Desde principios de año Elon Musk mostró su interés por la tecnología de CO2, en aquel entonces se creyó que sus fines eran meramente ambientales, aunque una declaración hecha recientemente en su Twitter ha revelado sus verdaderas intenciones, la conversión a combustible para naves espaciales. 

No es un secreto que Elon Musk es un empresario con objetivos sumamente elevados. Desde distintas áreas, ha logrado consolidar nuevas maneras de relacionarse con la tecnología. Pero en los últimos años su vista está puesta fuera del planeta, con miras a llevar la primera misión tripulada a Marte. No obstante, esta es una tarea titánica que requiere de la mayor utilización y optimización de recursos. Empezando por el combustible para propulsar la nave Starship, su primer propulsor Super Heavy que utilizará 29 motores Raptor.

cohete y planeta tierra de fondo

Elon Musk y la búsqueda del combustible en el CO2

La tecnología humana de propulsión a chorro es todavía muy ineficiente para lograr los viajes interplanetarios. La cantidad de energía necesaria de propulsión se obtiene a base de combustible que a su vez genera grandes cantidades de gases de efecto invernadero. En pocas palabras, se requieren toneladas de combustible para alcanzar la velocidad adecuada para llegar hasta otro planeta. Y además, al momento del despegue, los cohetes contaminan enormemente el planeta.

Por esta razón, el presidente ejecutivo y director ejecutivo de Space Exploration Technologies Corp., pretende que su compañía aeroespacial, convierta el dióxido de carbono ya presente en la atmósfera, en combustible para sus naves espaciales. Elon Musk dijo a través de su Twitter que la compañía “está iniciando un programa para sacar CO2 de la atmósfera y convertirlo en combustible para naves espaciales”. Agregó que la captura de carbono será “importante para Marte”, refiriéndose a la llegada de la humanidad al Planeta Rojo.

elon musk co2 combustible

100 millones de dólares a la mejor tecnología

Esta no es la primera vez que Musk habla sobre la captura de carbono. A principios de 2021, lanzó una convocatoria en donde ofrecía 100 millones de dólares a la mejor tecnología que permitiera secuestrar CO2 de la atmósfera. Y aunque en aquel entonces se pensó que las intenciones iban dirigidas hacia la neutralización para minar el cambio climático, parece que ahora ha revelado su objetivo final, la conversión de los gases de efecto invernadero para crear combustible para naves espaciales.

aumento-emisiones-co2-2017 ONU informe

La tecnología de captura directa del aire (DAC) ya se ha utilizado con anterioridad. Aunque se encuentra aún en sus fases iniciales. La mayor planta de DAC en el mundo se ubica en Islandia y acaba de comenzar sus operaciones. Se pretende que logre secuestrar 4 mil tonelada de dióxido de carbono de la atmósfera anualmente. Sin embargo, la conversión del CO2 a combustible, no se ha experimentado todavía, por lo que el escepticismo está en el aire. 

Además, el anuncio de Musk llega semanas después de que se filtrara un correo electrónico corporativo de SpaceX, en donde el propio Elon advertía de problemas graves en la empresa. Según el correo, la compañía está en ‘riesgo de quiebra’, debido al retraso en la línea de producción de los motores Raptor.