Humberto Gómez Ruiz, investigador del Laboratorio de Química Analítica Ambiental de la UNAM, desarrolló un estudio en el que se comrpobó que los envases de plástico contienen bisfenol A, una sustancia que altera el sistema hormonal incrementando el riesgo de desarrollar diabetes y cáncer.

Este compuesto que recubre los envases se vinculó al desarrollo de obesidad, cáncer o diabetes. Además se comprobó que afecta directamente el sistema endocrino, provocando una serie de cambios metabólicos. Sin embargo, hasta ahora la investigación no cuenta con datos concluyentes sobre qué tan expuesta está la población a esta sustancia. Únicamente se han constatado los efectos en las hormonas, los cuales pueden variar dependiendo de cada organismo.

Gómez aclaró que este estudio busca demostrar que el recubrimiento de los envases de plástico es tóxico. Una vez confirmado este efecto, se podría obligar a las empresas a que eliminen el bisfenol A del proceso de producción para que no termine disuelto en el contenido de la botella.

 

Envases de plástico, tóxicos para la salud 

El investigador y su equipo llevan alrededor de 5 años estudiando esta sustancia tóxica y sus posibles riesgos para el ser humano. Se analizó a una población de cerca de 500 mujeres, de las cuales el 5% presentó residuos de bisfenol en la orina.

De acuerdo con los valores registrados y los cálculos hormonales, 20 de ellas podrían desarrollar cáncer gracias al bisfenol. Estos estudios permiten que los científicos identifiquen algunas sustancias que podrían dañar la salud.

“Nuestra responsabilidad como universitarios es con la sociedad y con todo lo que podamos contribuir para su bienestar” – (colaborador de la investigación)

En todo el mundo, la persona promedio está ingiriendo aproximadamente 5 gramos de plástico cada semana, lo que equivale al peso de una tarjeta de crédito, según investigadores australianos de la Universidad de Newcastle.

El verdadero problema es que el reciclaje no ayuda a contrarrestar estos efectos en la salud. El objetivo es que se deje de producir plástico o envases que, además de contaminar el medioambiente, tienen efectos nocivos en el organismo.

Hasta ahora no se ha considerado una alternativa al bisfenol de los envases de plástico. La opción más viable es eliminar el plástico de nuestra vida y dejar de consumir envases de un solo uso para comenzar a utilizar de vidrio u otro material.

 

Sigue leyendo: De cómo es que las bolsas de té contaminan tu bebida con billones de microplásticos