Después de que el gobierno chino anunciara el primer caso de Covid-19 el 17 de noviembre del 2019, fue exactamente el 27 de febrero cuando el primer caso de coronavirus se detectó en México. La pandemia por coronavirus había iniciado y nada sería lo mismo. La forma de trabajar cambió, la manera de interactuar y todo a nuestro alrededor fue distinto. El resultado de esta transformación abrupta y limitante se tradujo como fatiga de pandémica ¿la has sentido?

Seguramente después de un casi un año de estar bajo encierro, no salir o salir limitadamente cambió tu perspectiva de vida. Posiblemente ni siquiera lo hayas notado al 100%, pero estamos seguros de que no eres la misma persona que hace un año.

cerebro-hambre-soledad-ansiedad-aislamiento
Jorm S.

El encierro y la poca interacción social provocan cambios en el ser humano. Por naturaleza estamos construidos para necesitar de otros, sobre todo a nivel emocional. Esto no quiere decir que siempre necesitemos estar rodeados, más bien se refiere a sentirnos acompañados incluso cuando estamos solos.

De acuerdo con Michel Montaigne, aristócrata y sabio francés del siglo XVI, “lo más maravilloso del mundo es saber cómo pertenecer a uno mismo”. En estos últimos meses la humanidad se ha enfrentada a las peculiaridades de la soledad.

Siempre se habla de la soledad como algo negativo, pero la ciencia lleva varios años desmitificando la soledad y nos invita a comprenderla en toda su dimensión. Incluso, para apreciarla debemos aceptarla como una parte inherente de la condición humana.

fatiga pandemica soledad
@8moments

De la fatiga pandémica a la apreciación de la soledad

La pandemia nos replanteó una necesidad humana que desde hace tiempo muchos de nosotros habíamos abandonado: la soledad. A partir de las restricciones sociales, el encierro se convirtió en nuestro único aliado o monstruo (para aquellos que pudieron permanecer en casa).

Para muchos aprender a estar solos o bajo el mismo escenario no fue algo sencillo. Reestablecer un vínculo con lo ancestral y descubrir qué tanto sabemos estar con nosotros mismos fue la forma de descubrir nuestra capacidad de evolucionar.

Sin embargo, otros descubrimos la fatiga pandémica. Cuanto más largo era el encierro, mayor era la tristeza o desorientación. ¿Cuántas veces despertaste sin ganas en esta pandemia? Si al menos un día experimentaste algo así es posible que te hayas enfrentado con este síntoma.

soledad pandemia

¿Qué es la fatiga pandémica?

Expertos en salud pública describen la fatiga de pandemia como la ansiedad, ira, fatiga, desesperación o simple aburrimiento del estado emocional generalizado. Según Science News, aunque los síntomas parecerían normales éstos pueden implicar riesgos para la salud.

La sensación de aburrimiento o fatiga puede afectar la toma de decisiones. De acuerdo con el estudio publicado en el sitio, se aplicó una prueba a jóvenes que habían pasado un tiempo encerrados. Todos tenían la opción de presionar un botón de descarga eléctrica o permanecer tranquilos.

Los resultados visibilizaron que más de dos tercios de los jóvenes optaron por presionar el botón. Todo indica que es mejor el dolor al aburrimiento y en la sociedad este hecho puede traducirse en muchas situaciones arriesgadas.

soledad
@laurynasm

Supera los obstáculos y abraza la soledad

La mejor manera de mitigar los sentimientos o sensaciones que nos invaden durante la pandemia es a través de aprender a estar en soledad. Grosso modo, reconocemos el aislamiento como una forma de soledad involuntaria, pero tenemos una noticia: eres capaz de transformar ese aislamiento.

Tómate el tiempo para aceptar lo que vivimos. Al permanecer bajo el ser involuntario, el aislamiento extremo puede provocar inestabilidad y alucinaciones. Sin embargo, cuando abrazamos la soledad voluntaria podemos potenciar y estimular las habilidades.

En distintas investigaciones se ha comprobado que la creatividad del ser se potencia a través de la soledad. Y, más aún, que esto nos vuelve más felices. Acondicionar tu espacio y ten a la mano todo aquello que necesites, si lo que quieres es explotar tu creatividad. Considera que la creatividad necesita de ese pequeño territorio personal. Despliega tus pensamiento, ámalos y una vez que te sientas en completa paz ahí, entonces verás que la interacción con otros no se vuelve tan necesaria.

Sigue leyendo: La gente muy inteligente es más feliz en soledad, ¿por qué?