¿Cuál es el sentido de la memoria en una era en la que podemos capturar cada momento de nuestra vida?

Fotografía y memoria: ¿será que ambas pueden coexistir para evocar el pasado, o la primera está replanteando la manera en la que recordamos?

Contraponer fotografía y memoria arroja una suerte de paradoja. La primera es un recurso objetivo y externo a nosotros, que ocupa una tecnología que bien podría sustituir a la segunda: una facultad subjetiva e intrínseca de los seres humanos que resulta obsoleta ante las maravillas del registro fotográfico.

Pero, ¿sustituye realmente la fotografía a nuestra memoria? ¿La está afectando de alguna manera? ¿O deben convivir para formar el registro tanto del momento cotidiano como del universal? Nos inclinaríamos a pensar que fotografía y memoria pueden cohabitar el mundo de las reminiscencias, ayudándonos activamente en la lucha contra una presencia etérea a la que todos tememos: el olvido.

fotografia y memoria humana-amy friend

Porque ni el cerebro es una cámara, ni la cámara es un cerebro. Lo que conocemos como “memoria fotográfica” no es sino un eufemismo para referirse a una habilidad que, según Scientific American, poco tiene que ver con que podamos producir imágenes perfectamente recreadas en nuestro cerebro a partir de ver una fotografía; más bien, hacemos una muy buena imitación. Pero eso no implica que nuestro cerebro funcione como una cámara.

 

Fotografía, o la objetividad

fotografia afecta memoria humana

La fotografía es el complemento objetivo y material de la memoria. Si bien es cierto que la era digital ha perjudicado esta relación debido a la adicción a la tecnología y a la compulsión por tomar fotografías que algunos padecen, lo cierto es que la evocación del pasado a través de la fotografía satisface más que el hambre de nostalgia. Es realmente nuestra posibilidad de incursionar el pasado, de sacar lecciones de éste, de sabernos el devenir de lo acontecido. Además es una forma de jugar con el presente, de transformarlo según el ángulo desde el que tomemos una fotografía, la cual puede estar llena de metáforas e ilusiones. Pero siempre, la fotografía enlaza con la memoria y la estimula.

Como dice el sociólogo Douglas Harper: las fotografías detonan la memoria y las emociones, pues se procesan en partes más evolucionadas del cerebro. Por eso, la fotografía como reducto para el recuerdo es elemental, sobre todo en un plano cotidiano, ya que permite registrar lo ínfimo e íntimo de la vida: los momentos espontáneos que quizá no pasarán a formar parte de la Historia Universal, pero sí plasman los recuerdos personales de una portentosa manera, conectándonos con los lugares de los que venimos y dando coherencia a nuestra vida.

fotografia-afecta-memoria-como-recordar

La fotografía es clave también para la memoria colectiva. Un caso excepcional está en Mito Kosei, un ex profesor de historia japonés que pertenecía a una agrupación de sobrevivientes de la bomba atómica y cuya misión era recordarle a los turistas en Hiroshima lo ocurrido en aquella ciudad en 1945, mostrando fotografías enlazadas con su propia versión de los hechos. Por supuesto, las fotografías eran pavorosas. Pero Kosei sabía que:

la gente olvida fácilmente las palabras, pero no las imágenes.

Y hay fotografías que se deben mostrar, por ignominiosas que sean, pues son el hechizo que los activistas de todo el mundo usan contra el olvido.

 

Memoria, o la subjetividad

fotografia y memoria humana-amy friend-

Por su parte, la memoria es evolutivamente fundamental. Somos el único animal que la ha expandido para conocer el mundo y transformarlo más allá del acto instintivo. En ese sentido, la memoria es un arte (como se consideraba en la antigüedad), y al igual que la fotografía, puede ser estudiada, desarrollada y potenciada.

