y sujetar firmemente el celular. Así obtendrás, como mínimo, una imagen en la que se puedan ver algunos detalles de la superficie.

Aditamentos

Puedes también conseguir algunos aditamentos para tu celular. Existen, por ejemplo, lentes de cámara que realmente convierten a tu celular en toda una cámara profesional. Son pequeños y muy prácticos, como puedes ver en el siguiente video:

También hay trípodes para celular, que pueden servir para mantener fija la cámara y ya no preocuparte por arruinar la fotografía con tu propio pulso. Genial, ¿no? Además, así podrás hacer increíbles time-lapses.

fotografiar-luna-con-celular-como-tomar-foto-luna

Un gran hack: usar un telescopio

Sólo tienes que asegurarte de que no se filtre luz entre el telescopio y la cámara, para lo cual puedes usar tu mano izquierda mientras tomas la fotografía con la derecha. Si sales a algún lugar con poca contaminación lumínica, la toma puede salir aún mejor. Y lo mejor es que así no necesariamente tienes que atenerte a que la luna esté saliendo apenas por el horizonte, sino que la podrás fotografiar en cualquier momento de la noche con buenos resultados.

 

2. Apps

Existen varias apps que pueden ser de mucha ayuda en tu misión de tomar la fotografía perfecta de la luna con tu celular:

PhotoPills (disponible tanto para iPhone como para Android) te dará muchas herramientas que facilitarán la planificación y toma de fotografías de la luna. Igualmente, te servirá para otras fotografías estelares, pues te permite visualizar cualquier astro y te da información de todo lo que necesites saber sobre ellos (mejores horas, fases, eventos astronómicos). Incluso puede ayudarte a planificar y calcular paramétros para que, con un trípode, captes un fenomenal time-lapse.

Manual (para iPhone) y Camera FV-5 (para Android) te permiten modificar más aspectos del setting de tu cámara que las aplicaciones de fábrica.

fotografiar-luna-con-celular-como-tomar-foto-luna

Night Camera Lite (para iPhone) y Night Camera (para Android) te permitirán tomar mejores fotos nocturnas.

Otra app increíble es Hydra (aunque sólo está disponible para iPhone). Te ayudará a reducir el “ruido”, a incrementar la resolución y, por lo tanto, a poder usar el zoom sin preocuparte porque estropeé tu fotografía.

 

3. Edición

Por último, puedes editar tus mejores fotografías de la luna sin mucha complicación mediante aplicaciones como Lightroom. A casi todas les vendrá bien hacer un balance de color, para evitar que un color domine –por ejemplo, el rojo, al intentar tomar un eclipse–.

Así tendrás la mejor foto de la luna, lista para presumirla en Instagram o cualquier red social.

 

* Imágenes: 1) RideApart; 2) Burrito Justice; 3) Getty Images; 4) DMTrends



Concebir la energía eléctrica como derecho humano: una lección indígena

En Bolivia la energía eléctrica ya no es un servicio, sino un bien común al que todos podrán acceder.

Para los aymaras ­–la principal comunidad indígena de Bolivia– existe una relación profunda entre el mundo invisible y el mundo visible. Al primero le llaman ukhu pacha y al segundo kay pacha. La energía pertenece al mundo invisible e intangible, al ukhu pacha, y es el alimento del espíritu, o ayju. Este mundo invisible, donde se mueven las fuerzas energéticas, está lleno de poderosos simbolismos, y es el que provee de un equilibrio las relaciones entre las comunidades y la naturaleza, propias del mundo visible o kay pacha.

Esta rica cosmovisión ancestral es la que está moldeando toda una nación. Porque Bolivia es hoy un país dirigido en su mayoría por indígenas, los cuales se han adaptado de maneras muy resilientes y originales a las dinámicas de la vida contemporánea, sin dejarse absorber por nociones incompatibles con sus creencias.

energia-electrica-derecho-humano-bolivia

Así, las concepciones religiosas, éticas y productivas de los indígenas bolivianos están transformando muchas nociones. Incluso están redefiniendo la manera como nos relacionamos con “servicios” como la energía eléctrica.

Porque los pueblos indígenas en Bolivia han hablado: la energía eléctrica debe ser un derecho humano y formar parte del buen vivir.

Desde el 2009 existe una nueva constitución en el país andino, la cual fue el resultado de un largo proceso constituyente en el cual la sociedad se vio realmente representada. En la nueva constitución del Estado Plurinacional se estableció a la energía eléctrica, junto con otros servicios básicos, como un derecho humano.

