Tan pronto como nacemos, el calor nos da la bienvenida al mundo. Un abrazo cálido nos conecta con la energía más natural del planeta, para después nutrirnos de los rayos de luz del sol que atraviesan todo el espacio.

Pero la energía no es algo que provenga sólo de la luz. Científicos revelaron recientemente que la transferencia de calor puede generarse a través de distintos caminos y viaja de un lugar a otro sin necesidad de luz. Todo se reduce a que, básicamente, el calor es energía producida por el movimiento de las partículas. En escala cósmica, el sol calienta nuestro planeta gracias a que miles de partículas de luz y fotones se mueven rápidamente generando un calor inmenso.

Para la Tierra es distinto, pues las vibraciones de calor se producen entre materiales y el movimiento colectivo de los átomos. Desde un principio se consideró que en el vacío era imposible producir calor porque para ello se requería del choque entre dos cuerpos.

Sin embargo, el vacío nunca está realmente hueco. Lo que sucede es que aparecen partículas virtuales, es decir, energía que se transforma constantemente. Estas partículas generan fuerzas detectables, las cuales se mueven por los fotones virtuales que son al mismo tiempo existentes e inexistentes.

energia-espacio-particulas-universo

Estas partículas son una especie de resortes que transportan la energía de un objeto a otro. La transferencia de energía parecía imposible pero, al parecer, a una escala nanométrica el vacío es capaz de producir calor.

Esto fue comprobado cuando los expertos utilizaron dos membranas de nitruro de silicio, las cuales fueron colocadas a una distancia de 100 nanómetros. Poco después, las frecuencias de las membranas cambiaron y los átomos vibrantes producían efectos en el movimiento de las otras.

 

La energía que conecta el universo

Esto demostró que aunque no exista una conexión entre los objetos, el vacío será capaz de transferir calor gracias a las partículas virtuales. La temperatura de ambos objetos será lo que determine la cantidad de calor emitida.

Esta es una prueba más de que todo lo que yace suspendido en el espacio y cada uno de los organismos, seres o materiales en nuestro planeta están conectados a pequeña escala.

La energía se conecta entre todos nosotros para así crear fuerza y redes de calor que tal vez no podemos percibir, pero que a fin de cuentas son esenciales para mantenernos con vida y hacer que cada partícula, átomo o célula de nuestro cuerpo viva.

universo-fuerzas-quinta-energia-nuclear-gravedad-fotones-oscuros

 

Sigue leyendo: Esta es la fórmula secreta para aumentar tu energía, según Nikola Tesla