Muchos, como el psicólogo Hermann Ebbinghaus, han indagado en cómo funciona la memoria, y desde la época de la Grecia de Cicerón se han creado métodos para construir “palacios mentales” que sirvan como una estructura donde acumular memorias a partir de un sistema de lugares e imágenes. Este sistema de “memoria espacial”, que también utilizó el astrónomo ocultista Giordano Bruno, es más confiable que el de los nombres y las palabras, pues tendemos a recordar por más tiempo lugares e imágenes, quizá porque es algo que hacíamos de manera primigenia, como un principio de supervivencia antes de inventar el lenguaje escrito.

fotografia y memoria humana

Es indudable que fotografía y memoria son parte fundamental de la experiencia humana. La idea de eternizar los momentos, lugares y personas más significativos de nuestras vidas inventó la fotografía hace 2 siglos; replanteó la manera en la que recordamos y, de la mano del cine, la manera en la que imaginamos. Pero, a pesar de ser un arte excesivamente explorado, seguimos asombrados con la imagen visual como si se tratara de un descubrimiento temprano, y ésta, sin darnos tiempo de pensarlo, ha obnubilado muchas características fundamentales de la memoria humana, por ejemplo, el hecho de que la memoria no percibe imágenes certeramente nítidas como lo hace la fotografía (que, en cambio, bien podría ofrecer imágenes fantasiosas), o que la selección de la información recordada la controla el cerebro de forma orgánica y su inconsciente, y no, como en la fotografía, el filtro de la razón. 

Como sea, este mundo necesita que replanteemos la manera en la que estamos recordando, cómo lo hacemos, y sobre todo… para qué lo hacemos.

 

* Imágenes: Amy Friend



¿Sientes que el tiempo pasa más rápido a medida que envejeces? Este estudio te explica por qué

La percepción del paso del tiempo cambia según la novedad y variedad de las experiencias a lo largo de la vida.

¿Has tenido la sensación de que el tiempo pasa más rápido cuando te diviertes y más lento cuando estás haciendo algo que no disfrutas? A medida que crecemos, nuestra percepción del tiempo también se modifica –se acelera o se detiene–, lo que tiene interesantes implicaciones en la forma en la que nos contamos la propia vida.

Las vacaciones de nuestra infancia eran una lenta sucesión de eventos grabados en nuestra memoria emocional como de muy larga duración; sin embargo, a medida que crecemos y el ritmo de la vida adulta nos absorbe, los veranos pasan más rápido, las vacaciones son un parpadeo en la memoria y el tiempo en general parece transcurrir más rápido.

por-que-tiempo-pasa-mas-rapido-envejeces-vida-adulta

Según una investigación de la universidad de Kansas, esta sensación incrementada del paso del tiempo en la adultez podría tener una causa científica.

La hipótesis es que cuando somos pequeños y experimentamos las cosas por primera vez, nuestra experiencia es mucho más vívida porque no tenemos una referencia previa al respecto. Eventos como el primer beso o el primer día de clases en una escuela nueva se graban en nuestra memoria con gran precisión porque son hechos inéditos en nuestra vida.

Pero a medida que crecemos y tenemos más experiencia (besamos a más personas, asistimos a más escuelas, etc.), nuestra memoria “comprime” las experiencias semejantes en grandes trozos, lo cual les resta novedad, al menos para la percepción. Esto da como resultado que el tiempo se “acelere” en la vida adulta, la cual experimentamos más y más como una repetición de hechos similares.

por que tiempo pasa mas rapido envejeces vida adulta
Nuestra percepción del tiempo depende de la percepción de novedad de los eventos

Para probar esta hipótesis, los investigadores le pidieron a 107 voluntarios que compararan eventos del año anterior con sucesos de años pasados. La tendencia a “comprimir” eventos recientes fue mayor que la de comprimir eventos que ocurrieron hace años. Un segundo grupo de 115 voluntarios hizo una prueba similar con hechos del día anterior y eventos del año pasado. Los investigadores descubrieron que comprimir eventos resulta en la sensación de que el tiempo pasa más rápido (aunque, objetivamente, nuestra medida del tiempo no cambie).

De acuerdo con los resultados del estudio, una consecuencia de esta compresión de los sucesos es que “percibir la vida como si se deslizara rápidamente es psicológicamente dañino: incómodo, desmotivador, y posiblemente hostil a la idea de que la vida tiene sentido”.

por-que-tiempo-pasa-mas-rapido-envejeces-vida-adulta

Esto se traduce en una sensación de nostalgia incrementada por el tiempo pasado, esa sensación de que, como dice el refrán, “todo tiempo pasado fue mejor”.