Pero esto ha pasado de la tinta a ser una realidad concreta: los costos del bien común energético han bajado tanto que la tarifa eléctrica en Bolivia es la más baja de Sudamérica.

Y es que desde el 2006 –y tras algunas dificultades técnicas– se implementó la Tarifa Dignidad: un decreto que logró que sectores marginados –sobre todo rurales– pudiesen acceder a un consumo eléctrico de 70 kWh por casi la mitad de la tarifa que se había mantenido hasta entonces. Es decir: más energía a menor precio. Desde entonces la cobertura ha crecido un 20%, pues en 2005 ésta alcanzaba sólo al 70% de la población.

energia-electrica-derecho-humano-bolivia

Ahora, 90% de los bolivianos cuentan con energía eléctrica.

Y se prevé que para el 2025 el 100% de la población cuente con el bien común eléctrico.

Aún hace falta incrementar la producción de megavatios sin que eso implique subir los costos, así como fomentar que la energía eléctrica no dependa de ninguna fuerza económica, de manera tal que no se vea afectada por ninguna crisis. Por eso, otro objetivo será diversificar la matriz energética, pasando de la producción de energías subterráneas –a base de carbón– y de termoeléctricas, a energías sustentables como las eólicas y solares; esto como parte de una agenda que priorizará también el combate a la crisis climática.

Esto es expresión, una vez más, de una cosmovisión milenaria: porque para los aymaras la tecnología tiene que ser más orgánica, siguiendo los ritmos de la naturaleza y no de la eficiencia económica

La ONU reconoció a Bolivia como país líder en inversión en energía eólica.

Se espera que para el 2030 el 80% de la energía provenga de fuentes renovables.

energia-electrica-derecho-humano-bolivia

La radical lección de los indígenas bolivianos es que la energía no puede ser una mercancía, y ni siquiera sólo un subsidio, como han insistido las economías neoliberales. Se ha comprobado que algo tan fundamental como la energía eléctrica no puede dejarse en manos del azar –o en términos técnicos, de los flujos del precio y la demanda–, sino que debe ser gestionado por el Estado y la sociedad.

Es así que la energía tiene que considerarse un bien común y un derecho al que todos deben tener acceso. Porque la nuestra es una cultura de la energía desde tiempos inmemoriales. Y en la actualidad, es gracias a su forma eléctrica qur hemos podido reproducir nuestra existencia con una facilidad extraordinaria, cambiando nuestra forma de trabajar, de alimentarnos e incluso acelerando el aprendizaje colectivo a través de la tecnología.

Y a algo así no se le puede poner precio. No se puede comerciar con la energía eléctrica, pues al hacerlo estamos comerciando con la necesidad de la gente. Porque hoy, quien no cuenta con acceso a la energía eléctrica se vuelve una especie de exiliado de la sociedad: a quien se le niega la energía eléctrica se le está marginado e incluso violentado, colocándosele en desventaja frente a otros.

Por eso, y una vez más con su ejemplo vivo, los pueblos indígenas están iluminando el camino hacia la sociedad del futuro.

Sandra Vanina Greenham Celis
Autor: Sandra Vanina Greenham Celis
Colaboradora del proyecto político Colectivo Ratio. Le gusta potenciar la depresión en su psique consumiendo productos culturales de las postrimerías del siglo XX. Cree teleologicamente en el arribo de la humanidad al comunismo.


Viaje lunar: preciosas imágenes de la luna musicalizadas con Debussy (Video)

Jamás has recorrido la luna tan deliciosamente como con este video musicalizado.

Durante milenios, los seres humanos no nos hemos cansado de contemplar la luna –también la soñamos, la deliramos y la sentimos–. Pero incluso habiendo visto muchas imágenes astronómicas de este cuerpo y habiendo experimentado tu dosis humana de contemplación lunar, difícilmente habrás tenido mejor oportunidad de observarla de cerca, y de forma tan exquisita, como en este video.  

Gracias a la revista Aeon, encontramos este video creado por el Scientific Visualization Studio (Estudio de Visualización Científica) de la NASA y que se presentó en la celebración del 60 aniversario de la agencia aeroespacial. Las imágenes, que tienen una acariciable nitidez, y la música (“Claro de luna”, de Claude Debussy), se conjugan para ofrecer una especie de exquisito masaje audiovisual.

Y tú ¿hace cuánto que no acaricias la luna?