Siempre hay algo emocionante cuando el arte y la ciencia se tocan. Por ejemplo, cuando una demuestra los efectos medicinales de la otra. Sí, lejos del glam ultramercantil o de la pretensión del arte contemporáneo, rodearnos de arte es sin duda benéfico para nuestra salud. 

 

El arte es medicina

Un estudio reciente, publicado en 2017 por científicos daneses, comprobó que colgar pinturas en los muros de un hospital genera satisfacción entre los pacientes durante su recuperación. Este estudio se suma a otro, publicado en Inglaterra en 2007 y citado en Art Net, el cual concluyó que:

Los efectos positivos (del arte en la salud) no solo se reflejaban en la recuperación del paciente, también en los tiempos de estancia en hospitales y en la tolerancia al dolor.

Un capítulo interesante en la historia del arte y la medicina se registró el año pasado cuando el Montreal Museum of Fine Arts anunció la alianza con un hospital cercano para que sus doctores pudiesen prescribir a los pacientes visitas ocasionales a este museo. Y no olvidemos que Brian Eno intervino un cuarto de hospital para desdoblar las propiedades medicinales de su música ambient en ese espacio. 

Evidentemente, recurrir al arte como complemento de un tratamiento, dependerá de la curaduría del mismo. Según los investigadores daneses, las pinturas abstractas funcionan bien y, suponemos que, por ejemplo, una lúgubre pieza de arte cybersatánico quizá no sea lo más adecuado durante una convalecencia. Pero para eso también se han llevado a cabo numerosas pruebas, como el procedimiento neurocientífico que llevó a Marconi Union a componer la canción “más relajante jamás creada”, neurológicamente hablando. 

 

arte-chamanismo-salud

La relación entre arte y salud tiene antecedentes milenarios. En diversas tradiciones chamánicas se recurre a piezas mágicas y rituales que involucran manifestaciones artísticas y que son practicados como un instrumento médico. Pero que la ciencia esté ya avalando el valor medicinal del arte, y por lo tanto sea utilizado con mayor frecuencia entre médicos y hospitales, es una buena noticia para la salud humana.

O ¿alguien duda que la medicina fue “desensibilizándose” y que rehumanizarla nos beneficiaría a todos?