Esto es lo que pasa cuando nos dicen que somos hermosos (Fotografía)

Caras de todo el mundo componen este álbum de fotografías donde unas cuantas palabras hacen toda la diferencia.

La belleza es una noción ligada a numerosos aspectos de nuestra existencia. Sin ella –se puede asegurar sin vacilación– la vida no valdría la pena de ser vivida. Pero la belleza no es algo que nos es dado, sino que podemos cultivarla en nosotros y exteriorizarla de forma luminosa.

A veces olvidamos eso, y nos sumimos en otros pensamientos. Creemos que no somos bellos, o vemos la belleza en lugares donde no deberíamos buscarla. Y eso cambia la expresión del rostro, la postura del cuerpo y algunos dicen que incluso nuestra aura.

Mehmet Genç, un fotógrafo turco mejor conocido como Rotasiz Seyyah (nómada sin ruta), se preguntó qué pasaría si las personas escucharan que son bellas, de manera espontánea y honesta. Este fotógrafo itinerante realizó un proyecto literalmente bello para descubrirlo: recorrió diversas comunidades del mundo para retratar a gente antes y después de decirles “Eres muy hermoso.

El resultado es cautivador y tierno hasta lo indecible: precisamente sólo la fotografía puede capturar esos instantes de magia, cuando unas pocas palabras son como un conjuro de felicidad. Es algo que todos necesitamos oír y que debemos aprender a expresar cotidianamente: eres muy bello, soy muy bello. Son palabras necesarias sobre todo cuando vivimos en una sociedad donde es más común escuchar apelativos negativos que positivos, los cuales suelen ser motivados por el aspecto físico y no interno o espiritual de las personas.

La belleza nos rodea. Sólo necesitamos expresarla –y cultivarla– de manera cotidiana, espontánea y sincera, como demuestran estos retratos.

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos

fotografia-personas-reacción-escuchan-bellas-retratos



Preciosas fotografías cuentan la historia de una cultura nómada que sobrevive gracias a los renos

El fotógrafo Sardar-Afkhami dedica sus imágenes a contar la historia de culturas nómadas en peligro que mantienen un diálogo espiritual con el mundo natural.

Si los descendientes de antiguas leyendas realmente existen en la actualidad, estos son los nómadas de Mongolia. Los nómadas de Mongolia son personas aparentemente inmunes a la degeneración, que aún viven cerca de animales salvajes con sabiduría espiritual, sentido de curación y bienestar perdido por nuestras nociones de tiempo y leyes de la civilización.

Mongolia nomadas Hamid Sardar-Afkhami page12-1013-full

Así son los nómadas de Mongolia, cuya conexión espiritual con los animales se extiende más allá de la compañía de los renos y sus paisajes oníricos, sino que conviven también con lobos, águilas y osos. Los dukhas, criadores de renos en la taiga, son un pueblo indígena en desaparición.

La gente de la Taïga mongol comparte, pero no domina sus paisajes habitados por renos, osos, caballos, águilas y lobos. Crían un reno dócil y no lo matan por carne a menos que se vuelva inútil para otros fines. Los conducen a los bosques profundos y cubiertos de nieve para buscar comida y recolectar cuernos que pueden vender a las aldeas cercanas en busca de suministros básicos.

Tsataan, Dukhas o nómadas de las montañas

Originarios de Rusia, y también llamados tsataan, los dukhas están más emparentados con los lapones, los criadores de renos del círculo polar, que con los mongoles de la estepa que viven en yurtas. Son nómadas de las montañas y desplazan sus tipis en función de las migraciones en estos relieves salvajes, el único entorno favorable para sus renos, que no resisten el calor de los valles. mongolia-nomadas-hamid-sardar-afkhami 2

Entre las imágenes se hace énfasis en la caza del águila que en Mongolia es una antigua tradición. El ritual ha pasado de generación en generación, pero quedan muy pocas personas en la Tierra que aún merecen el título. Los cazadores de águilas domestican a las águilas y las usan para cazar animales más pequeños, como zorros y marmotas. No es simplemente un título para ellos, sino una forma de vida.

Afortunadamente para nosotros, el fotógrafo Hamid Sardar-Afkhami comenzó a realizar expediciones anuales al interior de Mongolia para documentar un país donde la mayoría de la población sigue siendo nómada.

Sardar-Afkhami es un erudito en lenguas mongol y tibetano, con un doctorado de Harvard. Después de vivir en el Tíbet y explorar las regiones del Himalaya durante más de una década, Hamid comparte esta serie de imágenes que reflejan la conexión ancestral entre animales humanos y animales no humanos.

mongolia-nomadas-hamid-sardar-afkhami



Esta es la historia de la increíble Husky que rescata a excursionistas perdidos en Alaska

Nanook, el perro esquimal abandona su casa para rescatar a excursionistas en las montañas de Alaska.

Amelia Milling, de 21 años, había salido sola en una caminata de tres días en las montaña de Alaska. Sus bastones de caminata se rompieron, causando que se deslizara en la nieve profunda en una montaña de 300 pies.

Milling se estrelló contra una gran roca, que la arrojó a unos 30 pies hacia los lados, y ese impacto la envió hacia la montaña otros 300 a 400 pies. Lastimada y aturdida, Milling fue encontrada en la parte inferior de la montaña por Nanook que agitaba la cola.

husky-rescate-excursionistas-perro 1

Milling siguió al perro, que la llevó de regreso al camino. Se quedó con ella toda la noche y estaba a su lado cuando ella llegó a un punto más seguro, el Eagle River Crossing. La corriente era fuerte y cuando se resbaló y perdió el equilibrio, Milling dice que Nanook mordió las correas de su mochila y la llevó a salvo a la orilla.



Cuando Milling activó un faro de emergencia operado por satélite, Nanook esperó con ella hasta que los rescatistas llegaron en helicóptero. Cuando los rescatadores aterrizaron, vieron la placa de Nanook y contactaron a Scott Swift, dueño del perro, para contarle sobre sus aventuras.

husky-rescate-excursionistas-perro 3

Más historias de Nanook

Esta no es la primera vez que el perro ha hecho algo heroico, dice Swift. Hace dos años, una familia estaba caminando por el sendero Crow Pass cuando una niña pequeña perdió el camino y cayó al río como lo hizo Milling. Swift escuchó que Nanook la agarró y la llevó a la orilla, quedándose con ella hasta que la familia la alcanzó.

Con la reciente fama de Nanook, otras personas se han presentado diciendo que han recorrido el sendero con Nanook. Debido a las hazañas de su perro, Swift comenzó una página de Facebook para su mascota, pidiéndole a las personas que compartan las aventuras que han tenido con Nanook en el camino.

Algunas personas le han pedido que escriba un libro o filme un documental sobre el perro de rescate y está considerando colocarle un GoPro a su mascota para que pueda ver lo que realmente sucede cuando abandona la casa.

husky-rescate-excursionistas-perro 5