Por siglos la ciencia y la religión se han acompañado en la exploración de la vida y el ser. Sin embargo, su cercanía en intereses nunca ha supuesto la mezcla de sus creencias y hechos. La ciencia desde sus inicios se construye desde la observación y los sucesos, mientras que la religión trasciende a través de las ideologías y creencias. A pesar de esta clara separación, ¿los científicos como Einstein tuvieron algún acercamiento a Dios (o a una visión espiritual)?

einstein dios

A lo largo de la historia se dice que diversos científicos reconocieron un lado místico. Tras reconocer que la ciencia se deriva de la filosofía, curiosidad por entender nuestra propia existencia llevó a científicos como Heisenberg, Bacon o Newton a acercarse a distintas ideas espirituales.

Entre ellos también se encuentra Albert Einstein, explorador cósmico que desde su visión racional del universo- y sus aportaciones al actual entendimiento del universo- también pudo encontrarse con Dios entre las leyes perfectas del cosmos.

dios einstein

Entre Einstein y Dios… está todo el universo

Ciertamente, Einstein debatió por mucho tiempo la idea de “fuerzas extrañas” en el universo. A pesar de ello, este gran científico confiaba en que el cosmos era una expresión perfecta de inteligencia. Hablaba de “religiosidad cósmica” y se inclinaba hacia la creencia de cierto Dios.

Sin embargo, tal como en la relación de la ciencia y la religión en un sentido general, los científicos no solían (ni suelen) mezclar sus observaciones científicas con la idea más personal de espiritualidad. Aunque, siempre hay sus excepciones y la diversidad de creencias es algo presente entre la comunidad científica.einstein dios universo

El “Dios de Einstein”, por ejemplo, no era el mismo en el que creía Kepler. Incluso, su creencia de Dios no era una persona y mucho menos un dios que interfiere. Para Einstein su Dios era Spinoza; uno que se revela en las leyes del universo. Asimismo, presente en la sustancia de la mente y la materia.

“Creo en el Dios de Spinoza. Quien se revela a sí mismo en las armoniosas leyes del universo, no en un Dios que se ocupa del destino y el castigo de la humanidad” – A.E.

albert-einstein-teoria-felicidad-pensamiento-felicidad-teoria-relatividad-3

Tanto para la religión como para la ciencia, Spinoza es una mezcla incómoda del racionalismo de la filosofía. Es decir, desde la visión de Einstein, representaba la perfecta unión del universo divino. Donde lo racional y espiritual conviven para crear el perfecto cosmos. No existe un Dios como persona, sino que “Dios es el universo” asumiendo que existe algo superior al ser y su condición. En conclusión, el Dios de Einstein es la idea de la naturaleza y el universo como lo más sagrado. Del Todo que se convierte en Dios.

Sigue leyendo: El legado de Einstein y Bohr: la rareza de la teoría cuántica y su relación con la realidad