Qué es la dismorfia Snapchat y por qué está invadiendo la psique juvenil

Editar “selfies” nos puede llevar a una psicosis dismórfica sin retorno.

El reflejo es la génesis de la dismorfia, un trastorno quizá tan antiguo como los espejos, pero que apenas en 1987 fue catalogado como un auténtico trastorno psiquiátrico. En la actualidad es imposible saber cuántas personas padecen trastorno dismórfico corporal (TDC), ya que la mayoría de los afectados no busca ayuda.

No obstante, es indudable que cada vez más jóvenes tienen una percepción negativa de sus cuerpos.

Resulta paradójico que, en la modernidad, las obsesiones corporales invadan tantas psiques, y que sean los espejos donde sucede esa especie de catarsis negativa.

arte-ilustraciones manias-comportamiento redes-sociales

Porque históricamente los espejos han cargado otro simbolismo. En el mundo místico, los espejos reflejaban el espíritu; en la literatura, son puertas a mundos inversos o superficies en las cuales adivinar el futuro. Pero sólo ahora se han vuelto un espacio de repudio, obsesión y autoexclusión, entre otros fenómenos de talante negativo.

La era digital ha exacerbado las peores patologías, y el TDC es un ejemplo de ello. Ahora no es sólo el reflejo, sino la fotografía la que desata obsesiones.

Cada vez más jóvenes se realizan cirugías estéticas para lucir como en sus fotografías y selfies, editadas con aplicaciones como Facetune.

Estos jóvenes acuden con cirujanos plásticos con una inquietud: si es posible lucir tan perfecto en la realidad como en las selfies repletas de filtros. Son los rostros digitalmente alterados los que están provocando un inédito tipo de TDC, ahora llamado “dismorfia Snapchat”.

El 55% de los pacientes en EE.UU. se operan para verse mejor en las selfies

dismorfia-snapchat-trastorno-dismorfico-jovenes-selfies

Para los especialistas se trata de un inquietante fenómeno psicológico, donde la línea entre la fantasía digital y la realidad concreta se desvanece. Lo más grave es que ahora no son sólo los estándares de belleza de las celebridades lo que detona mayores obsesiones corporales, sino la aparente perfección de nuestros conocidos, tal como señala un artículo en JAMA Facial Plastic Surgery.

 

Pero, ¿tiene cura la dismorfia Snapchat?

El fenómeno de la generación selfiey sus malas aproximaciones a lo que debiera ser la autoestima–, así como el TDC y la nueva dismorfia Snapchat, no son sino el correlato de algo mucho más grande: el desarrollo del individualismo como culto al yo, que en el capitalismo se ha exacerbado.

Por ello, tanto el TDC como la dismorfia Snapchat y muchos otros trastornos asociados, como la depresión, sólo pueden curarse si cambiamos los paradigmas que rigen el entendimiento de lo que es bello y deseable, y sólo si extirpamos el individualismo de raíz egocéntrica –que, dicho sea de paso, no es una actitud inherente al ser humano–.

Debemos aprender a ser entendiendo que somos parte de un todo, lo que conlleva cambios sociales, espirituales y psíquicos de gran envergadura. De otra manera, trastornos como la dismorfia Snapchat sólo podrán tratarse, más no curarse.

 

* Imágenes: 1 y 3) Arvida Bystrom; 2) Mike Campau



El autoempleo hace más felices a las personas (descubre por qué)

Lee por qué el autoempleo, según las nuevas métricas, hace más felices a las personas aunque no tengan prestaciones.

Quizás, una de las razones principales por las cuales las personas buscan ser autoempleados sea para alcanzar la independencia. La gente que siente que tiene más libertad es significativamente más feliz que aquellos que no disfrutan de tanta autonomía.

ser feliz donde trabajas auto empleo

 

Más estresados, menos felices

A pesar de que el autoempleo puede parecer más estresante, también se ha probado que es un liberador de estrés, ya que dominar la gestión de tu tiempo es algo que empodera.

Tener opciones, incluso si son pocas, realmente marca la diferencia. Los empleados con interminables cantidades de deberes diarios están, por lo general, más estresados y menos felices con su trabajo.

De acuerdo con tres estudios diferentes, que se llevaron a cabo con una duración de 10 años cada uno, el estrés emocional es un causante de muerte más poderoso, en ciertos casos, que el cáncer y las enfermedades del corazón provocadas por el cigarrillo.

Si no puedes manejar efectivamente tu estrés, las probabilidades de morir más rápido incrementan en un 40%. En otros estudios se concluyó que el estrés psicológico predispone a los individuos a padecer ataques del corazón.

¿Alguna vez sentiste que tu empleo no era bien remunerado? ¿O que te trataba(n) de forma injusta tu(s) jefe(s)?

Un factor en el incremento de la felicidad, en la carrera del autoempleo, es experimentar un mayor sentido de justicia. Los entornos corporativos usualmente se sienten fríos y con aires de indiferencia.

