Un diccionario para nombrar las emociones que no puedes describir

Esa extraña emoción que has sentido tiene un nombre.

Las palabras moldean nuestra visión del mundo, pero hasta el lenguaje tiene límites. Si te has quedado con una idea “en la punta de la lengua”, sabes que no existen suficientes términos para nombrar el inmenso rango de las emociones. Sentir es una experiencia múltiple que no se agota; es por eso que poetas y escritores dedican su vida a dibujar las emociones con palabras.

Percibimos los cambios en nuestro cuerpo cuando nos alegramos o lloramos, pero sentir también puede ser contradictorio: ¿cómo expresar que sientes tristeza y alivio a la vez? A veces las palabras ordinarias no bastan y hay que salir de lo cotidiano, acceder incluso a otras lenguas.

A continuación te presentamos un magnífico Diccionario de tristezas oscuras, una increíble serie web que define palabras recién inventadas para emociones extrañamente poderosas. Escrito, editado y narrado por John Koenig, el manual experimenta nombrando cada uno de esos sentimientos que, al no tener nombre, dejamos en el olvido. Pero existen, y todos los hemos experimentado: 

  1. Sonder: El descubrimiento de que cada persona que encuentras en la calle tiene una vida tan vívida y compleja como la tuya.

  2. Opia: La intensidad ambigua de ver a alguien a los ojos y sentirte al mismo tiempo invadido y vulnerable.

  3. Monachopsis: La sutil pero persistente sensación de estar fuera de lugar.

  4. Énouement: La experiencia agridulce de arribar al futuro, ver cómo terminan las cosas y no poder decirle a tu yo del pasado.
  5. Vellicor: La sensación de nostalgia que provoca una biblioteca antigua.

  6. Rubatosis: El ansia de estar consciente de tus propios latidos.

  7. Kenopsia: Lo misterioso de un lugar que antes estaba atiborrado de gente pero ahora está vacío.

  8. Mauerbauertraurigkeit: La urgencia inexplicable de alejar a las personas, incluso las más cercanas a ti.

  9. Jouska: Una conversación hipotética que repites de manera obsesiva en tu mente.  

  10. Crisalismo: La calma de estar en un lugar seguro mientras afuera cae una tormenta.

    diccionario-emociones-palabras-insolitas-palabras-raras-1

  11. Vemödalen: La frustración de haber tomado una gran fotografía sabiendo que ya existen miles de fotografías idénticas.

  12. Anécdoque: Una conversación en la que todos hablan pero nadie escucha realmente.

  13. Elipsismo: La pesadumbre de no saber cómo se desenvolverá la historia

  14. Kuebiko: El agotamiento después de cometer actos de violencia sin sentido.

  15. Laquesismo: El deseo de que te acontezca una catástrofe (de sobrevivir a un accidente de avión o perder todas tus posesiones en un fuego).

  16. Exulansis: La tendencia a no hablar de una experiencia propia porque sabes que la gente no puede identificarse con ella.

  17. Adronitis: Sentirte frustrado por lo mucho que toma conocer verdaderamente a alguien.

  18. Rückkehrunruhe: El sentimiento de llegar a casa después de un viaje introspectivo, sólo para sentir que lo olvidas poco a poco.

  19. Nodus Tollens: La conciencia de que la historia de tu propia vida ya no tiene ningún sentido para ti.

  20. Onismo: La desesperación de estar atrapado en un solo cuerpo, que sólo puede habitar un lugar y un momento en el tiempo a la vez.

  21. Liberosis: El deseo de que las cosas te importen menos.

  22. Altschmerz: El cansancio de enfrentar los mismos problemas de siempre, los mismos defectos y faltas que has estado cargando durante años.

  23. Occhiolism: La conciencia de lo limitada que es tu propia perspectiva.



De cuando un periodista de The New York Times inventó este glosario de palabras “grunge”

Una broma terminó por publicarse formalmente en el periódico como un diccionario auténtico de símbolos grunge.

La década de los años 90 del siglo XX sigue resonando a través del tiempo. Nadie puede negar la influencia del movimiento grunge en el imaginario colectivo. Los ecos sonoros del rock y las camisas de franela ahora son iconos de una época en que la juventud y la inconformidad ocuparon el primer plano. En 1992, lo que surgió como una subcultura under de la ciudad de Seattle comenzó a transformarse en un fenómeno masivo.

Fue durante ese año que The New York Times publicó un glosario de palabras grunge con el subtítulo “Descifrando el código”. En el afán de armar esta lista se aprecia la ingenua curiosidad del reportero a cargo de la nota. Fue víctima de la sensación de azoro ante el grunge en ese momento y, de manera irónica, acabó por ser la comidilla de los seguidores de esta subcultura.

 

¿De dónde salieron estas palabras grunge?

Pues resulta que cada una de estas palabras es completamente inventada. Para armar su reportaje, el periodista Rick Marin buscó la ayuda de Megan Jasper, representante de ventas de Sub Pop, la legendaria disquera detrás de varios lanzamientos de Nirvana, Sonic Youth y Soundgarden. Jasper, en ese entonces de 25 años, decidió jugarle una broma: le pidió que dijera palabras al azar y ella se inventó las versiones grunge al momento.

