Descubren el dibujo más antiguo en la historia de la humanidad

Un patrón trazado sobre una piedra en una cueva es el dibujo más antiguo registrado hasta ahora.

La necesidad del hombre por representar pictóricamente su entorno es verdaderamente milenaria. Lo anterior queda más que claro luego del reciente descubrimiento del dibujo más antiguo de la historia humana: se trata de un patrón de líneas que data de hace 73,000 años

El hallazgo fue registrado en la cueva de Blombos, en Sudáfrica. El dibujo es una grilla compuesta por seis líneas verticales, atravesadas por tres líneas curvas. El trazo fue hecho con ocre, un pigmento natural color café rojizo. Los encargados de analizar la muestra señalan que las líneas terminan junto con el trozo de roca, lo que abre la posibilidad de que este patrón fuera originalmente de mayores dimensiones o que, incluso, pudiera haber sido parte de una representación más compleja. 

dibujo-cueva-antiguo-sudafrica

Christopher Henshilwood, arqueólogo de la Universidad de Bergen, en Noruega, declaró a Science News que un patrón similar ha sido encontrado en conchas marinas de la zona, por lo que este trazo bien podría haber tenido un significado especial para sus habitantes.

 

El dibujo como un vehículo para dialogar con nuestra realidad

Tal vez la expresión gráfica, que eventualmente se consagró en el dibujo o el arte pictórico, responde a una necesidad del ser humano en el proceso de relacionarse con su realidad –pues no solo se trata de su entorno físico sino que va más allá, con metáforas visuales, símbolos y otros–. Y el dibujo de la cueva de Blombos es una prueba de que este acto instintivo, pero a la vez estético y hasta ontológico, lleva acompañándonos más de 70 mil años. 



¿Por qué procurar que tu hijo tenga contacto con la naturaleza y se desapegue de la tecnología?

Desgraciadamente los niños están alejándose cada vez más de la naturaleza, perdiendo esa conexión básica con su instinto

En los últimos años el estrés, la famosa “enfermedad del siglo XXI”, ha impactado en gran parte de la población mundial. Tanto adultos como infantes se encuentran afectados por los síntomas del ir y venir de los caminos de concreto de las ciudades, de sus ruidos y temperamentos, de la tensión y frustración. Pareciera casi imposible escapársele a estas rutinas.

No obstante, la educación (ambiental) es una de las herramientas básicas para revertir los efectos del sedentarismo tecnológico y laboral. Pues esta disciplina aborda no sólo métodos para el mejoramiento en la salud física y emocional de las personas en contacto con la naturaleza, sino también alternativas para contribuir a la solución de problemas ambientales y ecológicos.

De modo que, al permitir que nuestro cuerpo regrese a su nostra mater, se empieza a valorar el medio ambiente, a cuidarlo y a respetarlo. Inclusive, se habla de un vínculo emocional directamente relacionado con la vida de cada uno, incluyendo la del planeta.

Desgraciadamente los niños están alejándose cada vez más de la naturaleza, perdiendo esa conexión básica con su instinto, la cual no se logra al leerlo en la computadora o en revistas, sino a través de conductas que generen consciencia y salud ambiental tanto en adultos como en niños. Un reciente estudio demostró que los niños que veían más televisión de pequeños (hábito comparable con el uso actual de iPads y dispositivos) tienen una salud notablemente peor cuando son adultos, en comparación con aquellos que en su infancia pasaron mayor tiempo al aire libre. También se probó que, generalmente, los hábitos adquiridos desde niños son patrones que se repiten en la edad madura.

El tiempo que los niños pasan afuera, al aire libre, puede ser renovador, ya que fomenta el estado de exploración a fin de que se generen habilidades físicas y emocionales para el mundo. El contacto con la naturaleza es la oportunidad para descubrir parte de uno mismo, formando un vínculo único con el medio ambiente.



Algunos beneficios de caminar descalzo en el pasto

Conforme se acostumbre el pie a estar en contacto directo con el suelo a través del ejercicio, la planta del pie se hará resistente

Los pies, considerados como la base de una persona, son el contacto directo que tenemos con la Madre Tierra. Este apego a lo natural fue disminuyendo conforme los estándares sociales impusieron una demanda de la conglomeración urbana. Así, el éxito, la fama y el dinero se volvieron el centro de atención, convirtiendo a la indumentaria más costosa en la clave para llegar al cielo (y “perder los pies del suelo”). Un ejemplo evidente son los zapatos con tacones inmensos.

Ahora, con esta interrumpida cercanía a la naturaleza, las personas resienten este cambio a través de dolores o enfermedades emocionales que, en cierta medida, afectan también a su salud física. Para revertir este cambio, una solución viable es caminar o ejercitarse sin zapatos. De este modo se permite desarrollar más fuerza muscular en pies, piernas y caderas al favorecer la circulación sanguínea y la musculatura de la zona.

Además,caminar descalzo permite reajustar la posición más adecuada para el restablecimiento del equilibrio y la agilidad. En especial si se trata de una superficie natural (pasto), ya que se fomenta bienestar, relajación, entusiasmo, fuerza y equilibrio.

Conforme se acostumbre el pie a estar en contacto directo con el suelo a través del ejercicio, la planta del pie se hará resistente. Así, se podrán realizar más actividades sin la contención de zapatos, estimulando las terminaciones nerviosas encargadas de generar endorfinas (los neurotransmisores del placer y recompensa).

Fotografía principal: Suzi Duke

Más en Ecoosfera

Ocho beneficios extraordinarios de salir a caminar

Algunos beneficios de caminar descalzo en el pasto

¿Por qué caminar te hace más inteligente?

Pasear y caminar entre los árboles alivia el cansancio del cerebro y mejora la concentración

Caminar ayuda a aliviar algunos síntomas de la depresión, afirma estudio