La incógnita que deja en suspenso a muchos sobre cuál es el mejor momento del día para tomar una ducha, ¿de noche o de día? Algunos dirían que el mejor momento es al amanecer, ya que tomar un baño permite despabilarse y estar listo para los deberes del día. Sin embargo, sabemos que muchos refutarán sin duda alguna, argumentando que la noche es el mejor momento para tomar una ducha e irse a descansar.

bañarse agua fria
@sethdoylee

Ambas opciones tienen sus propios beneficios y más bien depende del objetivo que persigas. Para no entrar en un debate sin salida, explicaremos los beneficios de la ducha de día y de noche, y así tú podrás decidir cuál tiene los mejores beneficios que se adapten a tu rutina.

Ducharse por la mañana

Para el equipo post-cama, es decir, por las mañanas, el beneficio más claro es que una ducha templada (24°C – 30°C) por las mañanas, contribuye a disminuir el periodo de somnolencia. Así que tenían razón, el baño por las mañanas ayuda a despertarnos con mayor facilidad. Según los expertos el enfriamiento de las extremidades al despertar provoca la constricción de los vasos sanguíneos. Con esto la circulación de la sangre se torna un poco más lenta y disminuye la inercia del sueño.

mujer en la ducha

A su vez, Shelly Carson quien es doctora en psicología de la Universidad de Harvard, explica que un baño por la mañana fomenta la creatividad. Por esta razón, si te enfrentas a un día estresado, bajo mucha presión o que necesitas ser hábil con la resolución de problemas, lo mejor será que tomes un baño templado por la mañana.

Ducharse por la noche

Para el equipo pre-cama (por las noches), una ducha nocturna favorece un mejor descanso. Tener frío dificulta la conciliación del sueño y justamente para evitar esto, una ducha caliente por la noche ayudará a quedarse dormido en menor tiempo. Para que el inicio del sueño sea más orgánico, se recomienda tener un poco de vasodilatación y una ducha caliente ayudará en este proceso.

hombre ducha de noche

En cuanto a la piel, existen diversas patologías como el acné y la rosácea que requieren de una limpieza facial antes de ir a dormir. En estos casos lo más recomendable será darse una ducha antes de ir a dormir para mantener el cutis limpio y evitar el agravamiento del estado de la piel.

Lamentablemente este laberinto no tiene una sola salida, más bien se trata de aprovecha los beneficios de ambos casos para aligerar tu rutina diaria. Y cuéntanos, ¿eres equipo pre o post cama?

Sigue leyendo: Sencillos y ecológicos consejos para relajarse en la ducha