Autoempleo = autodisciplina

Los jefes y colaboradores que trabajan bajo altos niveles de estrés tratan a las personas como máquinas y no como seres humanos. Como autoempleado, puedes olvidarte para siempre de las políticas corporativas y definir tus propias reglas para hacer negocios.

Una crítica común que se le hace al autoempleo es que es una alternativa únicamente viable para las personas emprendedoras y altamente disciplinadas.

Para aquellos que se autoemplean o se desarrollan como emprendedores está el reto de contar, en ciertos casos, con menos redes o recursos de ayuda, a diferencia de los trabajadores de instituciones.

 

Trabajar es, siempre, algo arduo

Ya sea que se trate de autoempleados o de trabajadores fijos y asalariados, para rendir ante las arduas exigencias de cualquier tarea profesional es necesario que se den estos factores: 1) un entorno amigable, de apoyo y con vocación de servicio, 2) certidumbre laboral y 3) buenas relaciones sociales.

Curiosamente, un autoempleado puede resultar más competitivo, confiable y asertivo en sus tareas. A veces también se plantean expectativas más altas o mayores exigencias en el mercado profesional; o simplemente, de manera general se consideran capaces de contribuir de formas más diligentes o efectivas.

Dadas las variables económicas, la psicología del trabajo o psicología organizacional investiga cada vez con mayor interés este tema. Para ello, se estudian los procesos mentales y el comportamiento humano (tanto individual como grupal), y se pone en práctica la psicología para la solución de problemas en el lugar de trabajo. El rol general de un psicólogo de empresa abarca el estudio, diagnóstico, coordinación, intervención y gestión del comportamiento humano dentro de las organizaciones.

consumo local politica economia mexico

 

Tú eres tu propio patrimonio

En la sociedad actual y bajo una economía de la incertidumbre, tal vez todas las personas deberán oscilar alguna vez entre el rol de subordinados y el de ser sus propios jefes… Y algunos de los negocios más visionarios o novedosos surgen de este aprendizaje. ¡Buena suerte!



La era de las selfies podría estar llegando a su fin

Las selfies han entrado al museo: ¿son el documento de una época que termina o un recurso para contar tu propia historia?

Las selfies parecen ser una de las maneras de documentar la realidad más propias de la era digital. Es imposible navegar por las redes sociales sin encontrar imágenes del rostro de conocidos, seres queridos o celebridades, a menudo intervenidas con filtros, lo que en sí mismo constituye una novedosa forma de captar el instante –forma que, sin embargo, podría estar llegando al agotamiento–.

la-era-de-las-selfies-llegando-a-su-fin
Arvida Bystrom

Antes de que las cámaras fueran una herramienta a la que casi cualquier persona del globo podía tener acceso, hacerte una foto era un evento único y particular. Las familias se vestían para ser capturadas por el ojo del fotógrafo en un estudio, en lo que probablemente fuera la única imagen que conservaran de sí mismos durante su vida. Tener un retrato del ser amado en el escritorio o la mesa de noche es algo que ya sólo vemos en las películas. Con la masificación de la tecnología y la reducción de su costo, la cantidad de imágenes que la gente produce se incrementó a niveles inimaginables, y el primer objetivo del fotógrafo aficionado suele ser su propio rostro, la imagen de sí mismo según se la devuelve el espejo.

Pero hoy, entrar a Instagram y observar una selfie es, sin duda, menos emocionante que en sus inicios. Una prueba de esto es que las selfies ya están entrando al museo, como piezas de historia moderna.

 

 

🍎🍌🍏🍒+🤳= @themuseumofselfies ♥️ #themuseumofselfies #TMoS 📷: @adaorahchantel

Una publicación compartida de The Museum of Selfies (@themuseumofselfies) el

El Museo de las Selfies es una exposición interactiva que busca incluir las domésticas imágenes digitales de rostros en el amplio espectro de la historia del arte occidental. Tommy Honton, uno de los curadores de la muestra, afirma que “las selfies son solamente otra forma de autorretrato, así que decir que la selfie ha muerto es como decir que la fotografía ha llegado a su fin”.

La selfie moderna, al igual que los retratos al óleo de siglos pasados, no sólo da cuenta de la tecnología (y la moda) de la época, sino que captura un instante de la subjetividad de quienes aparecen en la imagen: cómo se perciben, al igual que cómo desean que otros los vean. Esto es una diferencia importante con respecto al arte del pasado, donde el modelo de la pintura pasaba por el tamiz de la capacidad artística del pintor; a diferencia de entonces, ahora el sujeto y el objeto de la imagen se funden en un mismo yo.

“Las selfies son poderosas porque nos vuelven autores de nuestras propias historias”, añade Honton, pues “incluso aunque vivamos como avatares de nosotros mismos… probablemente seguiremos queriendo tomar una selfie de la experiencia de nuestros ‘yo’ virtuales”.

 

* Fotografía principal: Exhibición “Ego Update”, de Alain Bieber