¿Estás más de 4 horas al día en tu imaginación? No eres el único que padece este raro desorden

Las personas que padecen ensoñación inadaptada pasan un promedio de 4 horas al día perdidas en su imaginación. ¿Cómo saber si eres adicto a soñar despierto?

Si bien soñar despierto es saludable, en los últimos años se ha vuelto evidente que también puede evolucionar hacia un comportamiento extremo e inadaptado, hasta el punto en que se convierte en una condición clínicamente significativa.

La “ensoñación excesiva”, “fantasía compulsiva” o “ensoñación inadaptada” (maladaptive daydreaming, EI en español) es una actividad de imaginación inmersiva y adictiva que conduce a la angustia porque obstaculiza el desempeño social, ocupacional y académico.

fantasia-compulsiva-trastorno-mental

 

De la fantasía saludable a la fantasía compulsiva

A todos nos encanta pensar en ese escenario ideal, un viaje, el amor… pero, ¿cuándo soñar despierto se convierte en un problema? Cuando ocurre durante la mayor parte del día e interfiere en nuestra capacidad para llevar a cabo las tareas habituales, puede clasificarse como un problema de salud mental real.

Me he perdido en sueños durante tanto tiempo como puedo recordar… Estas ensoñaciones tienden a ser historias por las cuales siento verdadera emoción, generalmente felicidad o tristeza, que tienen la capacidad de hacerme reír y llorar… Son una parte tan importante de mi vida como cualquier otra cosa; puedo pasar horas a solas con mis ensoñaciones… Soy cuidadosa de controlar mis acciones en público, así que no es evidente que mi mente está constantemente haciendo girar estas historias y me pierdo constantemente en ellas.

fantasia-compulsiva-trastorno-mental 6

El anterior es el testimonio de una estudiante de 20 años autodiagnosticada, que describe lo que ella cree que es un comportamiento anormal: la ensoñación excesiva.

 

El perfil de quienes padecen fantasía compulsiva

Las personas con ensoñación inadaptada necesitan participar en imágenes vívidas y extravagantes que pueden durar horas y horas. Algunos individuos que lo padecen, informan que sus sueños despiertan narrativas compensatorias con versiones idealizadas de ellos mismos.

En un estudio publicado en la revista Frontiers of Psychiatry, la experta Eli Somer plantea la posibilidad de interpretar la EI como un tipo de obsesión o compulsión mental; sin embargo, en el TOC las obsesiones suelen estar relacionadas con sentimientos de intrusión y ansiedad, mientras que la EI se describe como más voluntaria y agradable.

fantasia-compulsiva-trastorno-mental 1

 

Un padecimiento que empieza a visibilizarse

Aunque las investigaciones científicas sobre el tema han sido escasas, miles de usuarios de Internet han adoptado el término de ensoñación inadaptada (EI); varias comunidades cibernéticas están dedicadas a personas que sufren de EI y buscan comunicación en línea con otros que entienden y comparten su condición.

Estos internautas finalmente han encontrado una descripción adecuada de sus síntomas. Se tienen diferentes tipos de sueños, a menudo más elaborados, fantásticos o inmersivos de lo habitual; se fabrican versiones idealizadas de uno mismo o las fantasías involucran a figuras históricas, imaginarias o celebridades con quienes se tiende a establecer vínculos emocionales; se habla durante la ensoñación o se expresan emociones relativas a ella como risa, llanto o enfado.

Además, se experimenta angustia debido a tres factores:

  • Dificultades para controlar la necesidad o el deseo de participar en la fantasía.
  • Contraste entre la cantidad de fantasías y las relaciones reales.
  • Intensa vergüenza y esfuerzos exhaustivos para mantener este comportamiento oculto de los demás.

¿Te identificas?

 

* Imágenes: Gregory Thielker



Este fármaco común promueve el sueño lúcido

Podría ser la llave a tu inconsciente y a ese mundo donde es posible realizar lo irrealizable.

Soñar lúcido es la epifanía onírica por excelencia. Un acontecimiento muy relevante que rara vez sucede si no lo buscamos, pero que más de uno espera poder experimentar para acceder a ese lugar del inconsciente que tanta información guarda sobre nosotros. Además, los sueños lúcidos son ese momento que se antoja aprovechable, como una realidad alterna donde cada acto esconde la posibilidad de realizar lo irrealizable.

No extraña que, por ello, tantas disciplinas hayan estado interesadas, a lo largo de la historia, en este trance que son los sueños lúcidos. Y por supuesto, también en la posibilidad de provocarlos mediante diversas prácticas, disciplinas y hasta consumiendo algunos alimentos o bebidas. La ciencia y la medicina contemporáneas no han sido la excepción.

Un nuevo hallazgo apunta a que un medicamento para el Alzheimer
podría inducir y potenciar los sueños lúcidos.

farmaco-sueno-lucido-como-tener-estimular
TocToc

Gracias a diversos estudios realizados por el Instituto Lucidity y la Universidad de Wisconsin-Madison, sabemos que en la fase REM del ciclo de sueño es cuando el cerebro activa los mecanismos que inducen el sueño lúcido. Tomando esto en cuenta, los investigadores de estas dos instituciones experimentaron con un medicamento utilizado para el tratamiento de Alzheimer, el cual contiene un neurotransmisor llamado acetilcolina, que estimula el estado REM.

