El arte es medicina para el ser humano (lo dice la ciencia)

¿Sabías que el estar rodeado de arte ayuda a un paciente a recuperarse más rápido de una cirugía o enfermedad?

Siempre hay algo emocionante cuando el arte y la ciencia se tocan. Por ejemplo, cuando una demuestra los efectos medicinales de la otra. Sí, lejos del glam ultramercantil o de la pretensión del arte contemporáneo, rodearnos de arte es sin duda benéfico para nuestra salud. 

 

El arte es medicina

Un estudio reciente, publicado en 2017 por científicos daneses, comprobó que colgar pinturas en los muros de un hospital genera satisfacción entre los pacientes durante su recuperación. Este estudio se suma a otro, publicado en Inglaterra en 2007 y citado en Art Net, el cual concluyó que:

Los efectos positivos (del arte en la salud) no solo se reflejaban en la recuperación del paciente, también en los tiempos de estancia en hospitales y en la tolerancia al dolor.

Un capítulo interesante en la historia del arte y la medicina se registró el año pasado cuando el Montreal Museum of Fine Arts anunció la alianza con un hospital cercano para que sus doctores pudiesen prescribir a los pacientes visitas ocasionales a este museo. Y no olvidemos que Brian Eno intervino un cuarto de hospital para desdoblar las propiedades medicinales de su música ambient en ese espacio. 

Evidentemente, recurrir al arte como complemento de un tratamiento, dependerá de la curaduría del mismo. Según los investigadores daneses, las pinturas abstractas funcionan bien y, suponemos que, por ejemplo, una lúgubre pieza de arte cybersatánico quizá no sea lo más adecuado durante una convalecencia. Pero para eso también se han llevado a cabo numerosas pruebas, como el procedimiento neurocientífico que llevó a Marconi Union a componer la canción “más relajante jamás creada”, neurológicamente hablando. 

 

arte-chamanismo-salud

La relación entre arte y salud tiene antecedentes milenarios. En diversas tradiciones chamánicas se recurre a piezas mágicas y rituales que involucran manifestaciones artísticas y que son practicados como un instrumento médico. Pero que la ciencia esté ya avalando el valor medicinal del arte, y por lo tanto sea utilizado con mayor frecuencia entre médicos y hospitales, es una buena noticia para la salud humana.

O ¿alguien duda que la medicina fue “desensibilizándose” y que rehumanizarla nos beneficiaría a todos?



Los niños que acuden a sitios artísticos son más críticos y sensibles

Según un estudio reciente, los niños que tienen mayor contacto con expresiones artísticas son también más sensibles y críticos.

Las matemáticas y la ciencia desarrollan ciertas capacidades relacionadas con la concentración y la rapidez mental, y en la práctica cumplen con roles importantes cuando su aplicación es social. Sin embargo, aspectos educativos como el arte, necesidad que ha prevalecido por milenios como una respuesta a nuestro yo expresivo, tiene un papel quizá más trascendental, pues está comprobado que su contacto sensibiliza a los seres humanos. En este contexto, la ciencia no tendría razón de existir si su objetivo no fuese el bienestar de la humanidad, mismo que puede concebirse únicamente desde la empatía.

Un extenso estudio de la Universidad de Kansas ha comprobado que el contacto directo de los niños con las experiencias artísticas, como ir a un museo, escuchar una historia en voz alta, practicar danza o tocar algún instrumento, los convierte en personas más críticas, pero sobre todo más sensibles.

beneficios-arte-ninos-acuden-sitios-artisticos-sensibles

Quizá aquella teoría relativa a que el arte sensibiliza el alma, tocando fibras que únicamente el lenguaje del espíritu comprende, sea cierta. En la investigación mencionada, un grupo de niños fue llevado a un museo, donde recibieron información general sobre las pinturas, y luego simplemente se les invitó a tener contacto directo con las obras, haciendo preguntas generales, y asistiéndolos únicamente en caso de que lo solicitasen. Eventualmente los niños contestaron un examen, y la experiencia resultó ser un éxito. 

