Criaturas distópicas: así podría modificar a los animales el cambio climático

¿Cómo se verán los animales del futuro?

La colección de animales futuristas del fotógrafo francés Vincent Fournier es provocativa. Sus fotografías confrontan nuestra conciencia sobre el cambio climático con la imagen de bellas especies policromáticas, de alucinantes tonos metálicos y extraños rasgos robóticos.

En su proyecto Engineered Species (Especies Diseñadas), Fournier intenta echar un vistazo a lo que el cambio climático podría ocasionar en algunas especies animales. No sólo en su comportamiento, sino en su ADN y en su estética.

En la actualidad, esto ya está ocurriendo. La transformación en el hábitat de miles de especies está provocando lo que los científicos llaman “desfase fenológico”, es decir: muchas especies no están siendo capaces de adaptarse al cambio climático. Sin embargo, hasta ahora no se han visto mayores cambios en la estética animal.

especies-animales-modificadas-cambio-climatico-fotografias

En Engineered Species, en cambio, la manera de hacer conciencia sobre esta problemática es mediante una colección de especies “adaptadas”. Pero dicha adaptación trastocaría radicalmente su ADN, lo que a su vez modificaría sus rasgos y colores.

Los animales del futuro se ven, así, como si hubiesen sido diseñados. No por la naturaleza, sino por nosotros.

Las imágenes son fotografías modificadas de especímenes taxidermizados (animales disecados para su estudio). Fournier las tomó y después se asesoró con genetistas para saber cómo estas especies evolucionan en tiempo real. Después utilizó esos datos para intentar hacer especímenes de un futuro distópico. Es por ello que se percibe algo artificial en ellos: un toque de ciencia ficción que, sin duda, resulta perturbador.

El resultado es exótico y estético. Pero deja la noción de que algo no está bien…

especies-animales-modificadas-cambio-climatico-fotografias

especies-animales-modificadas-cambio-climatico-fotografias

especies-animales-modificadas-cambio-climatico-fotografias

especies-animales-modificadas-cambio-climatico-fotografias

especies-animales-modificadas-cambio-climatico-fotografias

especies-animales-modificadas-cambio-climatico-fotografias-3

especies-animales-modificadas-cambio-climatico-fotografias



Muchos animales y plantas están totalmente desconcertados por el cambio climático (y no están logrando adaptarse)

El cambio climático está modificando la cotidianidad de muchas especies a tal grado que ya existe un nombre para el fenómeno.

La resiliencia es inherente a la naturaleza. Se trata de la capacidad que tiene la naturaleza y sus habitantes para adaptarse a los cambios que ocurren, ya sea en la tierra, en los mares, e incluso en los genes.

No obstante, la resiliencia no es infalible.

cambio-climatico-animales-efectos-desfase-fenologico
Miranda Brandon

Así lo demuestra el hecho de que muchas especies no están logrando adaptarse a las radicales modificaciones que el cambio climático está provocando en los hábitats.

Las cuatro estaciones del año se han vuelto caóticas: ya no pueden definirse claramente, como hace algunos años. La prueba está en que 2010, 2017 y 2018 han sido años especialmente calurosos, y en que paulatinamente se ha extendido la temporada de lluvias.

Esto ha enloquecido a cientos de especies: las aves no saben cuándo migrar, los insectos no saben cuándo polinizar, y anfibios como las ranas están reproduciéndose antes de tiempo, debido a los inviernos más cálidos. Incluso podría decirse que los bosques ya no saben cuándo reverdecer.

Ya hay un nombre para este fenómeno: desfase fenológico.

cambio-climatico-animales-efectos-desfase-fenologico

Esta situación, que los científicos han llamado desfase fenológico, es una afectación inédita a las formas de vida. Ni siquiera la resiliencia inherente al mundo natural está logrando adaptarse a los vertiginosos cambios, resultado de nuestros nocivos modelos productivos y de consumo. Es así que la sincronía necesaria para que todo el mundo esté en equilibrio se encuentra, por primera vez, plenamente amenazada.

Es incierto lo que el desfase fenológico puede ocasionar en los ecosistemas, y qué tanto las perturbaciones más pequeñas podrían llegar a ocasionar enormes e irreversibles daños. Quizá… ¿una especie de efecto mariposa generalizado?

La pregunta sería: ¿qué pasa cuando una especie llega tarde a su cita con la naturaleza?

Un ejemplo está en el caso de la orquídea araña.

Esta flor se reproduce a partir de una treta llamada “seudocopulación”, que consiste en engañar a las abejas macho con una feromona para hacerlas creer que son una pareja sexual. De esta manera, las abejas polinizan a las orquídeas justo cuando lo necesitan. Pero esto tiene que suceder cuando las abejas macho despiertan de su hibernación, y antes de que lo hagan las abejas hembra.

cambio-climatico-animales-efectos-desfase-fenologico

No obstante, la primavera está llegando antes, lo que hace que las abejas hembra se despierten antes de que las orquídeas puedan hacer su jugarreta. Así, el affaire entre orquídeas y abejas es impedido por la vigilante abeja hembra, lo que, según un estudio de 2014, está mermando la reproducción de las orquídeas.

Lo peor es que el cambio climático no es lo único que está modificando los hábitos de diversas especies. Las actividades productivas en ciertas zonas –que a veces están incluso prohibidas, como las áreas naturales que invaden grandes empresas– está ocasionando que muchos animales se vuelvan nocturnos, entre ellos los coyotes, las nutrias, los jabalíes y los tigres. Esto ocasiona desequilibrios que pueden resultar mortíferos para algunas especies.

Si algo demuestra el “desfase fenológico” y la modificación en el reloj biológico que hemos ocasionado en muchas especies es que no sabemos compartir el mundo. Y esto nos puede llevar, a todos, a la extinción.



1 de cada 5 plantas está en peligro según el mayor sondeo jamás hecho

Este estudio se hará anualmente por primera vez y contempla la totalidad de las plantas terrestres existentes.

El planeta, en la totalidad de su historia hasta ahora, jamás había estado poblado por tantas personas. Se calcula que hoy existen más de 7 mil millones de habitantes en el planeta, cuando, por ejemplo, hace solo 100 años, 1 650 millones de personas vivían en él.

Casi se ha cuadruplicado la población desde 1950; si a ello sumamos que el estilo de vida está basado ampliamente en el consumo, entonces la fórmula parece catastrófica, y de algún modo lo es.

Por ello es imprescindible cambiar el consumismo a nivel individual, que influye en el más remoto microorganismo. Una muestra de la transformación que hemos estado originando es el cambio climático que no solo ha hecho desaparecer islas enteras, también es el causante de que 1 de cada 5 plantas en el mundo estén en peligro de extinción.

Hasta ahora el sondeo más ambicioso de plantas en el mundo, llamado State of the World’s Plants, que se hará anualmente y que fue realizado por Royal Botanic Gardens, apunta a que 1 de cada 5 plantas en el mundo (no contempla las acuáticas) están en peligro de extinción.

Más que un documento alarmista, pretende ser una herramienta de estudio que ayude a los tomadores de decisiones a tomar medidas frente al cambio climático con información contundente y actualizada. El estudio presenta también una descripción del tipo de plantas con las que convivimos y desglosa la cantidad de plantas, y el tipo, que son empleadas por el hombre: solo 30 mil de las 391 mil existentes.

Quizá con esta información los tomadores de decisiones hagan algo al respecto, aunque también es útil para la ciudadanía, para que, informada, exija una transformación en la manera en que funciona el sistema económico hasta ahora…