El error puede ser un arte (y estas fotografías lo celebran)

Los errores son fundamentales en nuestra existencia y evolución; por eso hay que celebrarlos.

Pocas propiedades más humanas que errar. No importa tu edad o personalidad, seguramente te has equivocado, y sin duda te volverás a equivocar. Y aunque culturalmente nos han enseñado a percibir este acto como algo lamentable, lo cierto es que hay pocas herramientas más educativas a nuestra disposición que equivocarse

Para celebrar el arte del error, qué mejor que recurrir a la fotografía, una técnica que supuestamente capta la realidad “tal como es”. Por eso, atestiguar cómo el error, a través de la foto, distorsiona la realidad, es absolutamente aleccionador. La realidad, si es que podemos hablar de ella así, en singular, es naturalmente falible.

Una nueva exposición, Don’t! Photography and the Art of Mistakes, reúne una serie de imágenes capturadas por artistas que explícitamente decidieron ignorar las reglas ópticas para asegurar así fotografías “erróneas”. Y, hay que admitirlo, el error se revela como algo seductor o, al menos, sugerente. 

Pero esta muestra, que se exhibirá en el Museo de Arte Moderno de San Francisco, no sólo despierta reflexiones como las que incluimos en las primeras líneas de esta nota; también representa una suerte de arrojo contracultura en la era de la masificación de la fotografía (cortesía de smartphones y redes como Instagram), fenómeno que le rinde culto a la “perfección” de las imágenes y de sus protagonistas (vía filtros de Photoshop) y, en resumen, al afán de cumplir cabalmente con los cánones de belleza y estatus.

Celebremos, pues, el error y la imperfección.

fotos-errores-fantasmas

errores-fotograficos-glitches

imagenes-errores-defectos

 

*  Imágenes: 1) Sarah Cwynar, 2) Ralph Eugene Meattyard,

3) Lee Friedlander y Jacques-Henri Lartigue 



Estos son los bebés de inmigrantes rohinyás que nacen sin patria (y son considerados como extranjeros)

Cada día nacen 60 bebés en esta parte del subcontinente indio. Los pequeños rohinyás están destinados a un futuro incierto…

Hay quienes tienen el privilegio de asumirse como ciudadanos del mundo, pero hay quienes son extranjeros a causa de las migraciones forzadas. El proyecto Born Refugee, del fotoperiodista Turjoy Chowdhury, es una serie de 21 retratos de bebés —que pertenecen al grupo étnico rohinyá— nacidos en Cox’s Bazar, el refugio más grande del mundo, en Bangladés.

Este refugio es consecuencia de la discriminación racial y religiosa, donde los conflictos étnicos están llevando a las nuevas generaciones a una resignación autoimpuesta de un mundo donde no existe un lugar al cual puedan llamar hogar y donde no hay cabida para la paz.

Turjoy Chowdhury

Cada día nacen 60 bebés en esta parte del subcontinente indio. Los pequeños rohinyás están destinados a un futuro legal incierto. El único refugio real lo tienen en los brazos de sus madres, quienes los cubren con mantas donadas por organizaciones de ayuda. La mayoría de estos bebés no tiene nombre, aunque algunos fueron nombrados en el momento en que Chowdhury los retrató. 

Los bebés que nacen en Cox’s Bazar nacen sin una ciudadanía legal. Históricamente, los rohinyás han vivido en Myanmar (Birmania) desde el siglo XV. El gobierno de este país los ha discriminado desde 1982, cuando se aprobó una ley que les niega la ciudadanía. La situación actual para los rohinyás se encuentra bifurcada en un limbo legal que aplasta su identidad.

Por una parte, Myanmar los reconoce como inmigrantes ilegales bengalíes, mientras que, en Bangladés, país donde reciben refugio, los rohinyás no son considerados como refugiados, sino como desplazados temporales; residentes que viven segregados del resto de la población y ninguno de los dos países se hace responsable. 

Por ello, los bebés que nacen en Cox’s Bazar son como extranjeros sin patria.

Este asentamiento, ubicado en la costa oeste de Bangladés, alberga a más de un millón de rohinyás. Desde 1992 esta minoría étnica de mayoría musulmana ha tenido que huir de Myanmar a causa de la limpieza étnica. En 2017, un nuevo estallido de violencia en este país hizo que el resto de la población rohinyá creara el refugio más grande del mundo. 

Se ha señalado al ejército birmano —conformado en su mayoría por budistas—, como el responsable de cometer el genocidio contra el pueblo rohinyá.

Chowdhury pudo haber mostrado en sus fotos el hacinamiento en el que viven los rohinyás, las condiciones insalubres, las enfermedades o la incertidumbre del monzón. Pero Born Refugee busca romper con la mala estrella de haber nacido rohinyá e intenta demostrar que estos pequeños pueden vivir en un mundo sin fronteras en el que pueden asumirse, si ellos quieren, como ciudadanos del mundo.  

Conoce más de este proyecto:

Para ver más de su trabajo, da clic aquí.

 

* Fotografías Turjoy Chowdhury para National Geographic.



Estas son hoy las 5 ciudades más creativas del mundo

Estas ciudades están atrayendo a creativos y artistas de todo el mundo, y se han convertido en iconos de inspiración contemporánea.

Más allá de un fenómeno individual, la creatividad es también un pulso colectivo. Incluso podríamos hablar de ella como un proceso social, en el cual participan numerosas fuerzas. Hay ambientes, geografías o momentos históricos que, sin duda, favorecen el cultivo de esta cualidad humana.

Considerando lo anterior, la BBC se propuso definir las cinco ciudades que en la actualidad presumen de más ingredientes necesarios para estimular la creatividad. Las causas son seguramente varias, pero evidentemente hay algo magnético en cada una de estas urbes aconteciendo justo en este instante, y que está atrayendo a creativos de alrededor del mundo.

 

Ciudad de México (México)

Quizá nunca antes en su historia (o por lo menos no durante varias décadas) la Ciudad de México había manifestado tal energía creativa como ahora. Su eclecticismo cultural, además de su vibrante vida cotidiana e historia, han hecho de esta capital una de las urbes consentidas de la creatividad contemporánea.

cdmx-arte-contemporaneo-mexico

 

Belgrado (Serbia)

Juvenil, vibrante, intenso, así podríamos definir el momento actual por que el que atraviesa la capital de Serbia. Tras décadas en el olvido, esta ciudad comienza a manifestar nuevamente un algo único, inspirador, que está atrayendo cada vez más movidas culturales. 

belgrado-arte-galerias-actualidad

 

Dakar (Senegal) 

Una explosión juvenil se registra en este lugar desde hace unos años. Gracias a la visita frecuente de surfistas de todo el mundo, aunado a una boyante escena de moda y diseño, la capital de Senegal es uno de los sitios más inquietos y dinámicos en la actualidad. En pocas palabras, aquí confluyen los ingredientes perfectos para detonar una poderosa escena creativa.   

dakar-arte-moda-senegal

 

Bangkok (Tailandia)

Bangkok fue alguna vez famosa por su distrito rojo. Afortunadamente, la atracción que éste generaba ha ido transformándose gracias a una exótica industria creativa. Caos, grafiti, rap, gastronomía y muchos espacios artísticos, son hoy los elementos que atraen a cientos de miles de personas cada año, la mayoría jóvenes, que buscan disfrutar o incluso alimentar la cara artística de la capital tailandesa.
bangkok-arte-cultura-museos

 

Sharjah (Emiratos Árabes Unidos)

En contraste con otros estados de los Emiratos Árabes, por ejemplo Abu-Dhabi, Sharjah ha cultivado una escena sustentable, consciente y más artesanal. Así que si lo tuyo son las pequeñas galerías y pulsos creativos por sobre los grandes museos y fastuosas casas de arte, esta ciudad árabe te va a fascinar. 

sharjah-arte-contemporaneo-creatividad

 

 

*Foto principal: ciudad de Sharjah //Radisson Blu Blog