Sin la existencia de la tecnología, la humanidad sería algo muy distinto de lo que conocemos ahora. En primer lugar, no podrías estar leyendo este artículo, no podrías comunicarte en segundos con alguien que está lejos, o bien, no podríamos transformar el aire en agua. El paso del tiempo permitió el desarrollo de la tecnología como herramientas convenientes para facilitar la vida del ser humano, y la máquina que convierte el aire en agua es uno de los tantos ejemplos de los alcances de este progreso.

Al mismo tiempo en que la tecnología se eleva como el símbolo de la sociedad moderna, la crisis climática también lo hace. En la actualidad, el mundo enfrenta uno de los peores escenarios ambientales, pero en algún sentido para algunos la tecnología funciona como un aliado para mejorar y aprovechar los recursos de mejor manera.

escasez agua

El inicio de la máquina que convierte aire en agua

Ted Bowman es un ingeniero que forma parte del equipo de Tsunami Products. Su más reciente aportación al escenario climático es la máquina que transforma el aire en agua. Teniendo en cuenta las fuertes sequías que han enfrentado muchos lugares, en especial California, el ingeniero decidió brindar una alternativa para el cuidado de los campos.

El abastecimiento de agua es una problemáticas grave en muchos países, pero es justamente esta crisis la que ha impulsado el desarrollo de nuevas herramientas para aprovechar el recurso al máximo e incluso conseguirlo de otras maneras.

Recurriendo a la ciencia y a los ciclos de la Tierra, Bowman diseñó un sistema que aprovecha la humedad del aire para extraer agua. A través de acondicionadores de aire que utilizan bobinas, se recolectan las gotas de agua del aire y se almacenan en un recipiente.

maquina agua aire

Una solución eficaz, pero temporal

De alguna manera el sistema deshumidifica el aire para extraer toda el agua posible y después filtrarla para hacerla potable. Ciertamente la máquina funciona mejor en zonas de niebla, lo cual puede ser un punto en contra para algunos.

Sin embargo, con un buen posicionamiento en áreas abiertas, la máquina puede extraer hasta 8,600 litros de agua al día. No hay duda de que este es un buen invento para aliviar una crisis de agua repentina. No obstante, algunos expertos consideran que esto no es suficiente para resolver la falta de agua en muchos lugares del mundo.

El costo de la máquina que convierte el aire en agua podría ser bastante elevado para algunas personas. De tal forma que, aunque la tecnología brinda una solución, esta no es del todo accesible. Además, tampoco soluciona de raíz la escasez de agua provocada por el cambio climático.

La solución de raíz sería equilibrar los ciclos naturales de la Tierra, dejar de explotar los recursos y volver a encontrar un camino sostenible. Claro que la tecnología ayuda, pero los esfuerzos deberán ser mayores en muchos sentidos.