¿Qué podemos hacer para revertir esta tendencia en nuestra vida diaria? En la investigación se sugiere la práctica del mindfulness, la práctica consciente del aquí y el ahora. Otro tipo de prácticas creativas y espirituales, como el arte o la meditación, también pueden darnos un sentido de conexión con el presente y revertir la tendencia automática de la memoria a agrupar las experiencias en grandes trozos.

¿Qué vas a hacer hoy para aprovechar el instante antes de que escape?

por-que-tiempo-pasa-mas-rapido-envejeces-vida-adulta

 

* Imagen 3) Enrico Ferrarini // Fotografía: Alberto Polo Iañez



¿Y si los recuerdos que tienes de la infancia no fueran reales?

Los recuerdos sobre esta idílica etapa podrían ser falsos.

La memoria es adaptación: un elemento fundamental de nuestra psique que nos permite conocer el mundo más allá del instinto y el instante. En ese sentido, también es un mecanismo de supervivencia; pero uno bastante peculiar.

Nuestro cerebro adultera nuestro pasado. Falsifica nuestras memorias o las complementa con fantasías y confabulaciones.

¿Para qué? Para generar certezas sobre el mundo y la seguridad de pertenencia a una comunidad, en la cual logramos encajar en parte gracias a los recuerdos ficticios que genera el cerebro. Se trata de algo que asegura nuestra inserción en la sociedad, y que nos permite navegar la existencia con la tranquilidad de que nuestra realidad es tan fiable como –en teoría– lo es nuestra memoria.

recuerdos-infancia-falsos-como-funciona-memoria

En el caso de las memorias de la infancia este mecanismo resulta fundamental, pues ninguna otra cosa podría explicar por qué el 40% de las personas dicen recordar cuando dieron sus primeros pasos –antes de los 2 años–, aunque está comprobado que las primeras memorias que podemos recordar como adultos no se forman sino hasta los 3 o 4 años.

Sucede que la memoria no es sólo una especie de grabadora o cámara fotográfica; su función es en realidad la de relatarnos el mundo, creando una coherencia entre la experiencia de nuestro mundo psíquico por un lado, y la del mundo exterior por el otro.

Cuando somos niños, esto es más importante que nunca, pues estamos desarrollándonos como seres. Es nuestra identidad la que está en juego.

Por ello, nuestro cerebro considera más importante contarnos una historia consistente que una real. Tener un recuerdo que evocar, aunque sea ficticio o exagerado, es en realidad algo vital para nuestra supervivencia.

recuerdos-infancia-falsos-como-funciona-memoria

A la vez, ese mecanismo del cerebro podría ser señal de una psique inquieta, más creativa y tendiente a la imaginación.

En los niños suele ocurrir que el asombro empapa su imaginación, lo que hace que su psique adopte historias ajenas para hacerlas parte de sus memorias.

En su autobiografía, el neurólogo Oliver Sacks describió dos recuerdos que tenía sobre bombas explotando en Londres durante la segunda guerra mundial, cuando él tenía 6 años. La primera de esas memorias se la describió a uno de sus hermanos, y era real.

Pero la segunda memoria, sobre bombas cayendo en el jardín de su casa, era falsa; Sacks jamás vio bombas cayendo en el jardín, pero estaba influenciado por la descripción de un suceso similar, narrado en una carta de otro de sus hermanos. Así, su memoria generó lo que Sacks creyó por años que era un auténtico recuerdo, cuando no fue sino un engaño de su inquieto cerebro.

Todo esto demuestra que la memoria humana es más que una llave al pasado. Es, en realidad, el mecanismo psíquico que nos da identidad y que nos permite formar parte –como individuos– de la gran comunidad humana. La memoria es, en suma, un puente entre la realidad y nuestro inconsciente, no exento de falsas percepciones.


* Referencias:
Entrevista a Oliver Sacks, Redes 2005

 

* Imágenes: Amy Friend