Esto es lo que pasa cuando nos dicen que somos hermosos (Fotografía)

Caras de todo el mundo componen este álbum de fotografías donde unas cuantas palabras hacen toda la diferencia.

La belleza es una noción ligada a numerosos aspectos de nuestra existencia. Sin ella –se puede asegurar sin vacilación– la vida no valdría la pena de ser vivida. Pero la belleza no es algo que nos es dado, sino que podemos cultivarla en nosotros y exteriorizarla de forma luminosa.

A veces olvidamos eso, y nos sumimos en otros pensamientos. Creemos que no somos bellos, o vemos la belleza en lugares donde no deberíamos buscarla. Y eso cambia la expresión del rostro, la postura del cuerpo y algunos dicen que incluso nuestra aura.

Mehmet Genç, un fotógrafo turco mejor conocido como Rotasiz Seyyah (nómada sin ruta), se preguntó qué pasaría si las personas escucharan que son bellas, de manera espontánea y honesta. Este fotógrafo itinerante realizó un proyecto literalmente bello para descubrirlo: recorrió diversas comunidades del mundo para retratar a gente antes y después de decirles “Eres muy hermoso.

El resultado es cautivador y tierno hasta lo indecible: precisamente sólo la fotografía puede capturar esos instantes de magia, cuando unas pocas palabras son como un conjuro de felicidad. Es algo que todos necesitamos oír y que debemos aprender a expresar cotidianamente: eres muy bello, soy muy bello. Son palabras necesarias sobre todo cuando vivimos en una sociedad donde es más común escuchar apelativos negativos que positivos, los cuales suelen ser motivados por el aspecto físico y no interno o espiritual de las personas.

La belleza nos rodea. Sólo necesitamos expresarla –y cultivarla– de manera cotidiana, espontánea y sincera, como demuestran estos retratos.

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos



Animales que cambian de género (sobre la naturaleza performativa del género)

La sexualidad en muchos animales es más diversa que la nuestra… ¿qué significa esto para las identidades que asumimos?

¿Qué significa que el género sea performativo? Significa que asumimos un rol, y que actuamos de acuerdo a él. Tal cosa vuelve crucial para lo que somos en un momento dado, y significa que una serie de efectos se desprenderán de aquello que la normatividad social y las reglas impuestas obligan a cada uno a ser.

Pero al ser precisamente performativo, el género puede deshacerse para transformarse. Esa es quizá la conclusión más importante de Judith Butler, una de las pensadoras feministas más importantes de hoy, quien ha dado un nuevo giro a la postulación universal de Simone de Beauvoir: no se nace mujer, se llega a serlo.

Según Butler:

Nadie “es” un género desde el principio: sé que es polémico, pero tal es mi postura.

genero-performatividad-judith-butler-sexualidad-naturaleza-animales-2

Es decir que el ser mujer u hombre no es un rasgo “natural”, en el sentido que asumen dichos roles en la sociedad humana. Para Butler, el género es más bien un resultado del devenir cultural y, como tal, forma parte de ciertas regulaciones y normativas que rigen a la sociedad. Por ejemplo, que sólo se puede ser mujer u hombre, y que la orientación sexual debe ser siempre de un género al otro.

Curiosamente, muchos de quienes luchan por conservar el status quo del género, así como las normas imperantes respecto a los cuerpos y a la sexualidad, justifican sus posturas a partir de lo que sucede en la naturaleza. Esto es, que existen géneros porque nacemos con ciertos órganos, y que cumplimos ciertos roles porque así funciona la naturaleza en su más primigenio sentido: el de permitir a la vida surgir.

No obstante, la naturaleza tiene muchos ejemplos contrarios 
a los rígidos roles sexuales humanos.

Es el caso de los animales que son capaces de cambiar de sexo, como el pez payaso, o de procrear sin machos, como las serpientes. También están los que pueden adoptar características del sexo contrario, como los cardinales. E incluso hay especies cuyo macho es el que da a luz, como en el caso del hipocampo, y hay registro fotográfico de que para los leones macho la homosexualidad no es un problema.

