Como seres vivos, existe en nosotros una naturaleza nómada; nos movemos, exploramos el mundo, disfrutamos caminar y recorremos largas distancias. No obstante, esta naturaleza no se desarrolla por sí sola. La vida saludable puede que viva en nosotros, pero debemos nutrirla y hacerla crecer.  

Recientemente se comprobó que las personas más saludables del mundo no van al gimnasio. Así como leíste: no es necesario gimnasio, proteínas, masajes reductores o cualquiera que sea el método que utilizas para estar en buena forma. El secreto de las personas más saludables del mundo se resguarda en esta naturaleza nómada que muchas veces reluce en las zonas azules.

ejercicio-zonas-azules-gimnasio

 

¿Qué son las zonas azules?

Seguro has visitado más de una vez alguna zona azul del mundo, ya que esto se refiere a los lugares en los que nos rodeamos de maravillosos paisajes llenos de color azul. Puede ser el mar, un gran cielo despejado, un río, una laguna o cualquier área natural que sea azul.

Los habitantes de estos sitios podrían ser las personas más sanas del mundo, debido a que la esperanza de vida aumenta cuando alguien se encuentra rodeado en un entorno que lo empuja a moverse. No hablamos de ciudades llenas de tránsito en donde caminar es casi imposible o incluso peligroso.

Un grupo de investigadores determinó que las zonas azules llevan una rutina con mayor movimiento natural. Esto quiere decir que desarrollas hábitos buenos para tu salud como caminar, correr, respirar aire limpio o gozar de un buen clima.

paisaje-cielo-azul-agua

En las ciudades es distinto, ya que la mayoría de las personas pasan la mayor parte del tiempo sentadas en un escritorio durante más de 5 horas para después hacer un recorrido de 2 horas a casa sentadas en el auto o el transporte.

Los habitantes de la metrópoli pierden el movimiento natural del cuerpo. Ahora, más del 90% de la población en casi cualquier país vive de forma sedentaria. Pocos se mueven más allá de lo estrictamente necesario.

 

¿Cómo ser más saludable sin gimnasio?

Pero no todo es tan malo, ya que hay formas de agregar un poco de inspiración a la vida para lograr ser tan saludable como alguien en una zona azul. Entre las opciones se encuentra usar la bicicleta, caminar en un parque o trotar. Los gimnasios no siempre son buena idea porque en ocasiones te sigues manteniendo estático, no sales del encierro y tu mente o cuerpo permanecen en un mismo sitio sin desplazarse por lugares nuevos. Aunque puedes usar la caminadora, si es la única opción cercana.

De acuerdo con la Sociedad Estadounidense del Cáncer, un total de 6 horas por semana de caminata al aire libre puede disminuir el riesgo de muerte por enfermedades respiratorias o cardiovasculares y reducir en un 40% el riesgo a padecer demencia.

Estos son los increíbles beneficios del movimiento natural, algo con lo que nacimos y hemos tenido que suprimir por adaptarnos al entorno. No obstante, nosotros podemos readaptar nuestras actividades a las posibilidades de movimiento con el único objetivo de ser más saludables.

Aprende a moverte naturalmente, redescubre esa habilidad de recorrer el espacio. Disfruta de los bosques, los parques o cualquier lugar cercano a ti. Toma aire fresco, date unos minutos para vivir la esencia de tu cuerpo y reconocer su poder curativo.

 

Sigue leyendo: 7 increíbles beneficios de caminar (y darle un respiro a la mente)