Entre los países más afectados por la crisis climática se cuenta la isla de Filipinas, que perdió aproximadamente 10 millones de hectáreas por la deforestación durante el siglo XX. Australia, la India, Costa Rica y numerosos países están poniendo a trabajar a voluntarios, drones e internautas para reforestar el planeta en tiempo récord, pero en Filipinas decidieron hacerlo oficial en la “Ley Ambiental de Legado de Graduación”.

Efectiva a partir del pasado 15 de mayo, la ley indica que todos los estudiantes de escuelas primarias y secundarias, así como de niveles superiores hasta la universidad, deben plantar 10 árboles como parte de sus requisitos para recibir el grado.

Es un buen ejemplo de lo que puede lograrse mediante estrategias exponenciales, más que lineales: si anualmente salen 12 millones de niños de la primaria, 5 millones de secundaria y 500,000 de la universidad, esto significa 175 millones de árboles cada año.

filipinas-reforestacion
Echando raíces nuevas

El proyecto pretende ser un legado que se construya generación tras generación, e incluso si no todos los árboles lograran desarrollarse, un conservador 10% de esa cifra daría un total de 525 millones de árboles cuando los niños de hoy salgan de la universidad.

También en Ecoosfera: ¿Es viable plantar millones de árboles?

La ley también indica que una agencia especial del gobierno dará a los estudiantes todas las facilidades para familiarizarse con las especies locales de plantas y árboles, así como con sus cuidados y protección. La medida reforzará el sentido de pertenencia y arraigo al lugar: ¿tal vez sea una de esas buenas ideas que debemos replicar rápidamente?

En la CDMX, tenemos apenas unos meses para plantar 10 millones de árboles (un reto en el que puedes participar).