Para Paul Seaborn, un apasionado de los fenómenos paranormales, existe un misterio sobre el cual podríamos –y deberíamos– detenernos a reflexionar: el de los fantasmas y el cambio climático.

¿Qué podrían tener que ver? Según Seaborn, al parecer existe una relación directa entre el reciente incremento del calor en algunos países del mundo y las apariciones fantasmales. Así lo han asegurado investigadores paranormales de Gran Bretaña, quienes han recibido más llamadas de lo usual de gente que asegura tener inquilinos extraños en sus hogares.

¿Y si se trata, más bien, de un efecto del calor sobre la psique?

fantasmas-cambio-climatico-onda-calor-2018

Las altas temperaturas son capaces de alterar no sólo nuestro organismo (causando deshidratación y diarrea) sino también nuestra percepción, al punto de ocasionar convulsiones. Esto vuelve una posibilidad real la hipótesis de que la gente esté alucinando fantasmas, lo cual sería una consecuencia directa del cambio climático sobre nosotros.

Porque, como señala Seaborn, las apariciones se dan casi siempre en lugares fríos, algo que corrobora –o que quizá es consecuencia de– que en la literatura y el cine los fantasmas aparezcan generalmente en casas en medio de bosques helados, con cielos nublados que provocan ventiscas y lluvias fuertes. El tipo de escenario perfecto para historias como las de Edgar Allan Poe, por ejemplo.

Entonces, ¿por qué aparecerían fantasmas con las altas temperaturas, que se están prolongando e intensificando por el cambio climático?

fantasmas-cambio-climatico-onda-calor-2018

De acuerdo con Seaborn, si se descartan las alucinaciones es probable que este fenómeno se deba a que, aunque hay mucho calor, eso no quiere decir que no se den condiciones para las apariciones fantasmáticas. Cuando hay altas temperaturas la gente abre puertas y ventanas, lo cual crea las condiciones en las cuales se suelen dar los avistamientos paranormales.

Siguiendo en esta veta mística –no carente de fundamentos materiales–, puede plantearse que probablemente las apariciones de fantasmas tienen relación con las ondas de calor. Pero también puede ser, según otra hipótesis formulada con seriedad por Seaborn, que se trate de los espíritus de la gente que, directa o indirectamente, ha muerto debido a las ondas de calor y el cambio climático.

Algo perturbador pero muy probable, pues los fantasmas o espíritus siempre tienen mensajes que darnos: por eso han existido tantos médiums en la historia, cuya labor ha sido posibilitar el diálogo entre nosotros y las entidades espirituales.

Ya sea que las altas temperaturas estén afectando la percepción, o que estén provocando la aparición de entidades que nos quieren decir algo –quizá, que dejemos de ser tan estúpidos como para no parar el cambio climático–, es indudable que las ondas de calor están teniendo efectos en el mundo: quizá no sólo en nuestra dimensión, sino en otras.

Eso sí: el cambio climático no es un fenómeno paranormal. Pero frenarlo será necesario, y quizá eso es lo que los fantasmas nos quieren decir.

 

* Imágenes: 1) CC, edición Ecoosfera; 2) Anna Buckley, edición Ecoosfera; 3) Tumblr, edición Ecoosfera