Hay muchas opciones para empezar una dieta sostenible. Sin embargo, el verdadero objetivo no es cambiar de hábitos de comida de un día para otro, sino entender que todo sistema de alimentación tiene un efecto en el planeta y en nuestra salud. Nos queda poco tiempo para hacer un cambio y debemos hacerlo ahora. 

cadena-desperdicio-de-comida-como-no-desperdiciar-alimentos

Tim Lang, profesor de política alimentaria de la Universidad de Londres, asegura que las sociedades nos estamos equivocando mucho al elegir qué comer. La realidad es que hemos dejado fuera del plato la salud, la nutrición, la economía y la sostenibilidad ambiental.

El único factor que regula la alimentación actual de las sociedades es la satisfacción inmediata. Si queremos desarrollar una dieta alimentaria que nos libre de una situación catastrófica ambiental o de daños a la salud, tendremos que hacer varios cambios. En general, es necesario que estemos conscientes de tres cosas a la hora de comer: reducir el desperdicio, mejorar la producción y cambiar la dieta. Este es un trabajo que inicia con cada individuo y progresa mediante un esfuerzo colectivo.

 

Los efectos de nuestra dieta  

De acuerdo con el Global Burden of Disease, cerca de 11 millones de muertes prematuras se atribuyen a la ingesta de alimentos incorrectos. El sistema actual de alimentación es un verdadero problema, porque ofrece productos baratos y nocivos para la salud.

Además, esta industria es la principal fuente de producción de gases de efecto invernadero. Esto quiere decir que los humanos perdemos tanto como el planeta con la actividad de la industria actual.

“Necesitamos una revisión significativa, cambiando el sistema alimentario global en una escala que no se haya visto antes de manera apropiada a las circunstancias de cada país. Además, hay oportunidades para adaptar las políticas internacionales, locales y comerciales”. – (Tim Lang)

 

El pasado de nuestra alimentación es la clave

Piensa en los antepasados de tus antepasados, esas personas o incluso tus padres comieron algo muy diferente a lo que comemos hoy en día. Si ellos pudieron evolucionar en su alimentación, ¿por qué nosotros no nos permitimos cambiar nuestro futuro y comer mejor?

super-alimentos-energia-naturales-snacks-saludables

Ahora bien, no todo está en tus manos. Mejorar la producción de alimentos le concierne a los especialistas, empresas, agricultores y expertos en el ámbito. Por otra parte, el desperdicio de alimentos o los residuos sí es algo que podemos controlar, tal vez no a un 100%, pero definitivamente podemos trabajar para producir menos deshechos en el hogar.

 

Prueba la dieta de la salud planetaria

Este es tu momento para dar un paso hacia una nueva y mejor alimentación. Pero deberás hacerlo de forma inteligente, es decir, concéntrate en una cosa a la vez. La Comisión EAT-Lancet lanzó una nueva dieta basada en verduras y granos con una ligera ingesta de carne.

Consiste en centrarse en a dónde queremos llegar y cómo lo haremos. Lo mejor de todo es que es una dieta muy flexible en verduras y granos, así que poco a poco se pueden ir agregando estos alimentos a la dieta actual. Si quieres seguir comiendo carne, intenta añadirla como una guarnición y no como un plato principal.

carne-procesada-cancer-salud

Poco a poco la carne dejará de ser el centro de atención y te concentrarás en encontrar otros alimentos ricos y saludables. La EAT-Lancet recomienda que la ingesta de carne se limite a 98 gramos de carne roja, 203 gramos de aves y 196 gramos de pescado por semana.

No fuerces tu cuerpo, recuerda que todo se trata de hábitos. El cuerpo y el organismo se pueden acostumbrar a la alimentación que elijas, lo único que debes tomar en cuenta es que cada comida produce un efecto y de ti dependerá si es bueno o malo.

 

Sigue leyendo: Alimentación mundial: del ritual sagrado a la producción masiva (la urgencia de un nuevo destino)