Un chico de 17 años, Wolf Cukier, no tenía ni una semana en su pasantía en la Agencia Espacial de Estados Unidos cuando sorprendió al mundo descubriendo un nuevo planeta. Poco después, la NASA confirmó el hallazgo de este joven.

Al revisar las imágenes de un satélite de superfuerza, Cukier notó algo extraño en la fotografía. Esta pequeña mancha resultó ser un planeta que se encuentra a 1,300 años luz de la Tierra. Este planeta se descubrió gracias a los datos transmitidos a través del satélite de prospección de exoplanetas en tránsito (TESS).

El hallazgo del chico fue suficiente para que otros científicos se involucraran. Después, más cálculos revelaron que este planeta es 6.9 veces más grande que la Tierra. Su nombre es TOI 1338 b y orbita alrededor de dos estrellas.

Aún no es seguro que Wolf Cukier consiga un trabajo en la NASA, sin embargo, asegura que ha recibido mucho apoyo de su mentor y está entusiasmado por haber logrado este descubrimiento y planea volver a la NASA más adelante.

“Cuando esté allí, planeo estudiar física y astrofísica. A partir de ahí, una carrera en investigación espacial es atractiva”.

Las investigaciones sobre este planeta apenas comienzan, pero gracias a este joven la NASA agregó a sus archivos a TOI 1338 b. El nuevo planeta no es apto para habitarse, pero eso no importa, porque gracias a este joven la humanidad ahora sabe de su existencia. 

Mientras tanto, Cukier continuará sus clases en la secundaria en Scarsdale, Nueva York, para después intentar volver y sorprender a la NASA y al mundo entero con un nuevo descubrimiento del espacio.

planeta-nasa-descubrimiento-joven
NASA

 

Sigue leyendo: Encuentran agua en un planeta extrasolar que puede ser habitado por el ser humano