Las películas idiosincrásicas y llenas de detalles definen el estilo cinematográfico de Wes Anderson. Los encuadres de cada toma resguardan decoraciones narrativas que son fundamentales para dar textura a sus historias. Hoy podemos ver con otros ojos sus películas. En su excepcional matriz, podemos encontrar ejemplos que podrían ayudarnos a lidiar con el distanciamiento social.  

peliculas-wes-anderson-ditanciamiento-social-pandemia

En este momento parece difícil adaptarse al aislamiento que ha traído la pandemia por coronavirus. Nuestra cabeza está hecha un embrollo y no sabemos exactamente cómo explicar lo que pasa. Sin embargo, al toparnos con este video pudimos resignificar la distancia entre personas con más sentido del humor. 

Estamos muy acostumbrados a estar cerca de otras personas y ese vacío hoy se hace latente. Algunos nos sentimos fuera de nosotros mismos. La distancia no sólo es necesaria; paradójicamente, es una muestra de cuidado y cercanía. En esta nueva dinámica social vivimos en un ritmo que no pertenece al mundo real, tal como lo diseñaría Wes para una de sus películas. Aunque, a fin de cuentas, el límite entre la ficción y la realidad es menos claro de lo que pensamos. 

wes-anderson-distancia-pandemia-pelicula

 

Reconfiguremos el distanciamiento social como algo positivo

En sus cintas, Anderson reconfigura el tiempo y el espacio que rodea a sus personajes. Justamente a través de ellos podemos aprender a marcar un nuevo día con base en la (sana) distancia. Nos gusta pensar que las películas de Wes Anderson son una oportunidad para hacer un poco más liviano este período tan sensible e introspectivo.

La realidad (sea lo que sea) siempre estará ahí esperándonos, pero depende de nosotros convertirla en algo más. Inspirarnos en nuestros miedos, placeres, debilidades o virtudes para crear una visión muy al estilo de este cineasta, un panorama oscuro que puede destacar nuestros aspectos más resilientes. 

Tal vez entender el aislamiento social a través de la visión de Wes Anderson parece una interpretación algo forzada pero, seamos honestos, tenemos suficiente tiempo como para intentarlo. De cualquier forma, lo que pensemos de este video o de la posibilidad de vivir el distanciamiento social al estilo Wes Anderson sólo puede revelar algo de nosotros mismos: lo que acontece en el acto de mirar. 

 

Sigue leyendo: “The French Dispatch”, un nuevo viaje en el tiempo con Wes Anderson