Pocas propiedades más humanas que errar. No importa tu edad o personalidad, seguramente te has equivocado, y sin duda te volverás a equivocar. Y aunque culturalmente nos han enseñado a percibir este acto como algo lamentable, lo cierto es que hay pocas herramientas más educativas a nuestra disposición que equivocarse

Para celebrar el arte del error, qué mejor que recurrir a la fotografía, una técnica que supuestamente capta la realidad “tal como es”. Por eso, atestiguar cómo el error, a través de la foto, distorsiona la realidad, es absolutamente aleccionador. La realidad, si es que podemos hablar de ella así, en singular, es naturalmente falible.

Una nueva exposición, Don’t! Photography and the Art of Mistakes, reúne una serie de imágenes capturadas por artistas que explícitamente decidieron ignorar las reglas ópticas para asegurar así fotografías “erróneas”. Y, hay que admitirlo, el error se revela como algo seductor o, al menos, sugerente. 

Pero esta muestra, que se exhibirá en el Museo de Arte Moderno de San Francisco, no sólo despierta reflexiones como las que incluimos en las primeras líneas de esta nota; también representa una suerte de arrojo contracultura en la era de la masificación de la fotografía (cortesía de smartphones y redes como Instagram), fenómeno que le rinde culto a la “perfección” de las imágenes y de sus protagonistas (vía filtros de Photoshop) y, en resumen, al afán de cumplir cabalmente con los cánones de belleza y estatus.

Celebremos, pues, el error y la imperfección.

fotos-errores-fantasmas

errores-fotograficos-glitches

imagenes-errores-defectos

 

*  Imágenes: 1) Sarah Cwynar, 2) Ralph Eugene Meattyard,

3) Lee Friedlander y Jacques-Henri Lartigue