Los fenómenos naturales que hemos presenciado en los últimos años son el resultado de nuestro comportamiento como habitantes de este planeta. Hemos olvidado que tarde o temprano estos graves cambios, producto de la emergencia climática, afectan nuestra salud de distintas maneras y sólo nosotros podemos evitarlo.  

Piénsalo de esta manera: todos somos una cadena que hace funcionar al mundo. Si un eslabón de esa cadena se rompe, es muy posible que el balance se pierda y con ello afectemos al resto de los componentes.

De acuerdo con los Doctores del Medioambiente de Australia, para mantener este equilibrio es necesario conservar alineados al menos tres elementos esenciales de la cadena: tierra, agua y aire. Hasta ahora, estos tres factores ya han sido alterados, y olvidamos que su falta de equilibrio inevitablemente afectará nuestra supervivencia. 

naturaleza evolucion especies
Olaf Hajek

 

Los efectos de la crisis ambiental  

Nuestra salud es uno de los factores que se relacionan directamente con el planeta. Por lo tanto, continuar con la destrucción del medioambiente es atentar en contra de nuestro propio bienestar.

Tal es el caso de la mala calidad del aire, la cual provoca una severa contaminación que estimula un aumento de las enfermedades respiratorias. Asimismo, la muerte de miles de personas por incendios provocados por las altas temperaturas es una de las problemáticas más grandes de nuestros tiempos.

La crisis climática está afectando la siembra, el flujo del agua y otros elementos que son esenciales para sobrevivir. Los desafíos naturales apenas están comenzando y es vital que pensemos cómo protegeremos nuestra salud ante estos cambios.

 

Cómo cuidarnos ante la emergencia climática

El presente y el futuro son grandes oportunidades para adoptar nuevos modelos de vida. Podemos redefinir nuestras prioridades para ubicar en la cima aquellas que garanticen el bienestar de nuestra especie.

No estamos hablando de aspectos económicos, sino de un sentido de responsabilidad comunitario e incluso planetario. Sólo a través de la administración equilibrada y justa de lo que nos rodea podremos disminuir estos cambios que experimenta la naturaleza.

Hay actividades que podemos evitar fácilmente y hacen grandes cambios en nuestro impacto en el planeta. El plástico es sólo el primero de ellos, otro puede ser reencontrar tu conexión con la naturaleza o evitar consumir alimentos que sabes que causan un daño al equilibrio del medioambiente.

Toma un tiempo para pensar cómo contribuyes a dañar tu salud y comienza a idear formas de transformar eso. No trates de cambiar de un día para otro, la mejor opción es tomar conciencia sobre cómo podrías hacerlo de la manera más fácil y efectiva. Recuerda que tu salud está de por medio. Es la única forma de continuar en el camino de forma sana y sustentable. Intentemos vivir y no sobrevivir.

naturaleza-medioambiente-emergencia-climatica
Pat Perry

 

Sigue leyendo: #ConsumeResponsable: ¿Qué alimentos tienen más impacto en la salud del planeta y cuáles menos?