5 documentales para abrir la conciencia y sentirte positivamente diferente

Los documentales más edificantes y positivos en este momento. Siéntate, relájate y encuentra tu zen con estas películas.

Desde un documental sobre los beneficios del minimalismo hasta la historia de los fotógrafos que viajan a algunos de los lugares más impresionantes de la Tierra, estos documentales comparten un objetivo en común: abrir la conciencia y sacudirte el miedo a vivir de forma distinta, es decir, desde otra perspectiva.

 

Given

Contada a través de los ojos de un niño de 6 años, esta aventura de surf en 15 países brinda a un niño de Hawái la oportunidad de ampliar sus horizontes y obtener una comprensión más profunda de la vida.

 

Minimalism: A Documentary about Important Things

Documental sobre las personas que rechazan el ideal de que ser dueño de las cosas trae felicidad, mostrando que menos es más. Con el objetivo de descubrir la falta de sentido del materialismo, este documental te invita a encontrar la satisfacción en la simplicidad.

 

Innsæi, el poder de la intuición

Pensadores de renombre discuten el concepto islandés de innsæi, que permite a los seres humanos conectarse a través de la empatía y la intuición. A través de la discusión de los significados múltiples de este antiguo concepto, el documental profundiza en la naturaleza cambiante de nuestra visión, sentimientos e imaginación.

 

Footprints: The Path of Your Life

El documental sigue a 10 hombres que acceden a recorrer el Camino de Santiago, una caminata de 500 millas y 40 días que desafiará su fortaleza y convicción.

 

Tales by light

Fotógrafos de renombre recorren lugares remotos, capturando imágenes extraordinarias que presentan la naturaleza y la cultura bajo una nueva luz. Esta película alienta a los espectadores a salir y experimentar tanto como sea posible.



De lo emocional a lo político: cómo afecta el cambio climático a la humanidad (Cortometraje 📽️)

Una niebla silenciosa y densa… Este cautivador documental intenta comprender exactamente qué está en juego cuando hablamos de cambio climático.

El cambio climático es una niebla densa; un cúmulo invisible de gas que nos recubre, pero que percibimos como lejano e invisible. Tendemos a relacionarlo con capas de hielo que se derriten a miles de kilómetros y escenarios posapocalípticos que no llegaremos a ver, pero su amenaza difusa persiste.

¿Cómo medir la magnitud de esta niebla? Y, más importante, ¿cómo detenerla? En The Measure of a Fog (La medida de la niebla), un cautivador documental sobre el cambio climático, Ian Cheney nos habla justamente de cercanía. Para entender la magnitud del calentamiento global, hay que dejar de pensarlo como un lejano mal augurio y fijar la mirada en terrenos reales, pero insospechados.

Sabemos que la ciencia lleva la batuta en este tema: sus estadísticas y predicciones dirigen este conflicto de la especulación a los hechos. Lo imprevisible es que, detrás de las gráficas, se oculta también un conflicto moral. Pero los efectos verdaderamente devastadores del cambio climático no se verán hasta las próximas generaciones, y en un mundo que gira en torno a ciclos cada vez más breves, es difícil que nuestra compasión se extienda más allá de algunos años.

¿Cómo pensar en las personas que heredarán una Tierra extraña que aún no logramos separar de la ficción?

El rostro emocional del cambio climático también entra en cuestiones económicas. Los países en vías de desarrollo llevan, desde este calificativo, la pesada carga del progreso. Esta idea de crecimiento desenfrenado depende, en gran parte, del uso excesivo de combustibles fósiles.

Para cambiar esta estructura económica habría que modificar la estructura mental que dibuja el progreso como una línea recta hacia el infinito.

No será fácil abrirse paso entre esta niebla, pero para Cheney, es posible arrojar luz sobre esa incertidumbre contando historias como la suya. Si nos ponemos a pensar en qué nos queda de las generaciones pasadas, si las reducimos a su expresión más pura, encontraremos dos cosas: arte y pensamiento.

Para las futuras generaciones, pero sobre todo para las de este presente, las historias que contemos y reproduzcamos sobre el calentamiento global nos ayudarán a esparcir la urgencia del cambio.

