Viajes en el tiempo, poderes mentales y experimentación gubernamental, suenan a argumentos en la trama de una serie de ciencia ficción. Y de hecho lo son, el nombre de ‘Stranger Things’ sale a colación. Pero estos argumentos vinieron de años más atrás en la línea temporal y salieron supuestamente de la realidad, misma que Preston Nichols junto a Peter Moon plasmaron en su libro El Proyecto Montauk: Experimentos en el Tiempo. La narrativa del libro se centra supuestamente en hechos reales, que tuvieron lugar entre la década de los 70 y los 80.

A comienzos de la década de los 80 comenzaron a circular rumores sobre experimentaciones secretas por parte del gobierno de Estados Unidos. Aunque claro que ninguno de los rumores resultó concluyente y quedaron en la historia sólo como teorías. Pero esto cambio cuando Preston Nichols publicó un libro en 1992, donde dijo haber recuperado memorias reprimidas de su propia participación en un proyecto denominado Proyecto Montauk. Con esto reavivó las teorías en el imaginario colectivo e incluso aparecieron más personas con recuerdos supuestamente recuperados para formar una versión todavía más completa de los hechos.

experimento filadelfia

Relación con el Experimento Filadelfia 

Pero entre tanto enredo, el comienzo parece no haber estado en Montauk, ni tampoco en los años 80. Aparentemente la narrativa que conduce al incidente de 1983 como parte del Proyecto Montauk y que Nichols describe en su libro, tiene sus inicios en la Segunda Guerra Mundial. En 1943, en plena guerra, la Armada de los Estados Unidos llevó a cabo un supuesto experimento para invisibilizar electrónicamente a un buque de guerra llamado USS Eldrige. El objetivo era ocultar el navío de los dispositivos enemigos para trasladar provisiones de manera segura. No obstante, involuntariamente habría sido trasladado hacia una dimensión desconocida. A este suceso se le conoce como el Experimento Filadelfia y parece tener una conexión con Nichols.

Según Nichols, el Proyecto Montauk es una extensión de este primer acercamiento a los viajes en el tiempo y el espacio. Pero se le agregaron niños capaces de utilizar su mente con poderes psíquicos. El autor del libro, describe su supuesto paso por Camp Hero, la Estación de la Fuerza Aérea en Montauk, en Long Island para investigar este tipo de sucesos. En concreto, en la década de 1970 trabajó junto a otros investigadores en un artefacto que llamaron La Silla de Montauk que era un dispositivo que hacía uso de campos electromagnéticos basados en los experimentos de Nikola Tesla, para amplificar los poderes psíquicos.

proyecto montauk
Camp Hero

Conexión entre ambas fecha 

Aparentemente el Experimento Filadelfia abrió un agujero de gusano que luego más tarde conecta a otros investigadores que también participaron en Montauk. Tal es el caso de Al Bielek, un participante de los hechos ocurridos en 1943 y que asegura haber viajado en el tiempo. Las memorias de Nichols coinciden con las de Bielek, según ambos, trabajaron juntos en Long Island en 1983 investigando la potenciación de las capacidades psíquicas, para cristalizar los viajes en el tiempo.

Desde luego que hay que recordar que todo lo plasmado en las páginas del libro, se queda suspendido en la duda del lector. Depende de cada uno, creer en ello o no. Hasta ahora no hay datos concluyentes que pueda decirse aseguren la veracidad de los hechos. No obstante, hay más personas involucradas en el caso, que aseguran haber participado en Montauk.