En pleno siglo XVIII, la pintora Marianne se ve obligada (por ser una artista mujer) a sólo pintar retratos de mujeres. Los hombres están totalmente prohibidos, al igual que exhibir sus pinturas bajo su propio nombre. Impulsada por la pasión de la pintura, Marianne recibe una invitación para retratar a Hélöise, una mujer que mantiene el estatus económico de su familia a través de un matrimonio arreglado.

retrato-mujer-llamas-pelicula-feminismo

Unidas por distintas opresiones, las dos mujeres inician una relación que poco a poco se convertirá en una especie de comuna feminista. Eventualmente se les une Sophie, una trabajadora de la casa que se enfrenta a la precariedad de un aborto. Con el tiempo, las tres mujeres eliminan las barreras de clase y las opresiones para convertirse en verdadera confidentes, aunque entre Marianne y Hélöise crecerá un deseo apasionante que podría ser el sitio ideal.

También en Ecoosfera: Lograr equidad de género modificando nuestro (muy masculino) inconsciente

 

El verdadero significado de Retrato de una mujer en llamas

Mientras la madre de Hélöise sale de viaje, las tres amigas experimentan la vida fuera del mandato heteropatriarcal. Sin embargo, nunca se plantea la posibilidad de romper con este sistema, tan sólo se continúa con la clandestinidad de la relación y el arte como escape del sentimiento entre ambas mujeres.

Marianne representa a una mujer con cierta libertad e independencia, mientras que Hélöise es la viva imagen de las imposiciones que pesan sobre las mujeres. En el presente, el poder que genera la organización de tantas mujeres en todo el mundo plantea el nacimiento de formas más claras de rebelión.

cuadro-retraro-una-mujer-en-llamas

En este contexto, el cine de la directora Céline Sciamma se ha convertido en una herramienta que sacude al sistema actual y promete luchar con aquellas mujeres que mueven el mundo. Hoy, la directora y actrices de Retrato de una mujer en llamas saben que el arte fílmico compensa la realidad opresiva, pero esto puede ser superado por el movimiento en las calles, que moverá todas las estructuras que van en contra de las mujeres.

Algunos datos curiosos sobre el filme

  • La película se convirtió en una de las favoritas del Festival de Cannes en 2019.
  • A lo largo de la película casi no hay hombres o diálogo con ellos.
  • El filme no cuenta con una banda sonora porque la directora decidió que la música viniera de otros aspectos.
  • La película se grabó en definición 8K para dotarla de un estilo contemporáneo y una variedad fascinante de colores.
  • Los cuadros pintados en la película son obras de la artista Hélène Delmaire, quien ayudó a perfilar los cambios en las pinturas de Hélöise.

retrato-mujer-llamas-feminismo-opresiones-violencia

 

Sigue leyendo: Tejiendo una “manta curativa” contra la violencia de género