Las soluciones para este complejo conflicto no serán inmediatas. La obra de Cheney no tiene la pretensión de resolverlo, sino de encontrar patrones que nos permitan discernir esta niebla y dar sentido a sus contornos.

Acá los links para encontrar la serie de cortos completa:

Distance”, “Carbon”, “Energy”, “Geoengineering”,  “Politics” y “Ethics”.

Si quieres saber cuáles de tus hábitos contribuyen al cambio climático, visita también este enlace.



Así se ve la destrucción ambiental: estos son los lugares más contaminados del mundo (Fotos)

Un inquietante proyecto audiovisual nos demuestra que realmente estamos entrando en una nueva época geológica, llamada el Antropoceno.

Es difícil creer en aquello que no podemos ver. Quizá por eso algunos insisten en que el caos climático y ambiental que ha desatado la civilización no existe, aunque abunden pruebas irrefutables de carácter científico que lo demuestran. Aun así, el ser humano tiene que ver para creer.

Ni siquiera la ciencia puede contra el escepticismo, no obstante que la destrucción ambiental es perceptible en todos los países, incluso en las urbes –donde la toxicidad del aire es tan alta que afecta los cerebros–, y los climas extremos azotan cada vez más porciones de los territorios.

antropoceno-destruccion-ambiental-fotografia-documental
Nairobi, Kenia

Por eso, tres artistas audiovisuales pensaron que era necesario todo un proyecto fotográfico para probar un punto: realmente hemos entrado a una nueva época, llamada el Antropoceno.

Antropoceno –  Época geológica actual, en la cual los humanos son la principal causa del permanente cambio planetario.

The Anthropocene Project es un trabajo multimedia del fotógrafo Edward Burtynsky y los cineastas Jennifer Baichwal y Nicholas de Pencier, que incluye un libro de fotografías y un documental –recientemente estrenado en el Toronto Film Festival–, así como una serie de experiencias de realidad virtual.

Este inquietante proyecto busca demostrar que el ganador del Premio Nobel de 1995, Paul Crutzen, tuvo mucha razón en empatar la Revolución Industrial con un radical cambio de época planetaria, a la cual llamó Antropoceno. Según Crutzen, fue entonces cuando terminó la época del Holoceno –que prosiguió a la última Edad de Hielo–, dando paso a la primera época humana, promovida fundamentalmente por los avances científicos y tecnológicos que comenzaron en el siglo XIX.

Lo que busca The Anhtropocene Project, proyecto que ha implicado más de 5 años de viajes insospechados por parte del equipo –desde Rusia hasta la India y de Nuevo México a Alemania–, es comprobar que los sitios más remotos del planeta son también los más contaminados, y que en ellos puede percibirse con claridad que realmente hemos inaugurado una nueva –y funesta– época geológica.

Paradójicamente, muchas de las imágenes captadas son de una sinuosa y geométrica belleza; no obstante, el punto no es hacer una estética a partir del caos. Para Burtynsky y su equipo es importante que este proyecto sea visto de principio a fin, para que así los espectadores puedan entender las imágenes más allá de lo que expresan individualmente. Más aún, Burtynsky insistió en una entrevista con Wired en que tenemos que ver el proyecto como algo no ajeno a nosotros, sino como parte de una narrativa catastrófica de la cual somos escritores.

antropoceno-destruccion-ambiental-fotografia-documental
Bereznikí, Rusia
antropoceno-destruccion-ambiental-fotografia-documental
Desierto de Atacama, Chile
antropoceno-destruccion-ambiental-fotografia-documental
Delta del Níger, Nigeria
antropoceno-destruccion-ambiental-fotografia-documental
Lagos, Nigeria
antropoceno-destruccion-ambiental-fotografia-documental
Lakeland, Florida
antropoceno-destruccion-ambiental-fotografia-documental
Desierto de Atacama, Chile
antropoceno-destruccion-ambiental-fotografia-documental
Westfalia, Alemania
antropoceno-destruccion-ambiental-fotografia-documental
Sevilla, España
antropoceno-destruccion-ambiental-fotografia-documental
Borneo, Malasia
antropoceno-destruccion-ambiental-fotografia-documental
Silver City, Nuevo México