En un esfuerzo por recuperar la fluidez de nuestra flora intestinal, nos queremos detener un momento a profundizar en este tema en busca del camino correcto hacia un mejor funcionamiento de nuestro intestino.

Es así como descubrimos algunas señales que te ayudarán a reconocer si tu flora intestinal está dañada, para después concentrarnos en aquellos alimentos que ayudan a restaurarla.

microbiota-intestinal-alimentos-salud

Con el nuevo boom sobre el bienestar de la salud y miles de productos dispuestos a ayudarnos, es más que indispensable saber a qué nos estamos enfrentando. En primer lugar, partiremos de identificar qué es la flora intestinal y cómo funciona; segundo, hablaremos de las señales de una flora intestinal dañada y, por último, de los alimentos que ayudan a restaurarla.

 

¿Qué es y cómo funciona la flora intestinal?

De acuerdo con la doctora Margarita Mas, autora del libro Las maravillas de la flora, este conjunto de microorganismos que viven en el intestino actúan como un órgano, sumando capacidad metabólica y desarrollando funciones importantes para el sistema inmunológico.

El intestino es el hogar de estos microorganismos, que se alimentan de lo que nosotros comemos. Y, según la doctora Mas, es mucho mejor que esta flora sea diversa y tenga un buen equilibrio. Este equilibrio se puede ver fácilmente alterado por el uso de antibióticos, una mala alimentación o infecciones.

flora-microbiota-intestinal-salud

Sabemos que la flora o microbiota intestinal se forma en un principio a través de la lactancia, y después por la alimentación y otros agentes externos. Así, queda más que claro que es un factor que podemos controlar a través de ciertos mecanismos, tales como la alimentación.

 

Señales de una microbiota intestinal dañada

  • Lengua blanca
  • Estreñimiento
  • Diarrea frecuente
  • Hinchazón abdominal
  • Incremento de las infecciones
  • Molestias intestinales continuas
  • Síndrome de colon irritable
  • Olor desagradable en las heces

 

Alimentos para regenerar la flora intestinal

Siguiendo con los consejos propuestos por la doctora Mas en su libro, los alimentos clave para mantener la diversidad de la microbiota son: fibra, prebióticos y probióticos. Un balance de estos alimentos en la dieta será más que suficiente para mantener en buen estado el funcionamiento de la flora.

alimentos-flora-intestinal-salud-microbiota

Fibra

Cereales, avena, ciruelas, zanahoria, cítricos, harina de trigo, lechuga, espinaca, verduras cocidas, champiñones, calabaza, brócoli, lentejas, habas, garbanzos, plátanos, manzana, mandarina o frutas deshidratadas.

 

Prebióticos

Cebolla, plátanos, miel, trigo, avena, soya, espárragos, puerro, chocolate, espinacas, arándanos frescos, poro, manzana, granos enteros, chía, linaza.

 

Probióticos

Yogurt, kéfir de leche o agua, té de kombucha, chocolate negro, pepinillos encurtidos, raíz de jengibre, pan de masa madre, pasta de miso, aceitunas.

 

Sigue leyendo: Alimentos probióticos que no son yogurt (y cómo hacer un fermentado casero)