La asombrosa visión del universo que el aclamado director Stanley Kubrick logró con 2001: Odisea del espacio (1968) es un milagro de los efectos especiales. Antes de las técnicas digitales, e incluso antes de que la primera fotografía del planeta Tierra se diera a conocer, Kubrick retrató el espacio exterior de manera impresionante y exquisita. Su incomparable imaginación tuvo mucho que ver, pero pocos conocen la influencia que Universe, un documental corto nominado al Óscar en 1961, tuvo en él.

Este documental fue olvidado con el paso del tiempo, pero su lanzamiento dejó una huella indeleble en Kubrick. ¿Qué hay de interesante en Universe? En primer lugar, sus fascinantes efectos visuales. El filme de Roman Kroitor y Colin Low incorpora la técnica de “animación realista” que Kubrick llevaría a la más alta cúspide. En Universe se exploran las regiones más remotas del espacio, más allá de donde podría llegar cualquier telescopio. 

El aclamado director quedó tan sorprendido con el documental que lo estudió detalladamente para poder replicar su técnica. Incluso fue un paso más allá: contrató a Wally Gentleman, el maestro detrás de esos efectos visuales, para su película. Pero quizá la contratación que más ha marcado la historia del cine es la de Douglas Rain, narrador de Universe, cuya voz animaría nada menos que a HAL 9000, la supercomputadora frívola más querida de todos los tiempos. 

Este documental fue el primero en probar que la cámara podía servir de telescopio para asomarse a los cielos. Míralo entero aquí: