El reloj del fin del mundo o del juicio final, ha alcanzado su punto más cercano a la medianoche, hora que representa el cataclismo de nuestro planeta. Pero, ¿qué es exactamente el reloj del fin del mundo? Y ¿cómo funcionan sus segundos? Una metáfora que nos recuerda la fragilidad de la vida y la gran responsabilidad que recae sobre nuestros hombros.

¿Qué es y cómo funciona el Doomsday Clock?

El ‘Doomsday Clock’, reloj del juicio final o del fin del mundo, se creó en 1947 por el Boletín de Científicos Atómicos. Es un “diseño que advierte a la humanidad sobre lo cerca que estamos de destruir nuestro planeta con tecnologías peligrosas de nuestra propia creación”, según su sitio oficial. Se creó en un momento histórico en donde el mayor peligro que enfrentaba el mundo procedía de las armas nucleares. En particular de la perspectiva de que Estados Unidos y la entonces Unión Soviética, entraran en carrera armamentista.

hongo causado por bomba atómica

La idea de plasmar la metáfora de la autodestrucción humana en forma de reloj, provino de Martyl Langsdorf, artista gráfica que dibujó un reloj para sugerir que no nos quedaba mucho tiempo para controlar las armas atómicas. En aquel entonces la amenaza de un descontrol de guerra nuclear estaba en crescendo y por ello, Martyl decidió colocar originalmente el reloj del fin del mundo a siete minutos para la medianoche.

Pero con el paso de los años, las armas nucleares pasaron a segundo término y comenzó a considerarse una emergente amenaza también causada por el hombre; el cambio climático. Desde 2007, el Boletín estableció que debían tomarse en cuenta los peligros del calentamiento global para visualizar la guerra suicida que ostentamos en contra de la naturaleza.

¿Qué significan sus segundos?

Las manecillas se han movido de un lado a otro por la Junta de Ciencia y Seguridad, que está compuesta por científicos y otros expertos con un profundo conocimiento de la tecnología nuclear y la ciencia del clima. Personas que a menudo brindan asesoramiento a los gobiernos y agencias internacionales del mundo.

Los minutos no tienen una medición específica, sino que se deciden cada año por la Junta, misma que considera las amenazas que sufre el mundo en dicho periodo. La ocasión en que alejadas estuvieron las manecillas de la medianoche, fue en 1991 cuando llegó el final de la Guerra Fría. Año en que Estados Unidos y la Unión Soviética firmaron el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas. En esa ocasión, el reloj del fin del mundo se posicionó 17 minutos antes de la medianoche.

2020, el año más cercano al cataclismo

reloj del fin del mundo en 2020

El récord de mayor acercamiento a la medianoche en el reloj, lo ostentan el año 2020 y 2021, cuando la Junta estableció el tiempo de 100 segundos antes de la medianoche. En gran parte debido a la disfunción del gobierno mundial para hacer frente a las amenazas globales. La contingencia sanitaria, la pérdida de biodiversidad y las crecientes consecuencias del cambio climático han llevado a la humanidad a situarse casi al límite en esta metáfora que representa lo frágiles que somos. Pero que también, es un recordatorio de la gran responsabilidad que tenemos en nuestras manos. Si bien las armas nucleares siguen siendo un peligro latente, es el daño que hemos ocasionado al medio ambiente la mayor amenaza a la que nos enfrentamos hoy en día. La buena noticia es que la solución también está en nuestras manos.