Para comprobar el poder del fármaco, los investigadores trabajaron durante 1 semana con un grupo de 121 personas, a las que introdujeron en la ciencia de la inducción de sueños lúcidos mediante diversas prácticas. Después, los científicos repartieron dosis altas, bajas y placebos al azar entre los participantes, quienes los consumieron durante tres noches consecutivas.

  • Un 42% de quienes tomaron dosis altas experimentó sueños lúcidos, incluidos los que nunca habían tenido uno.
  • Un 27% logró tener sueños lúcidos con la dosis baja.
  • Y un 14% soñó lúcido tras tomar el placebo.

Esto demuestra que, combinado con diversas prácticas para inducir el sueño lúcido, el fármaco realmente potencia procesos en el cerebro que permiten que esto ocurra. Lo que sigue, según estos investigadores, es seguir indagando en los pros y contras de este método. En su artículo de investigación afirman que:

Este protocolo es uno de los métodos más efectivos de los que se tiene noticia para inducir sueños lúcidos, y promete hacer el soñar lúcido algo posible para una población más amplia.

De avanzar estas investigaciones sobre la ciencia del sueño –y todo apunta a que así será– cada vez más gente podrá acceder a ese libro de infinita sabiduría que son los sueños, y a las infinitas posibilidades que abre el saber que estamos soñando. Sin duda, no hay objetivo más noble que este. ¿Qué podría pasar cuando cada vez más personas sueñen lúcido? No lo sabemos, pero seguramente será un eslabón más en nuestra evolución hacia sociedades más conscientes.

Nota: Este artículo no pretende, en ningún sentido, promover el consumo del medicamento descrito. Ecoosfera no tiene conocimiento de primera mano sobre si este medicamento puede resultar dañino para quien lo tome de manera irresponsable. Nunca te automediques, a menos de que conozcas los efectos de un fármaco a través de un médico. 

 

* Imagen principal: Gundula Blumi



Un retiro para soñar lúcido al que puedes ir

Una eminencia en las experiencias oníricas lúcidas está encargado de estos cursos, cuyas fechas para 2019 se anunciarán pronto.

Dormir es una necesidad fisiológica: un mismo medio para varios fines como lo son recuperarnos, mejorar nuestra memoria y regular nuestro organismo. Pero, ¿es nada más eso? ¿Y si otro de sus fines fuera permitirnos merodear por lo más recóndito de nuestra mente?

como-tener-suenos-lucidos-aprender-sonar-retiro

Los sueños lúcidos son una experiencia onírica que se puede tener con tan sólo desearlo. Suena sencillo, pero como bien creía Carl Jung, lo más simple suele ser lo más complejo. No obstante, ¿por qué querría uno tener un sueño lúcido? Porque ese es otro fin que debe formar parte de lo que nos hace irnos a la cama cada noche: el fin pedagógico por el cual dormimos.

Un sueño lúcido es un territorio que podemos explorar con seguridad: un espacio para el aprendizaje intuitivo que tiene su propio lenguaje, el cual debemos saber traducir, como señalaba Sigmund Freud –quizá uno de los primeros internautas del sueño–. No por nada la ciencia –no sólo la psicología, sino incluso la neurociencia– ha comenzado a indagar en las potencialidades de la mente, a través de los sueños lúcidos, pero también a través de una experiencia mística que es pariente de la onírica: la experiencia psicodélica.

Y es que estas inversiones en la psique pueden ser usadas para fines terapéuticos. Por ejemplo, para tratar desórdenes mentales, como la depresión. Y también para potenciar capacidades cognitivas. O simplemente, para hacernos experimentar lo insólito.

Por eso, existen retiros para aprender a soñar lúcido.

Stephen LaBerge es quizá la persona que más ha abonado al estudio de los sueños lúcidos desde una perspectiva científica. En 1987 fundó The Lucidity Institute, una organización que promueve la investigación de las experiencias oníricas. Además, tiene cursos para el público general sobre cómo tener un sueño lúcido. Mucho de lo que se puede estudiar y aprender en estos cursos es lo que LaBerge ha desarrollado durante décadas, desde que era estudiante de la Universidad Stanford.

Sus cursos se combinan con lecturas y también con ejercicios de yoga, para estimular así la psicodelia natural de la mente.

como-tener-suenos-lucidos-aprender-sonar-retiro
Uri Shapira

Quizá lo más importante del método de LaBerge sea lo que llama “la prueba de realidad, que consiste en probar constantemente si estamos o no en un sueño. De esta manera podemos desbloquear el sueño –en caso de estar en uno– y comenzar a experimentar en él una lucidez que lo haga un espacio mucho más vívido. Además, mediante este y otros métodos, los alumnos pueden avanzar en sus grados de “sapiencia lúcida” y facilitar su ingreso al mundo onírico de las experiencias multisensoriales.

Los retiros siguen siendo realizados cada año, y pronto se anunciarán las fechas para 2019 en la página oficial del instituto. Si vas, ¡platícanos cómo te fue! Pero sobre todo, platícanos qué soñaste.

 

* Imagen principal: Ecoosfera