Una broma pesada acabó publicándose como un artículo serio. No cabe duda de que más de una persona creyó que los jóvenes grungeros realmente hablaban así. Tanto fue este el caso, que algunas de las palabras que inventó Jasper incluso terminaron impresas en gorras y playeras. Además de un evento irónico, quizá esta es una muestra de lo rápido que la industria deseaba tomar posesión de esta naciente subcultura. 

Este es el diccionario grunge que publicó The New York Times en 1992:

  • wack slacks: pantalón de mezclilla roto

  • fuzz: suéter de lana gruesa

  • plats: zapatos de plataforma

  • kickers: botas de combate

  • swingin’ on the flippity-flop: salir juntos

  • bound and hagged: pasar el viernes o el sábado por la noche en casa

  • score: ¡genial!

  • harsh realm: ¡qué mal!

  • cob nobbler: perdedor

  • dish: un tipo apuesto

  • bloated, big bag of bloatation: borracho

  • lamestain: persona poco cool

  • Tom-Tom club: un grupo de gente poco cool

  • rock on:¡adiós! 

 



10 estados emocionales que no sabías que podías sentir (y nombrar)

¿Sabías que eso que sientes cuando miras a alguien a los ojos tiene nombre?

Ningún idioma es tan rico ni vasto como para poder nombrar todas las emociones que los seres humanos somos capaces de sentir. Porque existe la tristeza, la felicidad o el enojo, pero entre todas ellas hay enormes mediaciones que no son tomadas en cuenta en ninguna lengua.

De hecho, ni siquiera somos conscientes del total de nuestras emociones, precisamente porque muchas no tienen nombre. Aunque recientemente algunos expertos, como Tiffany Watt Smith, investigadora del Centre for the History of the Emotions, se han interesado en esto que parece un vacío entre las emociones y el lenguaje.

En sus investigaciones ha descubierto que hay maneras de llamarle, por ejemplo, a eso que sentimos cuando un visitante deja nuestra casa y experimentamos un extraño vacío. Por lo menos en francés, a eso se le llama L’appel du vide,que podría traducirse como “el vacío después de la partida de los visitantes”.

emociones-extranas-raras-nombres-diccionario
Fotos: Olivia Basile

Como este ejemplo, hay otros. Muchas de las maneras de nombrar ciertas emociones provienen de otros idiomas, como el francés, pero incluso de lenguas originarias, como la de los baining de Nueva Guinea (ellos también pueden nombrar el vacío cuando alguien se va: le llaman Awumbuk).

Pero en lo personal, saber cómo nombrar algunas emociones puede ayudarnos a comprendernos mejor a nosotros mismos y a los demás. Por eso también hay quienes se han dedicado específicamente a nombrar emociones, como John Koenig, creador del Diccionario de dolores oscuros, basado en investigaciones etimológicas, y con el cual este investigador busca poder llenar los vacíos que a veces deja el lenguaje.

Aquí te presentamos otras emociones y sus nombres… ¿las habrás sentido ya?

 

Greng Jai / Ser reticente a aceptar ayuda, por el fastidio que podría causar

emociones-extranas-raras-nombres-diccionario

Del tailandés.

Es decir: puedes realmente necesitar ayuda, pero no pedirla para no molestar a nadie.

 

Opia / Esa ambigüedad cuando vemos a alguien a los ojos

emociones-extranas-raras-nombres-diccionario

Del Diccionario de dolores oscuros.

Es decir: cuando ves a alguien a los ojos y sientes esa vulnerabilidad mezclada con confianza u otros sentimientos ambiguos.

 

Depaysement / Sentirte un extranjero en tierra ajena

emociones-extranas-raras-nombres-diccionario

Del francés.

Es decir: lo que siente cualquier viajero o migrante fuera de su tierra natal.

 

Kenopsia / Percepción extraña de un lugar

emociones-extranas-raras-nombres-diccionario

Del Diccionario de dolores oscuros.

Es decir: experimentar cognitivamente el misterio de un lugar abandonado y en quietud que normalmente está repleto de gente, ruido y movimiento.

 

Kaoukokaipuu / Ansiedad por una tierra distante

emociones-extranas-raras-nombres-diccionario

Del finlandés.

Es decir: el sentimiento de anhelo por un lugar que nunca has visitado; desear profundamente estar en otro lugar. Pasión por viajar.

 

Chrysalism / La amniótica tranquilidad de estar en casa durante una tormenta

emociones-extranas-raras-nombres-diccionario

Del Diccionario de dolores oscuros.

 

Malu / Sentirse extraño entre otros

emociones-extranas-raras-nombres-diccionario

Del indonesio.

Es decir: la repentina experiencia de sentirse inferior y extraño entre gente de mayor estatus. Como el momento cuando ves al dueño de tu empresa y no sabes qué decir.

 

Occhiolism / Estar consciente de la pequeñez de tu perspectiva

emociones-extranas-raras-nombres-diccionario

Del Diccionario de dolores oscuros.

 

Rubatosis / Cuando estás consciente de los latidos de tu corazón

emociones-extranas-raras-nombres-diccionario

Del Diccionario de dolores oscuros.

Es decir: cuando sientes el palpitar de tu corazón aunque no pongas la mano en el pecho, la muñeca o el cuello.