Anguila listón azul

genero-performatividad-judith-butler-sexualidad-naturaleza-animales
Esta especie de anguila nace macho, y se transforma paulatinamente en hembra.

Pez payaso

genero-performatividad-judith-butler-sexualidad-naturaleza-animales-4
Este pez es un hermafrodita selectivo, que puede cambiar de género cuando lo cree necesario.

Cardinal

genero-performatividad-judith-butler-sexualidad-naturaleza-animales
Este cardinal adoptó características de ambos géneros.

Por supuesto que, en la naturaleza, debemos hablar más de sexos que de géneros. Pero haciendo un arriesgado ejercicio de imaginación, pensemos por un momento en la posibilidad de que los humanos pudieramos, naturalmente, cambiar de sexo como estos animales: ¿qué tipo de normas regirían entonces a los cuerpos y a los géneros?

Sin duda serían distintas, pues la permormatividad de la que habla Butler sería parte también de la sexualidad. Por tanto, se admitiría también una performatividad en el género.

Ranas

genero-performatividad-judith-butler-sexualidad-naturaleza-animales-3
Las ranas son un caso interesante: algunas cambian de género espontáneamente, pero los científicos creen que se debe a un efecto de los pesticidas sobre su sexualidad.

Mariposas

genero-performatividad-judith-butler-sexualidad-naturaleza-animales-3
Mariposas como esta pueden ser mitad macho mitad hembra, como lo demuestran sus colores. En este caso se trata de un error genético.
genero-performatividad-judith-butler-sexualidad-naturaleza-animales-2
Algunas especies de serpiente hembra pueden fertilizar sus propios huevos, lo que significa que no necesitan de los machos.

Así, saber que tantos animales son capaces de cambiar o adoptar características del sexo contrario es una fuente de inspiración para repensar nuestros paradigmas, nuestras normas y, en fin: todo el status quo alrededor de los cuerpos, la sexualidad y los roles de género.

Y es que, pese a todos los esfuerzos de Judith Butler y otras pensadoras y activistas, lo cierto es que los estereotipos y los prejuicios nos siguen constriñendo. Aún no hemos logrado subvertir la identidad, lo que sin duda debe suceder en un futuro si queremos evolucionar como especie.



Puedes aplicar para viajar gratis a Finlandia en verano y aprender a ser feliz

Al grito de “Encuentra tu calma, conecta con la naturaleza” los finlandeses recibirán a visitantes de todo el mundo para compartirles sus secretos a la felicidad.

Otra vez Finlandia ha ocupado el primer lugar en el ranking del World Happiness Report. Así, se corona en 2019 por vez consecutiva con la distinción “el país más feliz del mundo”, por arriba de otros 156 países. En este índice, que toma en cuenta variables como ingreso, expectativa de vida y “libertad”, el segundo y tercer puestos también fueron para países escandinavos, Dinamarca y Noruega. 

Para celebrar la noticia, Finlandia lanzó un curioso programa que se llama Rent a Finn (renta un finlandés). Consiste en ofrecer viajes gratis a visitantes de otros países para hospedarse con habitantes locales que se han ofrecido a compartir sus respectivas llaves a la felicidad.

Los ocho habitantes voluntarios, que radican en diversos pueblos o ciudades de Finlandia, mostrarán por ejemplo “la simplicidad de la vida en el Arquipiélago”, llevando a su huésped a acampar y navegar en un pequeño velero, o también podrás visitar un pueblo de Laponia donde acompañarás a Esko a recoger moras en el bosque o jugar juegos tradicionales finlandeses.

Por cierto, llama la atención de que las llaves que aparentemente llevan a la felicidad a los habitantes de Finlandia, todas tienen algo en común: la simplicidad y la naturaleza (y esta podría ser una buena pista). 

¿Quieres aplicar para visitar Finlandia?  

Si tras leer esto has sentido el llamado a buscar la felicidad en las latitudes del norte, regocijándote en la generosidad finlandesa, esto es lo que debes hacer:

1. Llena una forma en línea aquí

2. Grábate en video y explica por qué te gustaría ir y cómo te conectas tu con la naturaleza (agrega el video a tu forma).

3. Espera la lista de los elegidos.