Los valores desarrollados por un niño que tiene contacto con experiencias artísticas involucran aspectos empáticos y analíticos como entender que otros vivieron en otra época, tras contemplar sus creaciones. De esta manera se genera una especie de empatía histórica, los niños amplían su panorama de la vida, desarrollan su memoria y se cuestionan en mayor medida el porqué de las cosas. 

A su vez, el anterior estudio comprueba que el hecho de ir físicamente a un lugar predispone más a nuestra mente para valorar y asimilar las experiencias: como si la voluntad fuese un factor importante para que nuestra mente se apropie de las experiencias con mayor firmeza Además, se comprobó que los niños que fueron a un museo por primera vez experimentaron avances en cuanto al pensamiento crítico, la empatía y la tolerancia.



Escucha los tonos de celular que Brian Eno compuso (una excusa para reflexionar sobre los propósitos de la música)

Estas miniaturas sonoras podrían parecer una frivolidad, pero esconden una genialidad.

Podría parecer un sinsentido reflexionar sobre la música a partir de la limitada gama de tonos que ofrecían los celulares hace 10 años. Y Brian Eno estaría de acuerdo, pues en una entrevista del año 2000 aseguró que componer tonos de celular –si a eso se le puede llamar componer– sería algo “demasiado triste” que jamás haría.

Excepto porque, 7 años después, el propio Eno compondría los tonos del celular Nokia 8800:

La escritora Gemma Winter lo interpelaría al respecto, recordándole lo que había dicho anteriormente sobre la tristeza que sería componer tonos para celular, y la contradicción que implicaba que lo hubiese hecho algunos años después.

La respuesta de Eno al respecto abre una dimensión que rodea su trabajo como compositor –y como la mente detrás de toda una revolución musical–. Esto es: el propósito de la música en el mundo contemporáneo.

Las cosas cambiaron, [los celulares] ya tenían tonos polifónicos; así que de hecho podías acceder a sonidos más complejos. [Aun así] no es un gran medio para componer música.

Componer tonos de celular cuando éstos ya ofrecían posibilidades polifónicas era mucho más estimulante. Pero seguía siendo un reto. Implicaba una especie de microcomposición, repleta de restricciones sonoras. Y eso fue lo que encandiló a Eno, motivándole a escribir los tonos para el Nokia 8800.

Pero no sólo eso: años antes había compuesto el característico campaneo de inicio para Windows 95. Éste, según le había pedido la empresa, debía ser “activo, juvenil, inspirador, sabio, estimulante, activo”, y muchísimos otros adjetivos que el tono tenía que reflejar en un minúsculo espacio de tiempo:

¡Al final decía que la pieza no debía durar más de 3 segundos y 1/4 de duración!

brian-eno-tonos-celular-musica-arte

Estas pequeñas incursiones en los nichos mercadotécnicos de la tecnología no tuvieron la intención de lucrar, pues sabido es cuánto detesta Brian Eno nuestra cultura del trabajo, que mata la creatividad. Más bien, fue una manera de ponerse un reto estimulante: de aquellos que evolucionan la vida, lo cual es el propósito de la música y el arte.

Porque tal como precisó Nietzsche: la vida sin música sería un error. Y eso se afirma en la creencia darwiniana de Brian Eno sobre el arte, según la cual éste se concibe como una actividad orgánica, necesaria para disfrutar la vida y no sólo sobrevivirla.

brian-eno-tonos-celular-musica-arte

En ese sentido, componer música jugando y experimentado es una forma de arte muy elevada, incluso si es para los tonos de un celular. Porque para Eno, se trata también de crear sobre lo cotidiano. De hecho, transformar la cotidianidad es el propósito del arte, porque de acuerdo con la definición que dio en una conferencia en 2007:

Arte es todo lo que no tenemos que hacer.

Y sin embargo, lo hacemos. He ahí la belleza del arte, y también su omnipresencia e importancia. No existe un ser que no esté involucrado en el arte, de una u otra manera, de forma directa o indirecta, planeada o espontánea.

Por eso, es innegable que las miniaturas sonoras compuestas por Eno para Nokia y Windows forman parte del vasto universo que él ha creado, y en ese sentido son continuidad de su obra; una obra que siempre tiene mensajes interesantes sobre los cuales reflexionar.