Astrofotógrafos retratan esta onírica galaxia en un collage de 4,000 fotos

Un vistazo de 240 megapixeles a una galaxia que está a 163,000 años luz de distancia.

La Gran Nube de Magallanes es una galaxia enana que permaneció oculta a los ojos de Occidente durante siglos –si bien, no a los de Oriente–. Su peculiar posición en el firmamento, exactamente en dirección al polo sur, la hace invisible para las latitudes mediterráneas. Pero hoy, lo que antes fue misterio no sólo se conoce mejor gracias a la ciencia, sino también gracias al arte.

Astrofotógrafos amateurcomo aquel que nos regaló las fotografías más preciosas de la luna– compartieron recientemente un collage de 4,000 fotografías, mismas que forman una masiva imagen de la Gran Nube de Magallanes, tan precisa como profunda y colorida. Los artistas de Ciel Austral tomaron fotografías desde julio de 2017 y hasta febrero de 2019, utilizando un telescopio refractor ubicado en un observatorio de Chile. La imagen de 240 megapíxeles fue construida con 4,000 imágenes; un precioso collage continuo que requirió más de 1,060 horas de exposición.

fotografia-galaxia-gran-nube-magallanes-collage

Los asombrosos detalles que esta gran fotografía devela no son sólo un deleite visual, sino una forma de conocer más del universo y de las galaxias más cercanas a la Vía Láctea, como la Gran Nube de Magallanes. Y es que los colores de la imagen no son producto de una decisión de índole estética, sino que son filtros basados en los elementos químicos presentes en las “nubes” de esta galaxia onírica.

Si quieres ver esta imagen en toda su magnitud, sólo tienes que ir a la página de Ciel Austral.



Una pareja reforestó todo un bosque como proyecto de vida (este fue el resultado) 🌲

Y ahora es refugio para cientos de animales en peligro de extinción.

La vida en pareja es indisociable de los proyectos a mediano y largo plazo. Toda relación requiere de que se forme un proyecto de vida en común que dé sentido a la existencia compartida.

Pero existen muy pocos casos donde un compromiso de amor muto se vea nutrido por una labor tan noble como la realizada por Léila y Sebastião Salgado, una pareja que en 20 años reforestó un bosque tropical en Minas Gerais, al sureste de Brasil.

Ahí había vivido Sebastião durante su infancia y juventud. En la preparatoria conoció a Léila, y ambos llegaron a vivir en París y en Londres, ya que su país pasaba por tiempos convulsos. Durante ese tiempo Sebastião estudió economía y estuvo a punto de trabajar para el Banco Mundial. Pero intempestivamente decidió que lo suyo era la fotografía, y su trabajo como fotoperiodista lo llevó a África, donde documentó el terrible genocidio de Ruanda.

Cuando por fin la pareja pudo volver a Brasil tras el fin de la dictadura, y desgastado de tanto documentar el sufrimiento humano, Sebastião se encontró con que en su antiguo hogar también había ocurrido un genocidio. Sólo que éste fue perpetrado contra la naturaleza: ya no había bosque en Valle del Río Doce. Quedaba un yermo territorio sin vida animal a la vista.

Pero cuando todo parecía perdido, Léila le propuso a su compañero hacer de la reforestación de Valle del Río Doce su proyecto de vida. Y así fue como dieron inicio, en 1998, a un proyecto que implicó la creación de una organización ambiental, llamada Instituto Terra, la cual ha fomentado, desde entonces, el desarrollo sustentable de esta zona.

Antes y después del bosque en Valle del Río Doce:

pareja-reforesta-bosque-reforestacion-masiva-brasil-conservacion-ambiental

Casi 3 millones de árboles fueron plantados.

Ahora, este santuario es hogar de cientos de especies en peligro de extinción, entre ellas aves, mamíferos, anfibios y reptiles, además de casi 300 árboles distintos. Pero nadie los llevó ahí: ellos simplemente regresaron al bosque que les había sido arrebatado debido a la deforestación masiva y otras intromisiones humanas.

La labor de esta pareja se ha extendido más allá de los confines de Valle del Río Doce y Minas Gerais, y ha permeado hasta otros estados de Brasil que comparten este gran territorio natural que es el bosque atlántico, y que se extiende hasta Paraguay y Argentina. Además, desde el año 2002 cuentan con una escuela medioambiental, y hasta diciembre de 2012 se desarrollaron más de 700 proyectos de desarrollo sustentable, conservación y restauración.

En el siguiente corto documental puedes ver más de este proyecto, que sin duda es un hermoso ejemplo de cómo dar sentido a la existencia compartida. Si quieres saber más de la labor fotográfica de Sebastião Salgado –y en caso de que no lo hayas visto–, puedes ver el maravilloso documental La Sal de la Tierra, hecho por su hijo, Juliano Ribeiro Salgado.

 

*Imágenes: 1) Luiz Maximiano; 2) Instituto Terra



Nueva imagen muestra cómo es el universo profundo (mírala) 📷 ✨

Ahora podemos contemplar galaxias perdidas, gracias a la luz de las estrellas.

Qué duda cabe: observar el universo es observarnos a nosotros mismos. Por eso es un placer que haya sido actualizada la imagen del universo profundo, que reclama para nuestro disfrute la luz de las estrellas que habitan esta zona cósmica desconocida. 

Captar esta imagen fue posible gracias al trabajo de un grupo de astrónomos, cautivados por la idea de desentrañar los misterios del cosmos. Los investigadores pertenecen al Instituto de Astrofísica de Canarias y a la Universidad de La Laguna.

universo-profundo-imagen-actualizada-fotografia-hubble7

 

Las galaxias perdidas

Con ayuda de las imágenes que ha tomado a lo largo del tiempo el telescopio espacial Hubble, los investigadores pudieron crear una nueva imagen, que nos permite apreciar incluso las galaxias más lejanas y grandes

Las fotografías del Hubble fueron tomadas durante 230 horas de observación,
lo que arrojó en 2012 la primera imagen del universo profundo:

universo-profundo-imagen-actualizada-fotografia-hubble

No obstante, el método de combinación en ese momento no permitía captar los objetos más borrosos. O, dicho en otras palabras: la tecnología fotográfica no era suficientemente sofisticada.

Mediante un innovador proceso de combinación de imágenes, los astrónomos pudieron recuperar la luz de las estrellas que normalmente era sofocada por las galaxias más grandes. Según los investigadores, esto equivalió a recuperar visualmente una galaxia entera.

El proceso permitió develar que el tamaño de las galaxias antes “perdidas” en la imagen original, son mucho más grandes de lo que se creía. Además, ahora se aprecian áreas grises que antes se diluían en la imagen.

Alejandro Borlaff, quien dirigió este proceso, dijo para Science Daily:

Lo que hemos hecho es regresar a las imágenes originales, tal como se observaron en el Hubble. Mejoramos el proceso de combinación, buscando una mejor calidad de imagen no sólo para las más pequeñas y distantes galaxias, sino también para las regiones extendidas de las galaxias más grandes.  

Si esto es lo que se logró en menos de 1 década, ¿te imaginas qué podremos contemplar –y descubrir– de nuestro universo en algunos años más?